Mejor decir adiós a la reactividad que ser su fiel esclavo

Esta mañana, me desperté pensando en la multitud de veces que caemos en el error de ser presas, de la actitud desgastante de la reactividad.

11 MAR 2016 · Lectura: min.
Mejor decir adiós a la reactividad que ser su fiel esclavo

Esta mañana, me desperté pensando en la multitud de veces que caemos en el error de ser presas, de la actitud desgastante de la reactividad. Una palabra, un tono de voz, un gesto, etc; son sus detonantes emocionales.

Vivimos inmersos y rodeados de demasiados estímulos, que nos conectan con nuestro programa inconsciente, repleto de recuerdos y de historias aún por resolver, y que cuando lo de afuera se asemeja a algo no resuelto de lo de adentro, ¡salta la chispa! sin saber cómo ni por qué hemos reaccionado de esa forma.

emocio%CC%81n-ira.jpg

Entonces comenzamos el día, la tarde o la noche, siendo esclavos de la estela de emociones que deja la reactividad. Saldrán a la luz, una cantidad numerosa de emociones, que crearán un campo vibratorio nocivo. Entonces dejaremos de estar conectados con nuestro centro, nuestro auténtico ser.

Tan sólo siendo un fiel observador de nuestra forma de pensar, sentir y actuar podremos direccionar de nuevo la ruta vital que nos pertenece

Instalando cortafuegos emocionales en nuestra vida, podremos desactivar emociones tóxicas que nos hacen perder el control

Si nos subimos en el vagón de las emociones de la reactividad y no sabemos gestionarlas, contemplaremos paisajes desoladores que más tarde nos harán subir en el siguiente vagón: el del resentimiento. Éste nos conectará con pensamientos que nutrirán aún más estas emociones negativas. Hay quienes viajan en este vagón toda su vida, y al final, pierden la enorme oportunidad de vivir, sólo por serle fiel a estos pensamientos destructivos que proceden una reactividad amasada durante años.

Nadie tiene el poder de cambiar tu campo vibratorio tan sólo tú al sentirte identificado con lo que escuchas y ves afuera

emociones-tren-300x198.jpg

Todo lo que nos afecta del exterior, es una lección del maestro, que llega para ir liberándonos de cargas inconscientes que nos siguen asfixiando. Llega un momento en el que hemos aprendido la lección, y entonces dejamos de poner nuestro foco de atención, en cuestiones triviales que nos alejan de ser proactivos, creativos.

maestro.jpg

La actitud reactiva es contagiosa, nos aisla, agota, nos distancia de SER seres creativos que ponen su mirada en horizontes enriquecedores por descubrir

No hay mejor maestro, que los baches que trae la vida, que nos ayudan a levantarnos pero aprendiendo la lección

Por eso, nada más efectivo que poner un cortafuegos emocional, la próxima vez que veas que estás entrando en el túnel de la reactividad. Proponte ser un fiel observador consciente, de tus pensamientos, emociones, palabras y actos, para poder salir airoso del oscuro pasadizo, y con actitud proactiva mirar de nuevo el horizonte.

Nada sucede por casualidad en tu vida. Si caminando aún llevas piedras en los zapatos, paráte y sacúdetelos, pero reflexiona dónde pisaste para cogerlos

emocion-piedras-zapatos.jpg

A caminar se aprende caminando, cayéndote y levantándote pero nunca dejando de caminar hacia tu propósito vital

Aprovecha todo lo que suceda en tu vida, como una lección que viene a enseñarte algo, para continuar evolucionando como persona. Cuando lo de afuera te molesta en exceso,te sientes reactivo, es porque aún no has aprendido la lección que te trae. Lo sabrás, porque permanecerás imantado a una gran cantidad de emociones nocivas, que te desequilibrarán y te robarán: la paz y el bienestar, que en esencia te pertenecen.

Lo que te aleja de tu bienestar, haciéndote sentir reactivo, será lo primero que hay que aprender a resolver

Que tengas un gran día.

Esther Rodríguez

Deja tu comentario

últimos artículos sobre crecimiento personal