Me cuesta hablar con conocidos pero no con desconocidos

¿Sientes que no puedes relacionarte siendo tú mismo/a con la gente que conoces pero sí que puedes hacerlo con desconocidos? Descubre porqué en el siguiente post.

4 JUL 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Me cuesta hablar con conocidos pero no con desconocidos

Os he hablado en otros momentos sobre las habilidades sociales: pero hoy voy a hablaros de una dificultad algo menos común relacionada con el miedo a la evaluación negativa: la dificultad para relacionarse con gente conocida.

En terapia he escuchado comentarios de pacientes que dicen que no pueden ducharse en el gimnasio cuando van con un/a amigo/a mientras que cuando van solos/as no tienen ningún problema. Experimentan una vergüenza terrible que les lleva a sentirse mal si muestran su físico delante de su amigo/a pero sin embargo no les importa si les ven desconocidos, y esto sucede aunque tengan un buen autoconcepto de su físico.

Algo similar pasa con el nudismo o el topless cuando te ve el vecino o un cliente de tu trabajo pero te da igual que te vea el resto de la gente en la playa. ¿Por qué creéis que pasa esto? La respuesta es: el miedo a la evaluación, tanto positiva como negativa.

Así, del mismo modo que puede darte vergüenza o miedo lo que piensen sobre tu cuerpo, puede darte vergüenza o miedo que piensen bien o mal sobre cómo eres.

Hace poco en la comunidad una chica comentaba que es una persona extrovertida, que no le cuesta relacionarse con desconocidos y que habitualmente por trabajo hace exposiciones en público sin dificultad, pero se pone tremendamente nerviosa cuando la persona que tiene delante es alguien conocido.

¿Por qué se puede ser tímido con alguien conocido y no con alguien desconocido?

Cuando interactuamos con desconocidos normalmente hablamos sobre conversaciones rutinarias, conversaciones de ascensor o sala de espera como yo digo. Son temas que prácticamente siguen un guión y todos hacemos más o menos lo mismo o incluso podemos interpretar un papel, es decir, mostrarnos como queramos o lo que queramos aparentar, total serán unos minutos y ya no nos relacionaremos más. La cajera del supermercado que se muestra simpática con los clientes y se siente a gusto sabe que la conversación será trivial, mientras que cuando habla con las compañeras la conversación puede tomar un aire más privado, en el que se tiene que mostrar algo más y por tanto puede aparecer el miedo a lo que piensen de ella, le juzguen o simplemente a mostrarse y que le conozcan más.

Mucha gente piensa que lo que opinen de él o ella los desconocidos les da igual, al fin y al cabo no saben quiénes son esas personas y probablemente no vuelva a encontrarse con ellos nunca más. No obstante, lo que pueda pensar de ti alguien a quien conoces y te importa, puede hacerte sentir mal.

¿Qué es lo que sucede en estos casos?

Lo que sucede en muchas ocasiones es que puede darte miedo que te conozcan un poco más, que vean tus defectos o que puedas causarles una impresión que no quieras causar.

¿Qué puedes hacer si te sucede esto?

  • Cada vez que te pongas nervioso/a cuando interactúes con un conocido o amigo, piensa, ¿qué es lo que te da miedo que pase?
  • Si el miedo es a que vea algo de ti que no te gusta, piensa que no podemos llevar una máscara y agradar a todo el mundo. Tenemos que ser nosotros mismos y eso implica muchas veces nos rechacen del mismo modo que rechazamos nosotros. Hay cosas que nos gustan de la gente y cosas que no y eso también sucederá contigo. Simplemente hay que aceptar que eso tiene que suceder.
  • Si el miedo es a mostrarte más y que te conozcan más en profundidad, ¿qué tienes que ocultar?, ¿qué pasa si te conocen más? Muchas veces se piensa que mientras más te conozcan más fácil es que te hagan daño. Y es cierto, pero no podemos ir siempre con una armadura. Hay que detectar en quien confiar y en quien no, desarrollar esa habilidad, pero eso no nos protegerá de posibles ofensas o decepciones. También tenemos que aceptar que ese puede ser un precio a pagar, pero si no nos mostramos, raramente tendremos una relación abierta, sincera y honesta.
  • Si el miedo es a que reconozcan tus defectos, ¿qué tiene de malo? Todos tenemos defectos y es normal que los vean. Si no te gustan intenta corregirlos pero no te ocultes por tenerlos.

Sea cual sea tu miedo, la cuestión es que lo detectes e intentes desdramatizarlo. Seguro que de ese modo podrás mostrarte como eres y no experimentarás esos síntomas de ansiedad y tensión.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

PUBLICIDAD

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 4
  • constanza castro mancilla

    Yo tengo una pregunta ¿Por qué con mi familia no puedo mantener una confianza estable siendo que con desconocidos puedo hablar con toda confianza? Con mi familia soy la "educada hija que no dice nada malo y puede ser perfecta "; pero con desconocidos puedo mostrar mi verdadera forma mi manera de ser y pensar y lo que quiero ser.

  • Alicia García García

    Wow, me he sentido muy identificada. Hace un año acostumbraba a hablar con muchísimas personas en el Erasmus sin ningún tipo de miedo, sintiendo que podía aprovechar la situación para ser yo y hablar con mucha gente. Hoy, tengo pánico a quedarme hablando con ciertas personas a solas. Sobre todo si siento esa evaluación por parte de ellas ya sea porque es alguien que me está conociendo y tengo miedo a no gustarle como si son amigas de toda la vida, algunas de ellas. Estaba leyendo un montón de posts del rollo cómo dejar de ser tímido y técnicas sin ayudarme nada o focalizando mucho la culpa en uno, cuando es más desdramatizar y sentirse uno mismo disfrutando de la conversación.

  • JOSEFA SANTACRUZ MORENO

    Genial simplemente. Me gusta mucho todo lo relacionado con habilidades sociales y me ha encantado. Gracias

  • Jennifer

    Buenas tardes, Soy la persona la cual habla la psicóloga en el artículo. En primer lugar, te quería agradecer de todo corazón tu artículo Encarni. Todavía estoy en shock. Es exactamente lo que me pasaba y llevaba años sin ni siquiera imaginarme el motivo por el cual me ocurría esto Ahora empiezo a atar cabos y ya encuentro los casos en particular por los cuales me ocurre esto. Considero que tengo una mezcla entre querer agradar a todo el mundo por un problema de bulling que sufrí de adolescente. También por otras situaciones de la vida que me han creado ocultar aspectos de mi vida para evitar a toda costa ser juzgada. Estoy impactada y tremendamente agradecida.

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal