Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Qué tipo de autoestima tienes?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Más allá de la aceptación de nuestras virtudes o errores, existe una autoestima incondicional, muy necesaria para nuestra supervivencia psicológica.

30 SEP 2017 · Lectura: min.
¿Qué tipo de autoestima tienes?

Siempre nos han dicho que la autoestima es «querernos tal y como somos», «valorarnos en cualquier situación», y grandes afirmaciones por el estilo. Sin embargo, la autoestima va más allá de reconocer nuestras virtudes y aceptar amablemente nuestros defectos.

En ocasiones, cuando alguien afirma tener poca autoestima, nos apresuramos a decirle: «Pero ¡si eres muy inteligente!», «pero ¡si tú eres supertrabajador!», «pero ¡si tienes un cuerpo estupendo!»...

Estas afirmaciones pueden ser ciertas, pero ¿qué sucede si alguien no posee ninguna de esas cualidades? ¿No merece entonces ser valorado?

Por supuesto que sí. Aquí es donde entra en juego la autoestima incondicional, esa de la que se habla tan poco y que, sin embargo, es la base de nuestra supervivencia psíquica.

A lo largo de nuestra vida hemos recibido lo que, en Análisis Transaccional, se conoce como caricias condicionales, que son aquellos refuerzos que obtenemos por algo que hacemos, parecemos o tenemos: ser guapo, ser trabajador, ser amable... Es decir, que para recibir caricias condicionales tenemos que cumplir (como su propio nombre indica) alguna condición.

Sin embargo, hay otro tipo de caricias: las caricias incondicionales, que son esos regalos en forma de besos, abrazos o expresiones como: «¡Qué bien que estés en el mundo!» o «¡Cuánto te quiero!», y que recibes porque sí, en un momento inesperado o sin haber hecho, aparentemente, nada para ello.

La valoración incondicional es sentirse digno y amado siempre, simplemente por el hecho de existir y de estar aquí, en el mundo. Es esa energía que mantiene con vida y motivación a las personas cuando pierden facultades físicas, mentales o emocionales.

Para tener una salud mental y una seguridad personal estable es importante recibir y compartir ambos tipos de reconocimiento. Pero, a través de los casos que atiendo en mi consulta, puedo asegurarte que hoy en día de la que necesitamos dosis extra es de la valoración incondicional.

Las personas estamos sedientas de amor y de reconocimiento, y también muy cansadas de tener que esforzarnos continuamente para poder recibirlos.

Los problemas de seguridad en uno mismo y los complejos de inferioridad tienen que ver con la confusión de ambas valoraciones, la condicional y la incondicional.

Cuando te sientes inferior, lo que haces es considerarte una peor persona solo por el hecho de que no cumples las expectativas de alguien en concreto o de lo que crees que la sociedad espera de ti. Tu mente hace la equivalencia: "menos (coloca aquí el rasgo que consideres) = menos como persona"...

Pero es importante que no lo confundas: estando callado, sin hacer nada, sin aportar aparentemente gran cosa en una situación dada, también has de sentirte digno y valioso. Pase lo que pase, siéntete así, porque solo por el hecho de ser estar en el mundo, ya lo eres.

Escrito por

Mi YO superior

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima