Por qué me da miedo enamorarme

El miedo al amor y a compartir la vida con otra persona es un temor muy habitual, pues muchas personas se sabotean inconscientemente cuando se enamoran.

16 JUN 2020 · Lectura: min.
Por qué me da miedo enamorarme

Según la Real Academia Española, el amor es:

Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidaden el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Enamorarse y querer a otra persona es un sentimiento precioso, pero no siempre es fácil aceptarlo y entenderlo. Muchas personas no se sienten completas hasta que encuentran a la persona a la que realmente quieren e invierten tiempo en relaciones en las que saben que no irán a ninguna parte probando suerte a ver si aparece ese ideal que estaban buscando aparece o terminan quedándose solas por una expectativas demasiado elevadas.

Lo cierto, es que todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido miedo a enamorarnos, ya sea por recuerdos de experiencias pasadas o por el propio miedo de que nos hagan daño. Creando una barrera de autoprotección que a la vez nos impide abrirnos, mostrarnos cómo somos y dejar de cohibirnos ante un precioso sentimiento.

¿De dónde surgen nuestros miedos?

En cuestión de amor, todos hemos puesto en práctica alguna vez estrategias de autoprotección por miedo. Aunque sea de forma inconsciente, que nos hagan daño no es plato de buen gusto para nadie.

Según la psicóloga, Lisa Firestone cuando hablamos de miedo a enamorarnos nos referimos a:

1. Sentimiento de vulnerabilidad:

Dejarnos llevar por nuestro corazón, por nuestros sentimientos significa exponernos ante una nueva realidad que desconocemos de la mano de otra persona por la que sentimos algo verdadero.  De esta manera, dejamos ver nuestras vulnerabilidades, depositando nuestra confianza en esa persona. Y en el fondo, nos estamos dejando conocer tanto que nos da miedo lo que esa persona pueda hacer con esa información tan personal e íntima que ahora tiene de nosotros.

2. La felicidad no es para siempre:

En el momento que aceptes esto entenderás que nuestra vida se compone de instantes muy felices y que todo el mundo tiene momentos tristes. De la misma forma, que cuando una persona nos importa y queremos nos puede hacer daño, a veces incluso sin querer hacerlo. Pero no por eso tienes que ponerle barreras a tus sentimientos.

3. Recuerdos pasados:

Todos llevamos una mochila de experiencias pasadas, tanto en relaciones de pareja como familiares o personales. Heridas que si no las hemos sabido gestionar y trabajar pueden abrirse en cualquier momento.

4. Las relaciones son desiguales:

Es muy complicado sentir exactamente lo mismo y a la vez que tu pareja. Seguramente, uno de los dos sienta más antes que el otro o esté más avanzado, y es que somos diferentes y hemos vivido experiencias distintas.

¿Entonces qué hago?

Nuestra vida y al igual que las relaciones de pareja están compuestas por numerables retos que debemos afrontar para ser felices. Igual ocurre con el amor. Está en nuestras manos luchar por ello, enamorarnos si nos hace felices y aceptar que quizá nos hagan daño y que tenemos miedo, porque somos humanos y todos tenemos miedos.

Recuerda que los miedos a veces pueden sabotearnos en forma de:

  • Pensando siempre en los defectos de la otra persona.
  • Creando un mundo imaginario con amores platónicos.
  • Apostando por relaciones pasajeras que sabemos desde el principio que no irán a ninguna parte.

 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima