Por qué septiembre es un buen momento para dejar de fumar

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Cómo aprovechar la dinámica de Septiembre para alcanzar tu objetivo de vivir libre del tabaco. Guía y orientación.

10 sep 2019 · Lectura: min.
Por qué septiembre es un buen momento para dejar de fumar

Septiembre suele ser un mes de gran demanda para hacer terapia para dejar de fumar. Acabamos las vacaciones, cerramos un ciclo y empezamos uno nuevo. Es entonces que, a menudo, nos sentimos con la energía para hacer cambios en nuestras vidas.

Frecuentemente me preguntan si es, el mes de septiembre, el mejor momento para dejarlo. Desde luego que el mejor momento es cuando tú lo decides, sin embargo sí opino que hay ciertas dinámicas establecidas en esta época del año que pueden ayudarte a abandonar el hábito de fumar más fácilmente.

1. Momento de cambio

Durante los meses de verano solemos realizar vacaciones, nos tomamos unos días de descanso y, en general, de manera más o menos consciente, cerramos una etapa, correspondiente al segundo trimestre del año, el curso escolar, etc.

A menudo se suspenden o ralentizan los servicios públicos, muchos comercios cierran en este periodo del año, cambiamos de residencia por unos días… Y al volver a casa y empezar el nuevo curso, iniciamos un ciclo nuevo, nos reubicamos en nuestro día a día con fuerzas y ganas renovadas para empezar esta nueva fase. Es entonces útil utilizar este periodo para iniciar cambios personales, puesto que aparece este espacio y energía para ello.

2. Reflexión

Durante la época estival ralentizamos y alteramos nuestro ritmo diario (hace al calor, nos tomarnos días de descanso, cambiamos de residencia por un tiempo determinado…) y ésto nos permite reflexionar acerca de nuestra vida, de nuestros objetivos, de cómo queremos vivir, y escuchamos más fácilmente nuestra voz interna…. Entonces puede emerger, en este espacio y ritmos distintos al resto del año, el deseo de dejar el hábito de fumar, las ganas de dar un paso adelante en tu cuidado y salud.

El deseo y las ganas de conseguirlo son fundamentales para alcanzar el objetivo.

3. Impulso social

Septiembre es época de inicio de cursos académicos, de centros cívicos, de clases regulares de pintura, danza, taekwondo,etc., es un periodo del año en que impulsados por este momento de cambio estacional y de ritmo, muchas personas iniciamos proyectos nuevos, o seguimos en alguno que estábamos inmersos tras el cual hemos hecho un parón. Este funcionamiento colectivo tiene una dinámica propia, que podemos comprender desde el concepto sociológico de masa crítica, que permite que el fenómeno de iniciar actividades y emprender propósitos se sostenga y crezca.

Del mismo modo que puedes concentrarte más fácilmente en una biblioteca, en la que otras personas estudian focalizadas, o te emocionas y vives diferente un concierto o partido de fútbol en directo, que en casa por televisión, este periodo del año invita y facilita también por este fenómeno social a que emprendamos proyectos y realicemos cambios.

4. Decisión y compromiso

Dejar de fumar es, en definitiva, tomar una decisión y comprometerse con ella. Ninguno de los puntos anteriores te servirán para tener éxito, si no hay una toma de decisión interna contigo mismo/a y un compromiso con tu objetivo, más o menos consciente. En el trayecto para alcanzar tu objetivo de vivir libre del tabaco, pueden ocurrir diversos escenarios: mayor o menor dificultad, aprendizajes nuevos sobre ti y cómo gestionas tus emociones, desarrollar recursos para mantenerte firme en tu decisión, recaídas o no…

En cualquier caso, estoy convencida de que cada paso que hemos dado en el camino hacia nuestros objetivos, sea éste dejar de fumar o cualquier otro, es importante y valioso para la consecución del mismo.

Puedes solicitar ayuda a una persona profesional en psicología, o bien dar los pasos necesarios por tu cuenta, si ya estás enfocándote en abandonar este hábito, ya estás recorriendo el camino hacia tu liberación. Te deseo un feliz trayecto.

Escrito por

Sonia Gutiérrez Psicoterapia Gestalt e Hipnosis

Deja tu comentario