Acceso centros Añade tu centro gratis

Por qué un niño pierde el respeto hacia sus padres, y cómo evitarlo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Cada vez los padres toman mayor consciencia sobre la importancia de la sana educación de los hijos. Sin embargo, pareciera que hay más niños que son groseros e irrespetuosos con sus papas.

16 OCT 2019 · Lectura: min.
Por qué un niño pierde el respeto hacia sus padres, y cómo evitarlo

La concepción del mundo que tiene cada persona determina su comportamiento.

Entonces, podemos decir que un niño que discute con sus padres, que ignora sus órdenes, que los ofende, y que los trata como esclavos es un niño cuya concepción del mundo le indica que así es como se debe comportarse.

La concepción del mundo o también llamada cosmovisión no es algo que aparezca por arte de magia, se va formando a través de la experiencia.

Así, por ejemplo, si tienes un niño irrespetuoso es necesario que te preguntes algo:

"¿Qué estoy haciendo o qué no estoy haciendo que le hace creer a mi hijo/a que me puede faltar al respeto?

Yo, como profesional sé que muchos contestarán: "pues no lo sé". Pero, en realidad esos son los que más necesitan preguntarse, reflexionar y responder esta pregunta. Pues no es que no lo sepan, sino que no quieren saber, ya que muchas veces lo que alimenta la irrespetuosidad de los hijos es la cosmovisión de los padres que creen que hacer ciertas cosas es bueno sin importar que la realidad les diga a gritos con la mala actitud de sus hijos que están cometiendo un error. ¡Este es el poder de la cosmovisión, insisto!

Ahora bien, si queremos cambiar la cosmovisión de los hijos primero se debe identificar las partes de la concepción del mundo que como padres debemos cambiar.

Una frase que escucho con frecuencia es: "no encuentro la manera de hacerlo entender", de hacer que no me falte al respeto.

El problema es que estos padres se aferran a que la única forma en la que un niño aprende o entiende es HABLANDO. ¡Lo cual es un gran error que los padres no quieren entender!

¡Hablar y explicarles las cosas es una parte para hacerle entender, pero no toda!

Para comprobar lo que digo, te haré una simple pregunta: "¿Tú, de dónde has aprendido más en tu vida, de lo que te dicen o de lo que experimentas?".

La creencia de que los padres deben ser amigos de sus hijos, de que si son firmes los van a traumar, y cosas similares, son ejemplos de cosmovisión que alimentan la falta de respeto de los hijos, brevemente, te puedo decir que NO.

Ser firme para nada TRAUMA a los niños, de hecho, hablaré de ello más adelante.

Por otra parte, hay quienes dicen que no se debe ser amigos de los hijos, pues si lo haces los dejaras huérfanos de padres. Me parece una cosmovisión prudente y puede evitar generar este problema que estoy hablando. Pero para quienes quieran aferrarse a ser amigo de sus hijos, está bien, yo no te diré que no lo hagas. Sólo les puedo explicar que un verdadero amigo es el que te detiene cuando haces algo malo y te señala tus errores, el que te respeta y sabe hacerse respetar.

Así que, si quieres ser amigo de tus hijos, asegúrate de no convertirte en el amigo malo o de mala influencia para ellos.

Muchos padres tienen la fantasía de que, si discuten mucho con los hijos, éstos terminaran diciendo: "tienes razón mamá, yo estoy totalmente equivocado, ya aprendí a respetarte". Por favor, ¡esto no va a pasar pues cuando una persona discute no lo hace para aprender o para cambiar de opinión, por lo que DISCUTIR con los hijos es solo una forma estúpida de perder el tiempo.

El problema de DISCUTIR con los hijos no solo es que NO funciona, sino que destruye tu autoridad sobre ellos. Le está permitiendo ponerse a tu mismo nivel de autoridad.

Una forma simple de EVITAR este error es responder a los hijos cuando ellos quieran empezar la discusión, algo como lo siguiente:

"Escucha hijo, yo respeto tu opinión, pero aquí soy la autoridad por lo que no voy a discutir contigo, si quieres creer que soy mala persona o lo que sea, es tu derecho, ya el tiempo te dirá si estás en lo correcto o equivocado, pero yo no voy a caer en tu juego. Si quieres que te escuche y reconsidere mi decisión, discutiendo no lo vas a conseguir, en cambio sí me hablas bien con una actitud de querer llegar a acuerdos, puede que te escuche y hablemos, pero si tú lo que quieres es discutir y quitar tu frustración conmigo mejor será que lo busques en otra parte porque yo no voy a jugar a eso".

Esto es solamente un ejemplo. Lo importante es transmitir el mensaje con un tono tranquilo y lineal, con una mezcla de autocontrol, autoridad, respeto y firmeza.

Muchas veces los hijos no entienden por mucho que se les explica. ¿Sabes por qué? Porque lo que dices no lo respaldas con hechos. En otras palabras, porque no hay consecuencias a sus actos.

Por ejemplo, si el niño es grosero o te falta el respeto y le explicas que no debe ser así, pero no hay una consecuencia inmediata a su acto, entonces NO APRENDERÄ porque tus palabras y su experiencia van en direcciones diferentes. ¡Si es grosero, no pasa nada en realidad! Por lo tanto, lo seguirá haciendo.

Pues como dije con la pregunta anterior, el aprendizaje por experiencia es más poderoso que el aprendizaje por explicación.

Es necesario recordar la cosmovisión. Si unos padres tienen la cosmovisión de que deben servirles a sus hijos, obtendrán más fácil este comportamientos de irrespeto.

En este tema incluyo también a los padres que educan con constantes castigos y regañinas a los hijos, donde no se les respeta, se les agrede, no se les escucha, no se juega con ellos, no se reconocen sus logros, etc. Este tipo de padres generan niños más irrespetuosos.

Para terminar, es importante tener los pies en la tierra pues muchos padres se mortifican porque sus hijos de dos, tres o cuatro años son respondones y berrinchudos. Pero gran parte de la dificultad es que no entienden como funcionan los niños y quieren que sean como ellos desean y las cosas no funcionan así. Aprender el valor del respeto, es un reto que los padres deben enseñar.

Si te sientes identificado con este artículo, ayúdame a compartirlo y llegar a más personas que les sirva esta información, y si tienes dificultades en la relación con tus hijos porque vives cada vez más faltas de respeto, contáctanos, podemos ayudarte a generar otro tipo de cosmovisión más saludable en la relación con ellos.

Escrito por

Lolimar Rodríguez Barrios

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología infantil