MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Realidad silenciada: Aceptar que mi hijo/a es transgénero

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

"La libertad significa que cada uno decida ser la persona que quiere ser". (Wang Xiaoping)

15 jun 2017 · Lectura: min.
Realidad silenciada: Aceptar que mi hijo/a es transgénero

A partir de los dos o tres años de edad se empieza a producir de forma progresiva una conciencia sobre la identidad de género, al mismo tiempo que los pequeños comienzan a entender y nombrar el mundo que les rodea.

Es por ello que a esa edad ya algunos niños/as comienzan a mostrar señales de inconformidad con su género.

¿Pero a que nos referimos exactamente?

Cuando hablamos de identidad de género hacemos referencia al grado de identificación con el sexo que nos han asignado al nacer. Hay que aclarar que el género no es más que una construcción social y cultural y que tradicionalmente se han asignado ciertos roles enmarcados como "masculinos" o "femeninos" en función del sexo adquirido al nacer.

En los primeros dos años de vida la mayoría de los niños diferencian dos tipos de personas: hombres y mujeres. Asimismo, el entorno y la sociedad refuerzan los signos convencionales del rol "correspondiente" y castigan las que "no corresponden" con múltiples señales hacia actividades, juegos, formas de vestir y actitudes clasificadas tradicionalmente como "masculinas" o "femeninas".

Es por ello que en esos momentos ya hay niños/as que comienzan de una forma persistente a renegar sus órganos genitales, a no querer vestirse de la forma asignada y que optan por actividades que realizan las personas del sexo opuesto.

En los años siguientes y hacia los siete años, algunos sienten que no encajan en esos roles y tipificaciones que se asignan a su género y que se "salen de la norma".

¿Pero, quién decide cual es la norma? ¿Quién define la identidad de cada persona, la ley, la familia, sus genitales?

Son muchas las preguntas que nos podemos plantear acerca de la identidad de género, pero la realidad es que es un gran tabú social del que no se habla. Esta invisivilización se hace bajo el pretexto de proteger al menor, pero lejos de ayudar se contribuye a una supervivencia en un entorno que discrimina.

La lucha contra todo tipo de discriminación por motivos de identidad, orientación sexual y a favor del respeto por la diversidad sexual humana debe ser un objetivo para los profesionales de la salud y de la educación. La educación en la diversidad es la base para una sociedad tolerante e inclusiva. En este sentido, el hogar y la escuela son las herramientas más importantes a la hora de destruir las construcciones sociales de género y enseñar a ser quien se quiera ser, libre de imposiciones.

Aceptar que mi hijo/a es transgénero

La mayoría de los niños/as manifiesta inconformidad con su género a muy temprana edad y despiertan sospechas en los padres. Sin embargo, a muchos padres les cuesta aceptar esta realidad e intentan evitar afrontar un diálogo acerca del tema de forma directa. A veces se piensa que con el tiempo estas tendencias hacia la identificación del género opuesto pueden cambiar aunque esto muy pocas veces ocurre.

Todos los niños necesitan apoyo incondicional de los padres para su autoestima y un autoconcepto positivo, aún más en casos de transgénero ya que se enfrentan a una sociedad donde todavía existen obstáculos y situaciones de discriminación.

Es conveniente buscar apoyo y orientación para poder ofrecer a nuestro hijo/a un entorno seguro en el que pueda expresarse libremente y desarrollar su propia personalidad. El objetivo es permitir ser quien desea ser para su bienestar y felicidad.

Todos debemos realizar un trabajo personal acerca de nuestras propias creencias, prejuicios, sesgos aprendidos y construcciones con respecto a la identidad de género para contribuir en la tolerancia de la diversidad y a que la sociedad evolucione.

Escrito por

Eguzkiñe Zabaleta

Deja tu comentario
Comentarios 2
  • Diana Maria Tabares Mateus

    Acabo de enterarme que mi hijo de 13 años es transgenero y no se como reacionar él mundo se me está callendo en cima.ayuda!! por favor.Muchas gracias.

  • Mónica Colman

    Me sirvió mucho la nota tengo un hijo trans género, sufrió mucho, cayó en drogas no supimos apoyarlo, tiene 28 años y 9 de consumo me siento muy mal y sin rumbo. Ahora es aceptado pero está muy contaminado por las drogas.