Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Por qué el deseo sexual es mayor al inicio de una relación?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Factores psicológicos, biológicos y ambientales pueden afectar nuestro deseo sexual.

23 SEP 2019 · Lectura: min.
¿Por qué el deseo sexual es mayor al inicio de una relación?

"El sexo está en la raíz de la vida, y nunca podemos aprender a respetar la vida profundamente hasta que comprendamos el sexo", Havelock Ellis.

Cuando comienzas una nueva relación y entras en la fase de enamoramiento, todo es especial y maravilloso. Incluso el sexo. Especialmente el sexo. El deseo de mantener relaciones sexuales con nuestra pareja es continuo. Sin embargo, cuando la relación de la pareja cambia de estar enamorada a ser más estable en el amor, el número de relaciones sexuales disminuye. ¿Por qué?

En primer lugar, es bueno explicar que cuando vivimos una relación sexual gratificante con una persona, nuestro cuerpo produce una serie de sustancias como la dopamina, las endorfinas y la serotonina que nos hacen sentir bien y nos hacen sentir satisfechos. Por esta razón, desarrollamos una especie de "adicción" que nos lleva a buscar este sentimiento nuevamente y, en consecuencia, a continuar teniendo relaciones sexuales con la pareja.

Sin embargo, con el paso del tiempo, este sentimiento se desvanece y nos permite esperar más tiempo entre las relaciones sexuales, como si el cuerpo olvidara más fácilmente el placer experimentado durante la última relación. Esta disminución ocurre más fuertemente en las mujeres.

Según un estudio publicado en la revista Sexual and Relationship Therapy, de hecho, el deseo de tener una conexión íntima con la pareja lleva a las mujeres a tener un gran deseo al comienzo de la relación que luego, con el paso del tiempo, disminuye más que el de los hombres. 

Además, en las mujeres, el deseo sexual está mucho más sujeto a fluctuaciones que el de los hombres porque está influenciado por los cambios hormonales causados ​​por el ciclo menstrual. La hormona llamada progesterona que aumenta en los días previos y durante la menstruación, por ejemplo, puede causar no solo un estado de ánimo no muy estable sino también disminuir el deseo de tener relaciones sexuales.

En cualquier caso, debemos recordar que, independientemente del sexo, la libido o el deseo sexual, los cambios dependen de la persona y el período. De hecho, los factores psicológicos, biológicos y ambientales pueden afectar nuestro deseo sexual. Si bien las hormonas tienen un fuerte impacto en la libido, no debemos olvidar que nuestro estado de ánimo también juega un papel importante. El estrés, la ansiedad o los trastornos del sueño, por ejemplo, pueden conducir a una disminución del deseo sexual.

Al mismo tiempo, un estilo de vida poco saludable, especialmente en términos de nutrición, puede causar una reducción de la libido. El envejecimiento, ciertas enfermedades, tomar ciertos medicamentos, como ansiolíticos, o ciertos procedimientos quirúrgicos también pueden desempeñar un papel clave en la reducción de nuestro deseo sexual.

Nos guste o no, por lo tanto, el deseo sexual no siempre puede ser constante, especialmente si la relación ha durado algún tiempo. Obviamente, esto no significa que tenga que prescindir del sexo. Además, si pasáramos mucho tiempo entre una relación y otra, es posible que cuando volvamos a tener relaciones sexuales con nuestra pareja podamos sentirnos menos seguros y con una mayor ansiedad por el rendimiento.

Por esta razón, siempre es deseable que cada uno de nosotros no abandone el deseo sexual y que, como resultado, continuemos explorando nuestros cuerpos libremente. El bienestar sexual individual, de hecho, puede tener un gran impacto positivo en nuestras relaciones sexuales con la pareja.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología de parejas