MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Psicología e identidad sexual. Testimonio real de Alyssa: "Nunca me identifiqué con Batman"

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Mi nombre es Alyssa Buensuceso Gutiérrez, soy una ingeniera en sistemas de 40 años y soy una mujer transexual. Soy la mayor de mis hermanos. Mi papá era un hombre rudo, así era el entorno donde él vivía, y mi mamá es dentista y proviene de una familia conservadora.

22 ene 2014 · Lectura: min.
Alyssa empezó a notar que se sentía mujer a los once años.
Mi nombre es Alyssa Buensuceso Gutiérrez, soy una ingeniera en sistemas de 40 años y soy una mujer transexual. Soy la mayor de mis hermanos. Mi papá era un 'hombre rudo' sin estudios, tuvo que ser así porque así era el entorno donde él creció, y mi mamá es dentista (actualmente es maestra de postgrado) y proviene de una familia conservadora.

Desde mi infancia siempre noté algo diferente en mí, aunque no sabía qué era. En los comics (una de mis aficiones) siempre me identificaba en secreto con personajes femeninos en lugar de con Superman o Batman. Con el paso del tiempo, me interesaba en otras heroínas de la televisión como lo fueron She-Ra, Jem...

"A los doce años me di cuenta de que deseaba ser mujer"

No fue hasta los once o doce años cuando vi a Boy George cantando “Karma Kamaleon” que me di cuenta de que eso era lo que deseaba ser: una mujer. Ya antes también fantaseaba con ser una mujer, tener esa estética, esos vestidos, peinados, etc. Ser linda. Desafortunadamente, cada vez que mostraba un ligero indicio de esta tendencia, me encontraba con rechazos o llamadas de atención de mi papá o de mi mamá. En una ocasión escuche a mi papá decir: “Si yo veo a mi hijo vestido de mujer, lo agarro a patadas.” Lo escuché un día cuando ellos pensaban que yo aún dormía.

Tal vez mi papá pudo haber notado algo extraño en mí, ya que si él era rudo en su forma de ser, yo no lo era y no deseaba serlo. Yo era lo que se podía decir un niño tranquilo y calmado, casi no me relacionaba con otros niños porque no me interesaban las mismas cosas o juegos.

Aproximadamente a los 12 ó 13 años comencé a usar en secreto la ropa de mi hermana o de mi mamá cuando me encontraba sola en casa. Desafortunadamente, el no poder ser una mujer me llevó a vivir todo este cambio en mi mente, obligándome a encerrarme en un mundo imaginario. Con el tiempo, ese mundo imaginario fue sustituido con el internet.

"Practicaba el cibersexo porque me daba miedo relacionarme con alguien de verdad"

Pasé mucho tiempo viendo y ocultando fotos de chicas travestis, transexuales o transgénero; creando identidades en diferentes chats o redes sociales donde subía algunas fotos mías y practicaba el “cibersexo”, ya que me daba miedo relacionarme con alguien de verdad.

Aproximadamente a mediados del 2011, fue cuando le confesé todo a mi mamá y a mis hermanos, pero eso no me ha ayudado a ser quien soy aquí en casa, ya que mi mamá no desea que los vecinos me vean como una mujer. Fueron varios meses los que tuve discusiones con mi mamá, ya que ella creía que era un error suyo lo que me estaba ocurriendo.

Una de las cosas de las que me había enterado (erróneamente), era que como persona trans era aconsejable acudir a terapia psicológica. Acudí a un psicólogo que se decía experto con la comunidad homosexual, por el hecho de que muchos de sus pacientes en los ochenta eran homosexuales. Iniciada la terapia, me dijo repetidas veces: “Tú no eres homosexual”. Entonces, preferí no volver a su consulta y sentí pena por sus pacientes.

Llevé mi terapia con un psicólogo más sensibilizado con esta diversidad. Asistí a un grupo de hombres y mujeres trans donde nos informaron de diferentes temas y nos sensibilizamos en otros. Una de las cosas que aprendí fue que las mujeres y hombres trans no estamos mal de la cabeza, no somos personas enfermas, ni se debe decir que no tenemos el llamado síndrome de Harry Benjamin, ya que la transexualidad no es una enfermedad, es una condición de vida y no se debe tener terapia para que nos digan si somos o no trans o si se nos permita hacer una transición hormonal.

"Los estereotipos hacen mucho daño"

Ha habido personas que me han dicho que no soy una mujer trans, sólo porque aún tengo que vivir como hombre para poder mantener un trabajo, o porque en ocasiones no me rasuro por problemas de tiempo o por no expresarme como una mujer o no ser femenina en mi cuerpo o porque me gustan cosas “de hombres” como otras personas dirían.

Es cierto que me gusta ver caricaturas, escuchar rock en español e inglés…Me gusta ver películas de ciencia ficción, fantasía, artes marciales, terror, zombis, etc. Yo soy una mujer, una mujer transexual, no soy un estereotipo o cliché que venden en televisión o internet sobre la mujer trans, que debe ser muy femenina, glamurosa, delicada que escucha a Lady Gaga y baila sensualmente. Yo ni siquiera sé bailar.

Si hay algo que daña mucho a la comunidad trans son esos estereotipos que nos quieren imponer y que se le han impuesto a la imagen de la mujer o a la del hombre durante tantos años.

También hay personas que dicen que las mujeres trans nunca seremos mujeres por la genitalidad o los cromosomas. Ser mujer va más allá de tener cromosomas XX o una vagina o por el hecho de poder tener bebés, ya que hay mujeres que no pueden tener hijos y eso no las hace menos mujeres.

El ser mujer u hombre va más allá de un aparato reproductor o estereotipo formado a través de generaciones: el ser mujer u hombre es una identidad, es el modo en el que nos identificamos y percibimos.

Si tienen algún familiar o conocen de alguna persona trans, no vean a esa persona como enferma, no se debe tolerar, se debe respetar y aceptar. A las mujeres transexuales (quienes nacen con pene) se les debe tratar de ellas y a los hombres transexuales (que nacen con vagina) se les debe tratar de ellos y no violentar o transgredir nuestra identidad.

psicólogos
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
Comentarios 3
  • MundoPsicologos.com

    Hola Pedro. Lo sentimos, la protección de datos nos impide proporcionarte esta información. Gracias.

  • Pedro Nelson Henrìquez Velàsquez

    Saludos, ¿es posible contactar a la Sra. Alissa, para efectuarle algunas consultas? En términos absolutamente serios y responsables... Sin morbo ni perversidad alguna.

  • Marcus Nayib

    Sin palabras... yo te admiro de verdad