¿Qué aprender de una ruptura de pareja?

En un primer momento puede parecerte imposible aprender algo de una relación en la que has sufrido, o también en la que has disfrutado, o incluso en la que te han sido infiel...

22 JUL 2020 · Lectura: min.
¿Qué aprender de una ruptura de pareja?

En un primer momento puede parecerte imposible aprender algo de una relación en la que has sufrido, o también en la que has disfrutado, o incluso en la que te han sido infiel... Pero es importante observarnos para encontrar el aprendizaje y poder extraer un nuevo conocimiento.

El sufrimiento ante la ruptura

Una ruptura de pareja puede ser tan dolorosa que nos impide ver más allá del sufrimiento.  Nuestra realidad de “tiñe” de pensamientos negativos, de creencias irracionales y eso acaba afectándonos en otros ámbitos de los que también formamos parte.

El dolor es natural e incluso, puede resultarnos adaptativo. Pero, como decía Buda, “el  sufrimiento es opcional”. Por opcional me refiero a que puedo “llevarlo cargando” todo el día y puedo hacer (o no) que tiña completamente mi día a día.

Puedes empezar por observar atentamente si tus acciones diarias están encaminadas a sobreponerte al dolor o bien a “recrearte” en él, a pensar continuamente en lo que ya no tienes,   en lo que has perdido… Dependiendo de lo que observes de tu reacción puedes ver que te enfrentas a la adversidad del dolor desde el sufrimiento o bien desde la resiliencia.

Como decía, el dolor es natural e incluso inevitable, pero es importantísimo observarlo y entenderlo para poder ver el aprendizaje que se esconde detrás: hay que “des-teñir” la realidad para poder ver más allá de ella.

Tal vez es el aprendizaje de que puedo sentirme libre en pareja, o el aprendizaje de que hay algo en mi que me resulta incómodo y que afecta al ámbito de la pareja, o el aprendizaje de unos límites que no puse y me hicieron daño, o el aprendizaje de que gracias a esa pareja he aprendido algo sobre mi que no podría haber aprendido si no hubiera estado con esa persona.

¿Cómo soltar el dolor?

Cuando sufrimos, nuestro primer reflejo es luchar. Luchar contra nuestros propios sentimientos e incluso luchar contra la que era nuestra pareja: porque nos ha hecho daño, nos ha dejado,  porque hemos dejado de quererle… ¿Y si te dijera que debes dejar de luchar contra esos sentimientos y aceptarlos? ¿Y si pudieras rendirte a la situación en sí y aceptarla?

Aceptar no es luchar, no significa que algo me guste, no es que algo se quede así para siempre… es respetar que como persona siento estos sentimientos y que debo dejarlos marchar. Cuando  los dejas marchar, se “des-tiñe” la realidad y puedo ver más allá.

Aunque te parezca inverosímil, soltar es dejarlo cómo estar. Es no hacer nada con ese sentimiento, es justamente observarlo y entender el por qué.

Y cuándo entiendes y llegas al por qué, ahí llega tu aprendizaje. Ahí llega el aprendizaje que había escondido tras ese dolor.

Puedes elegir y ese es tu poder: elegir el dolor y transformarlo en sufrimiento constante, o puedes elegir el dolor y transformarlo en aprendizaje… Pero el primer paso es observar y escucharte.

La pareja y la ruptura

El ámbito de la pareja es ese espacio que existe en común y que creamos dos personas cuando decidimos ser pareja. En ese espacio común debemos pactar, conocernos mútuamente, marcar límites y barreras que no nos hagan daño… Y de la misma manera que estando en pareja podemos aprender el uno del otro (y de uno mismo), también en una ruptura de pareja es el momento en que podemos aprender de uno mismo y de lo que somos capaces de superar.

Tras una ruptura de pareja es momento de observar, de entender, de analizar… pero, sobretodo, es momento de aprender. Porque ante situaciones adversas, los seres humanos sacamos nuestra resiliencia, nuestra capacidad de adaptarnos… ¿y si tal vez ese sea tu aprendizaje? ¿y si tal vez tu aprendizaje es que eres capaz de sobreponerte al dolor y poder crear una mejor versión de ti, conociéndote más?

Los pasos para aprender de una ruptura de pareja

  1. Observa el dolor. Escúchalo. No dejes que se apodere de ti la tristeza, la rabia, el enfado… y  si lo hace, imagina que puedes soltarlo y que puedes liberarte de él… ¿cómo te sientes si lo sueltas?
  2. Entiende el dolor. Encuentra su significado. Entiende que es normal y que forma parte del aprendizaje (por ejemplo, cuando aprendemos a ir en bicicleta… nos caemos, nos hacemos daño… pero podemos elegir quedarnos llorando y lamentándonos, o podemos levantarnos y aprender cómo sí o no pedalear…).
  3. Cuando hayas entendido el dolor… Ve un poco más adentro y encuentra el aprendizaje. ¿Qué he aprendido de esta relación de pareja? ¿Qué he aprendido de mi mismo tras la ruptura? ¿Qué he aprendido que es importante y valioso para mi?

Recuerda, si sientes que estas pautas no te son suficientes, por favor, date permiso y pide ayuda psicológica. La ayuda externa de un profesional te ayudará a caminar por este nuevo camino de  la ruptura de pareja y salir fortalecida como persona. Te lo mereces.

Escrito por

Montse Marsà

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapias de pareja