Puedo vivir sin ti, pero prefiero compartir el camino

En esta entrada tratamos de reflexionar sobre la dependencia que nos generamos en las relaciones de pareja, así como su reformulación para tratar de evitarla.

9 NOV 2015 · Última modificación: 28 OCT 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Claves de la dependencia emocional

¿Quién no está de acuerdo en que una de las mejores maneras de desconectar es viendo una buena película? Ahí cada cual ha de escoger el género que más le gusta, pero supongamos que nos ponemos una película romántica, de esas en las que los dos protagonistas sienten un amor tan grande e intenso, que no pueden parar de decirse lo imprescindibles que son el uno para el otro, el conocido "no puedo vivir sin ti".

¿Por qué es mala la dependencia emocional?

Es algo que ya todos asumimos como normal, como bonito, como un gesto de amor puro, una declaración total de estima y, cuidado, de dependencia que a mí, personalmente, me chirría y me dice que algo no anda bien.

En mi opinión, no se trata de no poder vivir sin el otro, la clave de una relación sana, reside en que se está eligiendo compartir momentos con la otra persona. No se trata de una necesidad vital como podría ser el respirar o el dormir, sino de una elección siempre consciente y meditada en la que dos personas deciden que prefieren andar el camino de la mano de la otra persona. No se trata de que precises de alguien para crecer y avanzar, sino que quieres que alguien observe tus pasos y te anime en el camino, un camino que también podrías llevar a cabo solo. Un camino en el cual el motor de avance es interno, y no depende de nadie de fuera.

Cuando empezamos a pensar que sin esa persona no podemos vivir, no podemos avanzar, no podemos continuar, cuando dejamos de elegir compartir el camino, para empezar a necesitar compartirlo, algo se nos va apagando por dentro. Realmente quizá sí que es cierto que no podremos avanzar, porque habremos caído en una relación de dependencia, una relación en la que empezamos a vivir con el único objetivo de contentar al otro.

Por qué es malo ser dependiente emocional

Las relaciones de pareja, necesitan límites, necesitan espacio personal, y se nutren de acuerdos pactados con el fin de que ambos se sientan cómodos con esa relación. Si se empiezan a pasar por alto las propias necesidades con el objetivo de mantener esa relación a toda costa, o por el miedo a quedarse solo, se está construyendo una casa con unos cimientos poco sólidos.

La manera más pura de demostrar amor y afecto, no es necesitar que tiren de nosotros, no es hacer responsable a alguien de nuestros avances; la manera más real de demostrar el amor, es queriendo hacer al otro co-responsable, observador y animador de todo aquello que conseguimos por y para nosotros mismos. Se trata de decir que puedo vivir sin ti, pero prefiero que camines conmigo.

PUBLICIDAD

Escrito por

Vitalis Institut Psicoteràpia Barcelona

Ver perfil

Bibliografía

  • Estévez, A., Urbiola, I., Iruarrizaga, I., Onaindia, J., & Jauregui, P. (2017). Emotional dependency in dating relationships and psychological consequences of Internet and mobile abuse. Anales de Psicología, 33(2), 260–268.
  • Kemer G,(2016). Emotional dependency and dysfunctional relationship beliefs as predictors of married Turkish individuals' relationship satisfaction. DOI: 10.1017/sjp.2016.78

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias de pareja