Acceso centros Añade tu centro gratis

Preocuparse menos, hacer más

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Las preocupaciones nos invaden en nuestro día a día, y la sensación que nos producen es que no podemos controlarlas. Creemos con toda seguridad que va a pasar y con ello nos causa malestar.

30 MAY 2016 · Lectura: min.
Preocuparse menos, hacer más

Todo sería mucho más fácil si tuvieran un botón en nuestras cabezas, que al menos, un ratito al día, pudiéramos apretar el pause al chorro de pensamientos que emergen en nuestro día a día. Pero esto no funciona así, es como una película constante que no para ni cuando nos vamos a acostar.

Las preocupaciones son cadenas de pensamientos e imágenes cargados de sensaciones negativas y relativamente incontrolables. Algo importante que debemos saber es que 85% son inútiles, no ocurren, no resuelven el problema o no tienen solución.

Si no se gestionan, van acumulándose y haciéndose más grandes teniendo consecuencias negativas que provocan malestar: pueden convertirse en fuente de estrés, alteración sueño-vigilia, produce inestabilidad, no nos permite avanzar, progresar…. centran la atención en un tema que se convierte en el eje temporal de nuestra vida.

¿Cuándo son útiles?

  • Cuando nos hacen prestar atención
  • Cuando se convierten en un plan de acción
  • Cuando nos ayuda a estar mejor preparados, a prevenir

Preocuparse sin actuar no sirve de nada

Podríamos hablar de 4 tipos de preocupaciones:

  • Problemas inmediatos modificables y basados en la realidad. Por ejemplo, dolor de cabeza
  • Problemas inmediatos no modificables. Por ejemplo: quiero ser azafata de vuelo pero soy bajita
  • Acontecimientos improbables no modificables. Ejemplo: llamada de mi jefe, significa que me quiere despedir
  • Acontecimientos inciertos que podrían suceder, pero no tengo la certeza de que ocurran. Ejemplo: miedo a que mi bebé cuando sea mayor herede mi enfermedad. Aquí puedo prevenir que ocurra

Sufrimos más por cosas que imaginamos que con lo que la realidad sucede

¿Qué podemos hacer?

  • Estrategias de Mindfulness: Parar- Respirar- Observar- Proceder
  • Discusión cognitiva:
  • -¿Tengo pruebas de que el problema es real?
  • -¿Me resulta útil pensar de este modo?
  • -Si lo comentara con un amigo, ¿qué me aconsejaría?
  • -¿Este problema puede suceder en un futuro próximo?
  • -¿Me estoy preocupando de un problema que no existe en realidad?
  • -Si fuese real mi preocupación, ¿sería tan terrible?
  • -¿He resuelto alguna vez un problema como este?
  • -¿Podría resolverlo?
  • Cambiar el "tengo que" en mi cabeza por "voy a". Porque yo elijo hacer tal cosa, no es un obligación
  • Aceptar aquello que no puedo cambiar. Aceptar es dejar de hacer todo lo que no sirve: desmontar los círculos viciosos
  • Generar pensamientos, emociones y conductas positivas
  • Rodearme de gente interesante

La felicidad de tu vida depende de la calidad de tu pensamiento

Escrito por

Ian De Psique

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Isabel Cano

    Excelente tema, muy verídico todo y más aún que vivimos en una sociedad que las mismas situaciones hacen que seamos máquinas pensantes a diario. Gracias por tan excelente aporte.

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal