¿Qué es el síndrome de Tourette? Síntomas, causas y tratamiento

¿Cómo puedo saber si mi hijo/a sufre del síndrome de Tourette? ¿Cómo se tratan los tics nerviosos? Descubre los principales síntomas y causas del trastorno de Tourette y cómo abordarlo.

26 OCT 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette se trata de un trastorno neurológico que se caracteriza principalmente por la necesidad de realizar vocalizaciones y movimientos musculares rápidos y repetitivos, más conocidos como tics. Este trastorno sucede debido a que los mensajes en el cerebro no se transmiten de una manera muy eficaz, lo que dificulta impedir ciertos movimientos del cuerpo.

Aunque el síndrome de Tourette se trata de un trastorno neurológico, la realidad es que las personas que lo sufren suelen verse afectadas con el entorno en el que viven, y de hecho, los tics nerviosos característicos de esta afección suelen verse empeorados debido al estrés, la privación de sueño y por otras emociones.

A pesar de todas las dificultades que pueden experimentar las personas con síndrome de Tourette, este trastorno no es degenerativo, lo que implica que aquellos que lo sufren pueden llegar a vivir una vida normal.

¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette, también denominado trastorno de Tourette, se trata de un tipo de trastorno de tics que se presenta durante la infancia y que está caracterizado por movimientos y vocalizaciones involuntarias y recurrentes.

El primero en describir esta afectación fue Gilles de la Tourette en el año 1885, por ello este trastorno se denomina así.  Además, el trastorno de la Tourette a menudo se asocia con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) así como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). De hecho una gran parte de los niños con este trastorno sufren de estas dos afectaciones.

El síndrome de Tourette y sus síntomas

El síntoma principal que se asocia con el síndrome de Tourette es la presencia de los tics, movimientos o sonidos repetitivos, breves e involuntarios. Muchas personas con un trastorno de tics suelen experimentar un malestar físico antes de realizarlo. De hecho, suelen ejecutar estos tics para sentirse bien. Entre los diferentes tics nerviosos que se experimentan en el síndrome de Tourette encontramos los siguientes:

  • Tics motores: Se tratan de movimientos involuntarios cuya causa está detrás de contracciones musculares similares a los espasmos. Existen tics motores simples, que son aquellos que solo involucran a un solo músculo, y los tics motores complejos que suelen derivar en movimientos como saltar, golpear, tocar, o hacer gestos inapropiados.
  • Tics sonoros o fonéticos: Los tics sonoros se tratan de sonidos involuntarios. Estos también pueden ser simples, si los ruidos son sin sentido, o complejos, si las palabras incluyen obscenidades. También se denomina coprolalia a aquellos que sufren este tipo de tics asociados al síndrome de Tourette que además dicen palabras obscenas o comentarios despectivos.

El trastorno de Tourette es relativamente raro y afecta según las estadísticas a un 1% de la población. De hecho, esta afectación que involucra estos tipos de tics suele ser más común en los hombres que en las mujeres y suelen verse sus síntomas entre los 5 a los 10 años de edad. En la mayoría de los casos, los síntomas relacionados con este trastorno tienden a mejorar al final de la adolescencia y hasta una pequeña parte de los diagnosticados pueden dejar de presentarlos.

Según el DSM-5, el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, para que alguien sea diagnosticado del síndrome de Tourette debe tener entre dos o más tics motores y al menos un tic vocal. Además estos tics deben presentarse durante al menos un año y deben ocurrir bastantes veces al día.

Causas del trastorno de Tourette

Síndrome de Tourette y sus causas

En la actualidad aún no se conocen las causas asociadas al síndrome de Tourette. A pesar de ello, algunas investigaciones apuntan a que este trastorno puede ser el resultado de diferentes anomalías en la comunicación de neuroquímicos como la serotonina y la dopamina. Además, los estudios también han observado funcionalidades distintas en los ganglios basales, un área de nuestro cerebro implicada en el inicio y el cese de nuestros movimientos. Por otro lado, los genes también pueden desempeñar un papel muy importante en el desarrollo del trastorno de Tourette ya que a menudo familiares cercanos sufren de ello o de síndromes relacionados con los tics, el TOC o el TDAH.

Muchos niños/as con el síndrome de Tourette pueden presentar una serie de afecciones neuropsiquiátricas y del neurodesarrollo. Entre las más comunes, encontramos las siguientes:

  • Comportamiento antisocial
  • Ansiedad
  • Trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH)
  • Depresión
  • Incapacidad para controlar la ira
  • Agresividad sexual inapropiada
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Control deficiente de los impulsos
  • Problemas para dormir
  • Ansiedad social

Tratamiento del trastorno de Tourette

Aunque no existe una cura para el síndrome de Tourette, la psicoterapia y otros medicamentos pueden ayudar a sobrellevar los tics propios de esta afectación.

  • Psicoterapia: Normalmente la psicoterapia se enfoca en la terapia cognitivo-conductual con el objetivo de mejorar el funcionamiento social así como la autoestima y la calidad de vida de las personas que sufren del síndrome de Tourette.
  • Medicamentos: En el caso que los pacientes se vean gravemente afectados/as por el síndrome de Tourette, es muy posible que sea necesaria la medicación. Entre los medicamentos más usados para tratar este trastorno encontramos los antipsicóticos y los antidepresivos.

Tratamiento del síndrome de Tourette

¿Cómo afrontar el síndrome de Tourette?

Además de trabajar junto a un profesional de la salud mental, las personas con el trastorno de Tourette pueden utilizar los siguientes consejos para afrontar los tics propios de esta afectación:

  • Evitar los desencadenantes: Si bien los tics nerviosos pueden ocurrir por sí solos, la realidad es que la ansiedad, el estrés, la falta de sueño y el aburrimiento puede hacer que las personas empeoren sus síntomas.
  • Usa técnicas de relajación: Las personas que sufren de síndrome de Tourette y sus síntomas pueden intentar aliviar los tics a través de diferentes técnicas de relajación como pueden ser la meditación, la respiración profunda y la relajación muscular progresiva.

Es importante que un adulto o un niños/a con el síndrome de Tourette reciba de apoyo profesional debido a todo lo que puede comportar tanto a nivel personal como social este trastorno. Gracias al trabajo interior, las personas que lo sufren pueden llegar a vivir una vida normal sin padecer  de muchas de las limitaciones de este síndrome.  

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

  • Owen, K (2020). What Is Tourette's Syndrome? Very Well Mind. https://www.verywellmind.com/tourettes-syndrome-and-ocd-2510588
  • Tartakovsky, M (2016). Myths & Truths about Tourette Syndrome. Psych Central. https://psychcentral.com/lib/myths-truths-about-tourette-syndrome#1
  • Tourette’s Syndrome and Tic Disorders. Psych Help. https://www.psychhelp.com.au/tourettes-syndrome-ts-and-tic-disorders/
  • Gagné JP, (2019). The psychology of Tourette disorder: Revisiting the past and moving toward a cognitively-oriented future. Clinical Psychology. doi: 10.1016/j.cpr.2018.09.005. Epub 2018 Sep 23. PMID: 30292438.

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre psicología infantil