Mi hijo ha suspendido, ¿qué puedo hacer?

A veces no sabemos cómo reaccionar frente al suspenso de los hijos. Hoy os hablo sobre cómo gestionar este momento y cuál es la mejor actuación para conseguir que los resultados mejoren.

1 MAR 2018 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Psicoterapia

Cuando nos aventuramos a esa odisea que supone ser padres, es inevitable generarse expectativas sobre los hijos, cómo serán físicamente, qué rasgos de personalidad heredarán de nosotros, etc. Y generalmente queremos que sean personas exitosas que no repitan los mismos errores que cometimos nosotros, es decir, queremos que sean una versión mejorada de nosotros mismos. Quizás por ese motivo tenemos muy presente las notas, porque creemos que son reflejo del futuro que les esperará.

Así, pensamos que a mejores notas mejor futuro para el menor y por eso estamos pendientes del boletín trimestral y les exigimos un buen rendimiento, pero...

¿Y si mi hijo/a suspende?

Lo primero de todo es autoregularte tú para luego dar una buena respuesta frente a tu hijo/a. Por tanto:

  1. Piensa en las posibles causas: ¿crees que ha estudiado suficiente? ¿Tiene dificultades con algunas materias y pese al esfuerzo no consigue el objetivo? ¿Tiene dificultades de aprendizaje? No es lo mismo que el suspenso sea porque tu hijo/a se pasa las tardes jugando en lugar de estudiar a suspender por dificultad. Si no lo sabes quizás estás pasando demasiado inadvertido/a acerca de los estudios de tu hijo/a.
  2. Valora sus capacidades y aptitudes: No todos los niños son iguales y los colegios cortan la tela con el mismo patrón. Es decir, no se tiene en cuenta generalmente las dificultades de cada alumno sino que los criterios son iguales para todos a menos que haya algún trastorno del aprendizaje que implique un plan individualizado. Así, piensa en tu hijo/a, y el esfuerzo realizado, ya que si lo ha hecho, hay que animarle a continuar esforzándose además de ponerle algún tipo de ayuda o refuerzo en el estudio. Ahora bien, si no ha habido suficiente esfuerzo por parte de tu hijo/a, quizás tienes que poner más límites y normas de cara al próximo trimestre.
  3. Valora su evolución y no tanto el resultado: No es lo mismo que en el boletín conste un 2 en matemáticas a tener un 4. Aunque ambos resultados sean que la asignatura se ha suspendido, si en el primer trimestre ha sacado un 2 y en el segundo un 4, alégrate, ya que tu hijo/a está progresando en el aprendizaje. Si las malas notas llegan en el primer trimestre, también hay que tener en cuenta que hay niños/as que se adaptan mejor a la subida en el nivel de exigencia que otros. Quizás tu hijo/a necesita más tiempo para adaptarse a los requerimientos del nuevo curso, y por tanto, hay que darle un voto de confianza.
  4. Haz autocrítica: Los suspensos no son siempre única responsabilidad del alumno, también hay que ver posibles factores que pueden interferir en su nivel de concentración. Por ejemplo, ¿tiene tu hijo/a un buen ambiente de trabajo?, es decir, si dispone de un espacio sin distracciones para estudiar, luz suficiente, no hay mucho ruido en casa, etc. También es importante valorar si le marcas los ritmos, es decir, si tu hijo/a no saca los libros de forma autónoma, tendrás que guiarle para que lo haga; frases como: "haz los deberes y luego jugamos un rato" pueden ayudar a que la persona se organice. O si tiene dificultades de organización del espacio, material o ritmo de estudio, quizás es importante enseñarle a hacerlo.
  5. Observa posibles factores externos: Si tu hijo/a suele aprobar pero últimamente suspende, valora también otros posibles factores como si estáis en proceso de separación, si se siente integrado/a en clase o hay alguien que le acosa, si ha cambiado de amistades, si está entrando en la adolescencia y sus prioridades han cambiado, etc.

¿Y cómo actúo con respecto a mi hijo/a?

  1. Escucha y observa: Hay niños/as a los que les da igual suspender pero otros lo viven como un gran fracaso. Observa la actitud de tu hijo/a cuando te enseña las notas y antes de juzgar, pregunta: "¿Qué crees que ha pasado?". Si la respuesta es "no sé" pregunta, "¿y si supieras qué dirías?". Si ves que aún así no te sabe explicar, dale opciones como: "¿te cuesta entender lo que explica el profesor?, ¿sabes hacer los ejercicios?, ¿cuando estás en el examen lo haces con tranquilidad o te pones muy nervioso/a?, ¿estás atento/a en clase?...
  2. Controla tu rabia: La respuesta más habitual en los padres es el enfado, pero mostrarlo de forma impulsiva no es la mejor solución ya que puedes decir cosas que hieran a tu hijo/a o incluso puede resultar contraproducente, puesto que como consecuencia puede que el menor aprenda a falsificar las notas para no pasar miedo o el mal trago de la bronca. Por tanto, si estás enfadado/a puedes mostrarlo si el resultado es por la falta de esfuerzo o implicación, pero controlando lo que dices y como lo dices.
  3. Habla con tu hijo/a con tranquilidad e introduce cambios: El discurso debe ser siempre de ánimo y superación. Así, es importante evitar mensajes como: "ya sabía yo que esto pasaría", "no puedo confiar en ti", "no serás nada en la vida", "eres un/a inútil". Si tu hijo/a no se ha esforzado suficiente, hay que introducir cambios en su rutina, pero no como un castigo sino como algo necesario. Por ejemplo: "a partir de ahora vamos a cambiar los horarios, primero harás los deberes y estudiarás y luego jugarás a la play o saldrás con los amigos/as" o si tu hijo/a se ha esforzado pero no llega por sí mismo: "a partir de ahora tendrás un profesor de refuerzo que te ayudará a conseguir superar esta asignatura, ya verás que lo conseguirás".
  4. Evita los castigos o pon castigos razonables: A veces los padres ponen castigos demasiado largos o pesados que normalmente no suelen cumplir porque hasta ellos mismos se cansan. Así, si tienes que castigar, hazlo sólo cuando veas que tu hijo/a ha suspendido deliberadamente y le da igual, en el resto de casos es mejor la comprensión y ayuda. Si tienes que castigar, no pongas castigos que no puedas cumplir. Es decir, si le prohíbes jugar a la play durante un mes y a las dos semanas estás que te subes por las paredes, la próxima vez pon un castigo más corto, pero eso sí, intenta aguantar el mes porque sino el castigo no habrá servido para nada ya que tu hijo/a pensará que puede lograr escaparse o manipular el resultado del castigo.

Para acabar me gustaría comentar que siempre es mejor el refuerzo positivo que el castigo. Esto quiere decir, que siempre es mejor valorar lo bueno que hacen los hijos/as a valorar lo malo, ya que se puede conseguir el efecto contrario y lejos de mejorar la conducta, pueden empeorarla. Premia por los pequeños logros y no esperes al boletín trimestral, estate pendiente de tu hijo/a y de su evolución a lo largo de las semanas para acompañarle en su proceso escolar (eso no quiere decir que tengas que hacer los deberes con él/ella). Y sobre todo, piensa que los estudios no es lo más importante. ¿Qué más da si le cuesta más aprobar? Lo importante es que se le ayude a tener una carrera profesional, sea la que sea y no tanto una carrera académica.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario
6 Comentarios
  • Olga Fernández campos

    Muchísimas gracias Encarni lo pondré en practica

  • Olga Fernández campos

    Ola Encarni un preguntilla mi hija en el cole no suspendía ninguna y ahora está en el instituto y le han caído 4 k puedo hacer la he castigado sin salir y sin móvil k me aconsejas estoy haciendo bien

  • Gonzalo isasi

    La verdad sólo tiene un camino que hacer me comenta pero es complicado cuándo lo ves todo cuesta arriba . Pero en fin todo sea por ayudar a nuestros hijos,cosa que los profesores pasan por alto al hacer bien su trabajo

  • ana isabel medina torres

    Hola Mi hijo está 1 bachillerato En media hora llega a casa, y en la hora de recreo me manda un mensaje: perdón Le digo porque? Y me dice: por exámenes. Seguramente le habrán dado alguna nota y suspendió. Quiero reaccionar con calma cuando llegue, aunque estoy de los nervios. Estudia poco pero nunca ha suspendido evaluaciones. Qué me aconsejas? Me enfado con él? Gracias

  • Monica Guillen sosa

    Buenas tardes mi hija siempre ha sacado buenas notas pero desde que empezó bachiller esta suspendido estoy pregupadad

  • Eva María Rivas Calderón

    Muchísimas gracias Encarni por este artículo...es que últimamente resueno, porque me están tocando de frente y de lleno con mis dos hijos adolescentes y uno en psicoterapia, todos estos temas que abarcas. Me encantan..dan luz, sabiduría, reflexión.. consciente. Creo y siento que todos tenemos que hacer un gran cambio en nuestra ACTITUD y la PERSPECTIVA con la que afrontamos todos estos temas de nuestros hij@s y los primeros que debemos OBSERVARNOS bien..SOMOS NOSOTROS MISMOS. Grandes Mensajes nos envías..POSITIVOS Y ALENTADORES.Un beso y abrazos cariñosos. Eva.

últimos artículos sobre terapias familiares