Acceso centros Añade tu centro gratis

Los propósitos para el año nuevo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Lo importante es reflexionar y centrarte en lo que te hace feliz a ti. Al principio es mejor tener pocos objetivos para no saturarte.

14 ENE 2020 · Lectura: min.
Los propósitos para el año nuevo

¿Qué propósitos queremos conseguir para el año 2020?

No es suficiente quedarse sólo con los buenos propósitos, hay que ir más allá y definir objetivos claros, que sean realistas, al principio pocos objetivos según las prioridades y que sean flexibles para el 2020.

Definir objetivos claros

Lo importante es reflexionar y centrarte en lo que te hace feliz a ti.

No vale decir: ¡Lo importante para mí es el bienestar de mi familia, si ellos están bien, yo estoy bien!

Eso es un error y no es realista, cuando priorizas y te centras en el bienestar de los demás y no en tu propio bienestar, en realidad estás creando dependencia emocional y a la larga resentimiento y malestar, porque no te estás cuidando a ti mismo/a.

Por lo tanto, céntrate y se responsable de tu propia felicidad porque si tú estás bien, vas a experimentar alegría, bienestar, pensamientos positivos y eso es lo que vas a contagiar a los demás.

Está comprobado que si miras hacia dentro de ti y te centras en tu crecimiento personal, en mimarte, en cuidarte, después puedes mirar hacia fuera y abrirte a los demás, practicando la bondad, la generosidad, el altruismo, la solidaridad, de hecho cualquier psicólogo, cualquier médico te va a decir que sólo así puedes mejorar tu salud física, mental y emocional.

Es importante tener objetivos claros y escribirlos porque así los puedes reflexionar y visualizar, visualiza lo que quieres mejorar en tu vida. Como puede ser:

  • Mejorar tu alimentación. Tener una dieta equilibrada, rica en productos frescos y sanos. La dieta mediterránea es muy completa.
  • Mantenerte activo/a, practicar deporte.
  • Dormir lo suficiente, según las necesidades de cada persona, que varía de 6 a 8 horas.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Dejar el tabaco.
  • Reducir el consumo de azúcar y sal.
  • Beber más agua.
  • Reír más. Cuando reímos segregamos en el cerebro la endorfina que es la hormona de la felicidad.
  • Regalar tiempo de calidad para uno mismo y para los demás, en familia, con amigos.
  • Viajar más, salir de la monotonía.

También se puede hacer una lista con actividades que te gustaría aprender en este año 2020. Seguro que hay actividades que te gustaría aprender pero que quizás no te atreves a practicar como pueden ser:

  • Aprender a bailar.
  • Hacer un curso de fotografía, de pintura.
  • Aprender a tocar algún instrumento musical.
  • Dar clases de teatro.
  • Sacarte el carnet de conducir.
  • Aprender idiomas.
  • Dar clase de alguna actividad deportiva: natación, tenis.
  • Practicar relajación, meditación, yoga, pilates.

Revisa si hay algún pensamiento negativo limitante que te impide salir de tu zona de confort y te dice que ya no tienes edad, que no eres capaz, que no tienes cualidades para aprender alguna nueva experiencia, alguna actividad. En realidad son miedos que te impiden avanzar y que limitan tu vida. Cuando sientas miedo, tómatelo como una oportunidad de cambio en tu vida, como un reto para tu crecimiento personal.

Todas las personas tienen cualidades y limitaciones, aprende cuáles son tus cualidades, tus habilidades, así aprenderás a vincular emociones positivas con tus nuevos hábitos.

Objetivos realistas y flexibles

Reflexiona si tus objetivos son realistas, quizás eres excesivamente exigente, si tu objetivo es perder peso y quieres perder muchos kilos en poco tiempo, aparte de que no es sano, es lógico que tires la toalla y te desanimes, si quieres resultados en poco tiempo piensa que no es realista, los cambios se tienen que dar poco a poco y ser constantes en el tiempo.

Se constante en tus objetivos pero no exigente, si tu objetivo es estar más activo/a y realizar actividades físicas, hacer más deporte, ir al gimnasio o a correr pero no tienes el hábito, no pretendas hacerlo todos los días porque al final te vas a cansar y vas tirar la toalla, empieza poco a poco, dos veces a la semana está bien.

También es importante entender que si algún día no haces la actividad que tenías programada o te saltas la dieta y comes de más, eso no significa que no tengas fuerza de voluntad y que no vas a conseguir tu objetivo, simplemente tienes que entender que te puedes equivocar y que equivocarse es algo natural, no te machaques por eso con pensamientos negativos como por ejemplo: ¡No lo voy a conseguir! Es solo un pensamiento negativo limitante, confía en ti y visualiza tu objetivo, se constante pero flexible, no hay que ceñirse a un tiempo limitado para conseguir un objetivo.

Al principio es mejor tener pocos objetivos

Al principio es mejor tener pocos objetivos para no saturarte. Hacer una lista de prioridades y empezar por lo que te resulte más cómodo.

Divide los objetivos en pequeñas metas.

Hay que fijar pequeñas metas y premiarte cada vez que lo consigas.

Cada esfuerzo merece una recompensa, cada vez que consigues una pequeña meta gratificante con palabras positivas, date un capricho.

Escribe un horario semanal, apunta las actividades diarias y las vas convirtiendo en hábitos saludables, de forma progresiva.

Se trata de incorporar en tu vida un nuevo estilo de vida más saludable, que te va a hacer más feliz por lo que es importante vincular emociones positivas con los nuevos hábitos.

Escrito por

Psicóloga Esther Diego Barquín

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima