Acceso centros Añade tu centro gratis

Los problemas de comportamiento en la infancia: etiquetas diagnósticas vs. problemas transitorios

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los problemas de comportamiento en los niños son una de las quejas más frecuentes por parte de los padres y los profesores. Dificultades para acatar las normas, comportamientos agresivos, de

30 NOV 2016 · Lectura: min.
Los problemas de comportamiento en la infancia: etiquetas diagnósticas vs. problemas transitorios

Por su frecuencia e intensidad muchas veces estos problemas de comportamiento adquieren dimensiones severas y pueden dar lugar a dificultades serias de adaptación en el ámbito escolar y familiar. Es en estas ocasiones cuando muchos padres se enfrentan a diagnósticos psicopatológicos como "trastorno negativista-desafiante", "trastorno de conducta" o incluso "trastorno por déficit de atención con hiperactividad". Los estudios epidemiológicos muestran, de hecho, que la incidencia de estos problemas ha crecido durante las últimas décadas y que aparecen a edades cada vez más tempranas.

La mayoría de las veces, sin embargo, estos problemas son transitorios y pueden ser superados con facilidad.

La edad de los 4 a los 6 años es un momento difícil para todos, padres e hijos. Para los hijos es una etapa de muchos cambios durante la cual se mueven entre un mundo en el que la fantasía y la realidad se confunden con frecuencia y un mundo mucho más concreto en el que las reglas son permanentes. Muchas veces necesitan seguridad y cariño y al momento necesitan ser independientes y probar que son capaces de hacer cosas por sí mismos. Es una etapa en la que ponen a prueba todos los límites para saber qué es lo que pueden o no pueden hacer.

Además, desde que entran en la escuela los niños descubren que existen nuevas reglas y nuevas respuestas por parte de otros adultos y otros niños que son diferentes a las de sus padres y hermanos. Los niños pueden responder con rabietas, lloros o mostrándose destructivos cuando las cosas no salen como quieren o cuando quieren que les prestemos atención. Para los padres, esas reacciones son a veces sorprendentes y muchas veces difíciles de manejar. A medida que los niños crecen pueden sentir una pérdida de control sobre sus vidas y enfado cuando no quieren cooperar. También sienten preocupación porque vayan bien en el colegio y hagan amigos. A veces se preguntan cuánta disciplina o cuando libertad necesitan. Pueden sentirse culpables por no haber manejado un problema de forma más eficaz o por haberles exigido demasiado.

Ser padre o madre es probablemente uno de los trabajos más duros que un adulto debe asumir, y también uno para los que menor preparación se tiene. Sin embargo, adquiriendo conocimientos y aprendiendo estrategias sistemáticas los padres pueden llegar a saber qué hacer en cada momento y conseguir reducir los comportamientos más problemáticos de sus hijos, recuperando así la sensación de control de sus familias.

Escrito por

La mariposa azul

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología infantil