Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Por qué asistir a una escuela de padres?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Desde Menssana se ofrece una escuela de padres tanto para padres de niños en la infancia como en la etapa adolescente. Pero, ¿Por qué es útil e importante apuntarse a una escuela de padres?

13 NOV 2014 · Lectura: min.
¿Por qué asistir a una escuela de padres?

Como padres, siempre tratamos de dar lo mejor que tenemos y ofrecer todo lo que sabemos para hacer felices a nuestros hijos. Pero en ocasiones, aparecen situaciones que no sabemos gestionar adecuadamente, porque en realidad, nadie nos enseña a ser padres. Cuando se dan dichas situaciones, lo que hacen los padres es gestionarlas como pueden, que muchas veces no es la forma correcta aunque la intención sea buena, produciendo problemas que más adelante van a afectar a nuestros hijos o las relaciones familiares.

Además, el nuevo estilo de vida tanto de adultos como de niños, está favoreciendo la aparición de problemas de tipo psicológico que hace unos años no se daban, o la exacerbación de otros. En la escuela de padres se trata de trabajar este tipo de problemas para gestionar los conflictos y conductas desde el ámbito familiar, de forma que sirva de prevención evitando el día de mañana acudir a una consulta profesional por un problema que se podría haber solucionado en casa cuando era más leve.

Un ejemplo de esto son los problemas de conducta en los niños, que se dan desde una edad muy temprana y teniendo unas nociones básicas del funcionamiento de las reglas de aprendizaje, pueden solucionarse rápidamente y sin complicaciones en un 90% de los casos. Por otra parte tenemos la incertidumbre de algunos padres ante el desarrollo de sus hijos: ¿va mi hijo atrasado en el colegio? ¿es normal que mi hijo no hable todavía o está pasando algo más? ¿dónde consulto?

A través de la escuela de padres se pretende dar unos conocimientos básicos sobre el desarrollo infantil desde el nacimiento hasta la edad adolescente, así como recursos a los que acudir si detectamos en casa que algo no va como debería. También se enseña a generar hábitos en los más pequeños en distintos aspectos (alimentación, estudios, sueño…) para evitar otro tipo de problemas, a detectar cuando hay un problema en estos ámbitos y cómo resolverlo o en su defecto dónde pueden consultar con un profesional.

Es importante destacar también el papel de las tecnologías y los cambios que éstas están produciendo tanto en nuestros hijos como en la forma en la que tenemos que actuar para evitar adicciones, que visualicen contenidos que no deben u otros aspectos relacionados. Un tema de mayor interés aún es el de fomentar algunas habilidades de nuestros hijos como la responsabilidad, autoestima, autocontrol y otros para que se formen como personas y logren sus metas.

Por último, una de las etapas donde más dudas suelen surgir a los padres es la adolescente, ya que los cambios en nuestros hijos se dan de forma importante en esta época encontrándose los padres en muchas ocasiones "perdidos" sobre la forma en que deben actuar con algunas situaciones típicas de la pubertad como drogas, salidas nocturnas, primeras relaciones sexuales o noviazgos, demasiado tiempo en el ordenador…

En definitiva, la escuela de padres es una ayuda para ser mejores educadores, mejorar las relaciones con nuestros hijos y conseguir su felicidad que al fin y al cabo, es lo que todo padre quiere para sus hijos, siempre desde la atención temprana y la prevención. Además en estos cursillos se pueden plantear otros temas que se consideren de interés por los participantes e introducir alguna sesión adicional donde se trabajen temas no tratados previamente.

Escrito por

Menssana Psicólogos

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapias familiares