Acceso centros Añade tu centro gratis

Los seis pilares de la autoestima

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Una baja autoestima casi siempre acompaña a todo el malestar interior e infelicidad presente en nuestras vidas.

3 ABR 2019 · Lectura: min.
Los seis pilares de la autoestima

La autoestima es una de las claves fundamentales de la felicidad. Con una baja autoestima difícilmente vamos a poder encontrar bienestar emocional en ninguna parte, principalmente porque el ser felices o no, no depende del exterior, es algo que únicamente podemos hallarlo en nuestro interior.

Una sana autoestima nos va a permitir sentirnos capaces, dignos, merecedores, autónomos, libres y autoeficaces. Esto nos lleva a un trabajo de mejora personal continuo, en el que cada día tratamos de escucharnos, atendernos, cuidarnos y sobretodo, seguir los pasos que nos indican cuál es el camino correcto para nuestra felicidad, pero la de verdad.

Nathaniel Branden es uno de los expertos en autoestima que más influyeron en mí, tanto en lo personal como en lo profesional. En su libro "Los seis pilares de la autoestima" profundiza en los seis aspectos que él considera más importantes para el desarrollo de una sana autoestima. Branden afirma que lo que determina el nivel de autoestima que una persona tiene es lo que hace y para ello hay que actuar de manera consciente. Esta afirmación concuerda con mi opinión acerca del tema, ya que independientemente de las vivencias pasadas, de la educación recibida, y del momento presente, siempre podemos hacer algo para empezar a mejorar mi autoestima. Así que ¡allá vamos!

1. Vivir conscientemente

Este es el primer pilar de todos. Implica que desarrollemos la atención plena, que tratemos de estar más en el presente, menos en la mente, y más en el sentir. Si no somos consciente de la realidad ni de nuestros pensamientos y acciones vamos por la vida en piloto automático, lo que nos lleva a tomar decisiones desastrosas en muchas ocasiones. Así que comencemos a prestar atención a nuestro presente.

2. Aceptarse uno mismo

Lo que no acepto no lo puedo cambiar. Por supuesto que hay aspectos de mí que me gustan y aspectos que me disgustan. Pero la realidad es que en este momento soy así, estas son las decisiones que tomé en un momento dado, estos son los errores que cometí, pero no puedo no aceptarme por ello. Va contra natura hacerlo. Empecemos a aceptarse es el paso previo a empezar a quererse.

3. Asumir la responsabilidad de uno mismo

Dejemos de culparnos, dejemos de culpar a los demás. Responsabilicémonos de nuestros actos, reconozcamos, asumamos y tomemos las riendas de nuestras vidas. Nadie puede vivir por nosotros. Cuando tomamos conciencia de nuestras acciones también podemos comenzar a responsabilizarnos de ellas.

4. Autoafirmación

La autoafirmación comprende el respeto de mis propios deseos, necesidades y valores, así como la búsqueda de su expresión adecuada en la realidad. La autoafirmación supone defenderse a uno mismo, pero no sólo ante los demás, también ante uno mismo, porque solemos ser nuestros mayores jueces. Vamos a creer en quienes somos.

5. Integridad personal

Integridad personal significa vivir en coherencia. Es decir, actuar conforme a lo que verdaderamente pienso y quiero. Conforme a mis valores. Que mis palabras y mis acciones vayan de la mano. Pero para poder hacerlo, primero hemos de escucharnos, hacernos preguntas, y respondernos con sinceridad.

6. Vivir con propósito

Los propósitos no relacionados con un plan de acción no se realizan, nos señala Branden. Es decir, que por muchos sueños, metas e ilusiones que tengamos en la vida, si no van seguidas de un recorrido bien trazado, no sirven de nada, porque no las alcanzaremos. Para que nuestros propósitos vitales se cumplan, es necesario elaborar un plan de acción. Tengamos ilusiones, alicientes, y tratemos de llevarlos a término.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima