Acceso centros Añade tu centro gratis

Muerte en la nevera: Cuando el estrés secuestra al cerebro

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

En momentos de estrés o pánico el cerebro reptil se apodera del comportamiento y la capacidad de razonamiento disminuye. Te cuento mediante una historia real cómo sucede

13 ENE 2015 · Lectura: min.
Muerte en la nevera: Cuando el estrés secuestra al cerebro

Hace un par de semanas, un alumno me explicó una experiencia personal. Él trabajaba en una cadena de comida rápida y le ordenaron limpiar la cámara frigorífica.

Mi alumno, leal trabajador, se dirigió a la nevera, realizó el trabajo con diligencia y una vez finalizado, se dispuso a salir de la nevera.

En ese momento se dio cuenta que la puerta de la cámara estaba cerrada. Así que empezó a pegar puñetazos, gritaba a sus compañeros para que le ayudasen, volvía a pegar en la puerta con todas sus fuerzas, mientras su temperatura corporal iba descendiendo.

Después de 20 minutos de pelearse con la puerta, desgañitarse chillando y darse cuenta que nadie venía a rescatarlo, empezó a darse por vencido aceptando su muerte prematura en la cámara frigorífica de un fast food.

Se sentó en un rincón cabizbajo y se rindió a la evidencia. Justo unos minutos después, con síntomas de hipotermia visibles, levantó la mirada y justo enfrente vio un botón rojo con las siguientes palabras escritas: "Pulsar para salir"

Mi querido alumno se levantó, apretó el botón y salió de la cámara. Preguntó a todo el mundo si lo habían escuchado mientras pedía auxilio. Nadie se había enterado.

El chico volvió al trabajo con toda la decencia que pudo.

El cerebro de mi alumno fue secuestrado literalmente por su estrés y su pánico. Concretamente, su cerebro reptiliano (la parte más antigua y primitiva del cerebro) tomó el control. Cuando el cerebro reptil se activa, las emociones como el miedo, el pánico o la ansiedad se disparan. A su vez, la capacidad para razonar u observar la realidad de forma objetiva, desciende. Es un mecanismo perfectamente diseñado para la supervivencia de la especie. Si ves a un león: ¡corre! Tu cuerpo se activa, tu corazón bombea más rápido y tu sangre circula con más rapidez para que puedas huir. Pero en la actualidad no vivimos en la selva y en pocas ocasiones necesitamos escapar corriendo. Por este motivo, cualquier persona que gestione o dirija equipos de trabajo debe tener un concepto bien claro: a más nivel de estrés y percepción de peligro, menor capacidad de razonamiento y de creatividad.

Cierto nivel de estrés es positivo. Una vez superado éste, todo lo que venga después serán emociones negativas, falta de concentración y disminución del potencial de trabajo en todas sus facetas.

Así pues, no dejéis que vuestros equipos mueran innecesariamente en la nevera…

Escrito por

Natalia Pomar

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre estrés