Acceso centros Añade tu centro gratis

Qué es el chantaje emocional

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El chantajista crea una red a nuestro alrededor en la que quedemos atrapados.

7 FEB 2020 · Lectura: min.
Qué es el chantaje emocional

Es común cruzarnos en el día a día con personas que son profesionales de la manipulación, de lo que podemos considerar el maltrato psicológico, de los chantajistas emocionales. Hay que saber detectarlos y eliminarlos porque sus daños pueden ser enormes.

¿Como funciona?

El chantajista crea una red a nuestro alrededor en la que quedemos atrapados. El pretende que seamos una victima de esta red invisible y que poco a poco perdamos la capacidad de salir de ella, de valorarnos como somos.

Quien no ha vivido en una pareja frases como “Tal vez es que no me quieres si no haces esto” o “Claro si es que todo lo hago mal”. En el trabajo gente que te dice “No, si ya se que queréis verme fuera”. O con las abuelas solas “Iros que yo me quedare aquí tirada como un perro” o “Si volvéis y estoy muerta ya me enterrareis”

Todo ello busca que te sientas culpable, que seas su victima y que finalmente termines por hacer aquello que esa persona espera de ti.

¿En qué consiste?

Como digo es una forma de maltrato psicológico de difícil defensa, porque no se nota, es sutil y juega con las emociones. De aquí que la cercanía y los vínculos hagan mayor el daño.

Suele ir ligado al “si no haces esto pasara esto otro” o “haga lo que haga tu dirás de mi” o “es que claro siempre me atacas por esto”. Con ello consigue dominar incluso cuando parece que busca lo contrario. Es sutil y torticero.

Cuando esto no es algo puntual, sino algo normal y habitual es cuando hablaremos de maltrato o de chantaje emocional.

¿Qué hacer?

Primero de todo hay que reconocerlo lo que no es sencillo. Ellos aprovechan tus puntos débiles para atacarte y aprovecharse de ti.

Hay que ver si somos personas que tendemos a la culpa, que queremos salvar a otros, que evitamos confrontaciones, que buscamos la aprobación de otros. Todos estos puntos nos hacen vulnerables.

Cuesta por ello reconocer el chantaje. No es que la persona le guste vivir así, sino que no se ha dado cuenta de cómo le están utilizando. Hasta que no puede más y explota

La victima que reconoce que lo es intenta buscar la salida, pero no le es posible en apariencia. Pero si es posible cuando uno responde desde la argumentación racional y no desde una respuesta emocional, que es justo lo que busca el chantajista, porque ese es su terreno favorito de juego.

Es importante no ceder a las demandas, a las amenazas como respuesta a nuestras negativas. La única salida en enfrentarlo.

Siempre es posible responder. Cuando comprendemos que estamos siendo amenazados y que estamos dispuestos a defendernos, estaremos listos para hacer frente a un chantaje: no ceder a sus demandas. Podrá incluso intentar engañarte con pasar de ese chantaje a la versión amorosa o de buena voluntad, pero sigue siendo una trampa.

Los perfiles

Hay algunos perfiles habituales que serían:

  • Castigadores. Amenazas de represalias como quedarse con los niños o dejarte por otra persona.
  • Autoagresivos. Amenazan con hacerse daño a si mismos o incluso con suicidarse.
  • Los mártires. Como si fueran una victima en realidad amenazan con los daños que tu acción les puede crear. Los más temibles.
  • Seductores. Estos te quieren vender que tu futuro será genial a su lado, que ellos son capaces de darte la felicidad, etc.

Así que cuidado con todos ellos y aléjate lo antes y lo más posible. Ellos no van a cambiar.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Jaume Guinot

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapias de pareja