Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Qué problemas psicológicos pueden provocar los robos en viviendas?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Ansiedad, miedo, inseguridad, trastornos del sueño... El robo en el hogar puede provocar problemas psicológicos importantes.

12 ABR 2017 · Lectura: min.
¿Qué problemas psicológicos pueden provocar los robos en viviendas?

Según fuentes del Ministerio del Interior, más de 50 robos se producen diariamente en la Comunidad Valenciana, que encabeza el ranking de las regiones con mayor índice de robos en domicilios. Detrás se encuentran la Región de Murcia, Castilla-La Mancha, Cataluña e Islas Baleares.

La alarmante cifra nos habla no solo de la preocupante incidencia de este tipo de delitos, sino también de las consecuencias emocionales que provocan en aquellos que los padecen. Tanto si estamos dentro de la vivienda mientras se lleva a cabo el acto delictivo como si no, el robo en el hogar provoca una serie de problemas psicológicos en las víctimas, que ven cómo la seguridad que le aporta el hogar se ve completamente truncada con este delito.

Consecuencias emocionales que provoca el robo en una vivienda

La facilidad con la que los ladrones acceden a los hogares para cometer sus fechorías tiene, como es lógico, dramáticos efectos sobre la salud mental de sus víctimas. La consecuencia emocional más evidente es el miedo que genera el acto delictivo en sí, pero los robos en viviendas provocan otros daños psicológicos que requerirán de ayuda profesional.

Inseguridad

El hecho de que los delincuentes puedan franquear los límites de nuestro hogar para acceder a él nos indica lo frágiles que somos, aun en nuestro hogar, que solemos considerar como uno de los espacios más seguros de nuestra vida. Por eso, cuando atentan contra nuestra seguridad, cuando traspasan la barrera de nuestras cuatro paredes, sentimos un sentimiento de inseguridad tremendo. Y ese sentimiento afecta de manera importante a todo lo que hacemos diariamente, pues incidirá en nuestras relaciones sociales y dañará nuestra estabilidad física y emocional.

Miedo

El miedo es un efecto secundario negativo que se produce con el robo, y que nos genera más inseguridad y, por ende, mayor inestabilidad. La angustia provocada por el robo, el recelo y el temor que causan en nuestra mente tiene consecuencias muy negativas sobre nuestra salud. Incrementa la sensación de inseguridad, altera nuestro ciclo de sueños, nos provoca ansiedad, desazón e inquietud y, si no se trata, puede derivar en problemas mayores, como depresión.

Cuando el miedo dirige nuestra vida, mermando nuestra capacidad para relacionarnos con los demás, para salir y entrar con los amigos o para hacer vida normal; cuando nos vemos incapaces de superar el temor a sufrir un nuevo robo y cuando nos encerramos en nosotros mismos debemos buscar ayuda profesional. Es normal que tras un robo en una vivienda sintamos miedo, temor y ansiedad, pero tenemos que buscar herramientas que nos permitan superar esas emociones y recuperar nuestra vida con normalidad. Cuando ello no es posible tenemos que acudir a un psicólogo.

Otros trastornos asociados al miedo y la inseguridad

Como ya hemos apuntado, el miedo puede provocar ansiedad y estrés, e incluso ataques de pánico cuando revivimos el suceso o cuando creemos que este se repite. La alteración del rimo cardíaco, el sudor frío, los escalofríos, las náuseas y los temblores que nos provocan estos episodios de pánico son problemas que repercuten negativamente en nuestra salud, no solo mental sino también física.

También podemos tener problemas para conciliar el sueño. La eterna vigilia a la que sometemos nuestro cuerpo, debido en parte a un constante estado de alerta y vigilancia y al miedo y la inquietud que nos provoca la soledad y la inseguridad, puede tener efectos nefastos sobre nuestra salud. De hecho, la falta de sueño puede estar detrás de problemas más serios, como debilitamiento del sistema inmunológico, obesidad, riesgo de sufrir un derrame cerebral y enfermedades cardíacas, amén de incrementar nuestra ansiedad y el malestar asociado a ella.

Por ello, tras el suceso, es importante ponerse en manos de un psicólogo especializado en estos problemas, que nos ayude a superar las consecuencias que el robo ha generado en nuestra estabilidad física y emocional.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre ansiedad