MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Objetivos de la Relajación

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Con la relajación se consigue reducir de forma voluntaria el tono muscular, alcanzando una relajación tanto psíquica como muscular facilitándonos el conocimiento de nuestro cuerpo

25 jul 2019 · Lectura: min.
Objetivos de la Relajación

Nos facilita la realización de tareas reduciendo las tensiones, y colaborando eficazmente en el sostenimiento del equilibrio personal y la disponibilidad mental, no consiste en suprimir el tono muscular, que es necesario para toda acción, sino la excesiva tensión muscular agotadora que constituye el fondo del estado emocional y que repercute en nuestro comportamiento (Ajuriaguerra, 1991).

Los objetivos de la relajación son:

−Mantener el equilibrio tónico y afectivo.

−Eliminar las tensiones musculares inútiles que pueden producir cansancio, deformaciones o torpeza.

−Reducir los movimientos involuntarios que restan energía.

−Conseguir la distensión mental y aumentar la capacidad de atención y concentración.

−Disponer de los músculos a voluntad, primero de forma segmentaria y finalmente de forma global.

−Enseñar a liberarse de las tensiones musculares inútiles que producen fatiga.

−Lograr la distensión psíquica frente a la ansiedad y otros estados emocionales desagradables.

− Y Asociar la búsqueda de distensión con la toma de conciencia de la respiración y su control.

Para realizar la relajación utilizaremos la respiración, la cual se desarrolla en dos momentos fundamentales, en la Inspiración, tiempo durante el cual el aire penetra a través de las fosas nasales de modo regular y rítmico pasando a los pulmones produciendo un aumento de la presión y del volumen de la caja torácica y donde están implicados esternón, costillas, diafragma y múltiples músculos (abdominales, intercostales, escaleno, pequeño serrato superior y supracostales) y la Espiración, momento en el que el aire emerge de los pulmones y es expulsado por vía bucal o nasal.

Ambos actos, inspiración e inspiración, se relacionan estrechamente con la percepción del propio cuerpo, sobre todo a nivel de tórax y abdomen, y con la atención interiorizada que ejerce el control sobre las determinaciones musculares y la relajación parcial de uno o varios elementos corporales.

La relajación puede durar entre 10 y 15 minutos, no se debe tener prisa y además esta técnica se puede repetir varias veces al día.

Escrito por

Psicóloga Verónica Martínez Barnés

Deja tu comentario