Metáfora de encuentro y desarrollo del niñ@ intern@

Nunca es tarde para tener una infancia feliz.

30 JUL 2014 · Lectura: min.
Metáfora de encuentro y desarrollo del niñ@ intern@
¿Qué significa para nosotros la figura del niñ@ intern@?

Todos llevamos un niño interno o una parte infantil en nuestro interior. La metáfora del niñ@ intern@ representa el niñ@ que fuimos. Es el conjunto de actitudes, sentimientos, valores y recursos de cuando éramos pequeños. El niñ@ intern@ simboliza todo el potencial que llevamos dentro, nuestra esencia más pura de ser, la manifestación de amor en la vida.

En el proceso de socialización, el niñ@ aprende a reprimir emociones, y adaptarse al medio integrando creencias que limitan su máxima expresión del sí mismo.

Así el niñ@ real que todos fuimos alguna vez, desde sus limitaciones e incapacidad de resolver las experiencias que le causan malestar o que no entiende, se ve obligado a adquirir rolles que no le pertenecen para adaptarse al medio como mejor solución posible en ese momento. En consecuencia el niño puede representar rolles como el “niñ@ padre” ni@ salvador” “el niñ@ buen@” “el niñ@ enferm@” “el niñ@ fantasma” “el niñ@ que no crece” “el niñ@ problemátic@” “El niñ@ miedos@”... quedando encarcelado el yo infantil autentico y con el tiempo pudiendo incluso abandonarlo y rechazado. La intención positiva de recluir al niñ@ intern@ la vemos como la forma que tiene el yo adulto de protegerlo de esa herida emocional que tuvo en su niñez.

El roll adquirido en su día como protección y adaptación a una carencia emocional, se convierte con el tiempo en una conducta inconsciente no adaptativa. Por ejemplo el niño que ha aprendió en el pasado a recibir amor desde el roll del niñ@ buen@, puede adquirir la creencia de “Tengo que ser bueno y contentar a todo el mundo para ser digno de amor” y tener conductas repetitivas como la de no poner límites en su entorno por miedo a que le abandonen o no le den ese amor.

Una manera de hacernos una idea del tipo de relación que tenemos con nuestr@ nin@ intern@ es observando cómo nos relacionamos con otros niños, hijos, primos…

El camino hacia nuestro niñ@ intern@ empieza precisamente identificando conductas, sentimientos, emociones, síntomas, reacciones... que repetimos de manera sistemática y que rechazamos de nosotros mismos. Es a partir de esa mirada a la parte de nosotros que no nos gusta o no queremos ver donde se iniciara una comunicación entre el yo adulto y el yo niño herido hacia un proceso de transformación, crecimiento e integración.

La conexión con esta parte de nosotros, puede ayudarnos también a darnos cuenta de quienes fuimos, ya que cuenta con los registros de las experiencias pasadas tanto placenteras como dolorosas haciendo que podamos crecer desde lo que somos y no desde nuestra careta o roll adquiridas como protección.

Este taller nos servirá para sanar heridas del pasado desde una mirada de amor, aceptación y reconocimiento hacia nuestro niñ@ intern@. Esto facilitara una integración mayor de partes de nosotros haciendo que crezcamos en nuestra potencialidad y recursos como personas y vivir más plenamente el presente mirando con más motivación y serenidad el futuro.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal