MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

¿Qué es la codependencia emocional?

La dependencia y la codependencia emocional están directamente relacionadas y funcionan como un círculo vicioso. Hoy hablo sobre lo que es y cómo se relacionan.

28 dic 2018 en Pregunta a la experta - Lectura: min.

Sant Boi de Llobregat Barcelona

10 Recomendaciones

Empezamos a estar ya muy acostumbrados a oír hablar de la dependencia emocional, pero pocas veces hablamos de la codependencia, es decir, de la dependencia mutua. ¿Por qué? Simplemente porque cuando una persona es dependiente y la otra no lo es, se genera un problema en la relación (ya sea de pareja, de amistad o familiar); mientras que cuando hay codependencia, a veces no se llega a manifestar la problemática que suscita porque ambos están dentro del mismo juego, es decir, no parece haber problema (aunque sólo lo parece).

¿Cómo es la persona codependiente?

La persona que se ve dentro de la codependencia es alguien que tiene la necesidad imperiosa de salvar, proteger, defender o justificar y cuidar a los demás, poniendo en un segundo o tercer plano sus propias necesidades e incluso olvidándose de ellas. Su vida está enfocada siempre hacia los demás, lo cual acaba llevándoles a realizar conductas de control hacia las personas dependientes porque quieren sentirse útiles, cosa que generalmente consiguen con la persona dependiente, que tiene una tendencia a la inseguridad o es alguien que tiene problemas.

La intención del codependiente es buena, es la de ayudar, pero acaba consiguiendo que la dependencia se haga aún más fuerte, alimentando así un problema relacional mutuo.

Las personas codependientes generalmente tienen baja autoestimagenerada ya en la infancia. Muchas veces son personas que han sufrido un apego que no ha sido seguro, es decir, no se han vinculado de forma correcta a sus cuidadores principales, bien por ser padres que infravaloran, exigen en exceso o desatienden a su hijo, bien por problemas en los padres como adicciones o trastornos psicológicos. Sea como sea, la persona sólo se siente reforzada por los demás cuando cuida de alguien y como se siente desatendido/a y tiene una gran necesidad de aprobación, es cuando se genera el problema. La persona aprende a darse valor por lo que se entrega a los demás y no por quien es en realidad.

Por tanto, hay relaciones de pareja que funcionan así toda la vida, o hasta que la persona dependiente emocional se vuelve más independiente. Y aquí es donde el comportamiento del codependiente se puede volver un tanto perverso aunque sea de forma inconsciente. Al ver que la otra persona toma decisiones por sí misma o hace cosas por su cuenta, es decir, cuando siente que la otra persona ya no le necesita tanto, puede llegar a decir o hacer cosas que minen la autoestima del dependiente para hacer que vuelva la simbiosis, esto es, el equilibrio en la pareja o familia. Por tanto, son usuales comentarios como: "no vas a encontrar a nadie que te quiera como lo hago yo", "con todo lo que hago por ti, que lo he dejado todo y así me lo pagas", etc. Todo esto es consecuencia de que el codependiente necesita que el dependiente le necesite.

No hace falta que diga que este tipo de relación es totalmente tóxica y que produce un malestar emocional importante tanto en uno como en otro, pero no saben vivir de otra manera.

Os pondré un par de ejemplos de codependencia emocional para entender mejor lo que estoy explicando:

  1. Hace un tiempo atendí una pareja que llevaban casados aproximadamente 16 años. Fruto de esa relación eran sus tres hijos, de 9, 7 y 4 años. La pareja parecía estar bien, él trabajaba mucho y dedicaba poco tiempo a la pareja y los hijos, y ella que tenía más tiempo fuera del trabajo, dedicaba su tiempo a los hijos y la casa. Poco a poco ella se fue dando cuenta de que le apetecía apuntarse al gimnasio, hacer otras cosas que no fuera ser madre o "chacha" pero le daba miedo porque él siempre había sido la persona que habla y llama la atención en los entornos sociales y porque no se veía capaz ni siquiera de conducir sola pese a tener el carnet desde hacía años. En la terapia se fue dando cuenta de cómo su pareja le hacía comentarios que ella antes veía normales y ahora los percibía como molestos e invalidantes. Comentarios como: "ten cuidado si coges el coche no vayas a tener un accidente y le pase algo a mis hijos" o "ya pongo gasolina yo que tú no sabes". Esos actos que en un principio parecían caballerosos y corteses, resultaron como consecuencia su anulación como persona, una disminución brutal de su autoestima y no sentirse capaz pese a ser una persona aparentemente fuerte y autosuficiente, pues trabajaba y llevaba la casa y los niños ella casi sola. Evidentemente ella es la figura dependiente y él el codependiente, la persona salvadora y protectora que sin querer acaba anulando a su pareja y asfixiándola. La relación se fue desgastando porque ella se empoderó y se dio cuenta de que así no quería la relación y él, aparentemente el más fuerte, llevó muy mal la ruptura, pues se había quedado sin su papel de protector y príncipe azul.
  2. Otro ejemplo de codependencia es el de un chico de 35 años, enfermero de profesión y perfectamente autosuficiente aunque con ciertas limitaciones sociales por una muy baja autoestima fruto de su obesidad. Su madre es una mujer débil físicamente a causa de una enfermedad degenerativa y que tiene una relación de pareja totalmente nula con su marido. En esta relación familiar, la madre que es la persona codependiente, lanza continuamente comentarios totalmente despectivos hacia su hijo en relación a las tareas domésticas que no hace, le insulta por su físico y le hace sentir un inútil utilizando a su hijo como saco de boxeo de sus frustraciones maritales y personales. El hijo, es la figura del dependiente, que no cuida de la madre pese a tener la formación y capacidades necesarias, se comporta como un niño totalmente inválido y pese a sufrir mucho por los comentarios que dice su madre, no se marcha de casa porque se siente totalmente incapaz de hacer nada.
  3. Y otro ejemplo más sería el de una hija que padece compra compulsiva y su madre. La hija se endeuda continuamente, pide préstamos y necesita el aval de su madre, que acaba accediendo pese a no querer. Quiere ayudar a su hija y le paga sus deudas pensando que así tiene una oportunidad para empezar de cero y darse cuenta. Pero lejos de eso, la hija que padece compra compulsiva vuelve a endeudarse una y otra vez, porque no aprende las consecuencias que pueden acarrear su comportamiento.

Para salir de la codependencia, es fundamental y necesario recurrir a un proceso terapéutico con base sistémica, ya que salir de un círculo vicioso como éste por uno mismo es similar a querer dejar las drogas sin ayuda de nadie cuando se realiza un consumo frecuente y abusivo.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mundopsicologos.com/proteccion_datos

Si te ha interesado, aquí tienes más