MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Mi hijo fuma cannabis, ¿qué puedo hacer?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El consumo de cannabis por parte de los adolescentes ha aumentado en España en los últimos años, hasta el punto de afectar en 2014 a más de 83.000 menores de entre 14 y 18 años.

4 jul 2014 · Lectura: min.
Mi hijo fuma cannabis, ¿qué puedo hacer?

El consumo de cannabis por parte de los adolescentes ha aumentado en España en los últimos años, hasta el punto de afectar en 2014 a más de 83.000 menores de entre 14 y 18 años, según datos del Plan Nacional sobre Drogas. De hecho, se trata de la droga que más tratamientos de desintoxicación ha iniciado este año en menores y, en términos generales, está cerca de ser la primera sustancia que demanda este tipo de tratamientos, por detrás de la cocaína.

A tenor de los últimos datos que relacionan el consumo de cannabis con los adolescentes, es normal que los padres nos preguntemos si nuestros hijos fuman porros, nos preocupemos por evitar que accedan a esta droga y que nos asuste pensar que incluso puedan desarrollar una adicción a las mismas.

No dejarse arrastrar por el pánico

Al descubrir lo que está sucediendo solemos dramatizar y sucumbimos ante el miedo. Aunque no es fácil, lo más adecuado es mantener la calma y elaborar sosegadamente las estrategias a seguir para poner solución a lo que consideramos un problema. Antes de que el pánico nos anule, debemos pensar que la drogadicción es una enfermedad para la que podemos encontrar tratamiento, y aunque es difícil manejar la situación, no hay que dar ningún caso por perdido.

No culparse de la situación

Si bien el abuso de las drogas es una conducta que puede prevenirse en los adolescentes con ayuda de los padres, no siempre nuestros hijos comienzan a fumar porque se sientan desatendidos emocionalmente, pues existen infinidad de razones que llevan a un joven a experimentar con las drogas. No hay que centrarse tanto en el “¿qué hemos hecho mal?", sino focalizar en el “¿qué podemos hacer para zanjar el asunto". La cólera, el resentimiento, la culpa y el fracaso como padres son sentimientos comunes, pero no debemos estancarnos en este punto, hay que avanzar.

Asegurarse de que no se trata de otros problemas

Cuando nuestro hijo se vuelve hostil y agresivo, pierde el interés por sus aficiones, cambia sus pautas de sueño o alimentación, se gasta su dinero rápidamente o parece encerrado en sí mismo rápidamente pensamos en que hay un problema de drogas. Aunque efectivamente se trata de signos que nos indican que puede estar consumiendo, también existe la posibilidad de que tenga otros problemas. Antes de acusarlo de nada, asegúrate de que no está comportándose así por otros motivos ajenos al consumo.

No abordar el tema “en caliente"

Si descubres a tu hijo consumiendo cannabis o detectas signos evidentes de que ha estado haciéndolo, no trates el tema en ese momento; espera a que esté sobrio para hablar del tema, asegúrate de que estás calmado (date un paseo si es necesario) o busca apoyo en otros familiares para abordar el problema.

Imponer las sanciones acordadas según las normativas familiares

Es importante establecer unas normas previamente a que tus hijos puedan consumir drogas. Del mismo modo, es necesario dejarles claro cuáles serán las consecuencias que deberán afrontar si incumplen una de estas normas. Si se da el caso, mantente firme y aplica el castigo acordado previamente. Imponer sanciones económicas u horarias puede ayudar con el problema.

Hablar francamente de las consecuencias

Infórmate de forma exhaustiva sobre las consecuencias que el consumo de cannabis puede acarrear y trata de hacérselas ver a tus hijos. Pregúntale por sus planes de futuro y ayúdale a entender cómo la droga impedirá que éstos se lleven a cabo.

Acceder a ayuda profesional

Si no sabes cómo ayudar a tu hijo a resolver su problema con las drogas, busca ayuda en profesionales especializados. Un médico de cabecera, un coordinador escolar, un psicólogo juvenil o un técnico en programas de tratamiento a drogadicción podrán ayudarte.

Actitudes que debes evitar

  • Desesperarte y que la situación te supere
  • Echarle en cara todo lo que has hecho por él/ella durante estos años
  • Perseguirle o acosarle en exceso con preguntas
  • Criticar de forma continuada su comportamiento; elogia también lo que está haciendo bien
  • No escucharle: presta atención a su parecer para establecer empatía y no perder la confianza
  • Desentenderte de él/ella

Actitudes que debes reforzar

  • Busca una solución conjunta y habla del tema con él/ella, no te limites a imponer un castigo
  • Muéstrale siempre afecto y déjale claro que todo lo que haces es por su bienestar
  • Dedícale un tiempo extra y analiza si no le has tenido desatendido/a
  • Cree en su capacidad para dejar las drogas y comunícaselo así
  • Hazle ver que como padre es tu trabajo hacer que llegue a adulto/a de la mejor forma posible
psicólogos
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
Comentarios 1
  • Mihaela pop

    Hola tengo un problema con mi hija adolescente con la drogas no se por donde empezar ponerse en contacto con migo gracias