Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Sabes cuántos tipos de depresión hay?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Se conocen muchos tipos de depresión y no todos están relacionados con la apatía o las tendencias suicidas.

18 ENE 2017 · Lectura: min.
¿Sabes cuántos tipos de depresión hay?

¿Serías capaz de describir a una persona con depresión? Si piensas que es alguien que no desea hacer nada o no tiene ganas de vivir, estás muy equivocado. Te explicamos en este artículo por qué.

La mayoría de las personas asocian la depresión con la idea de alguien que pasa unos días en la cama sin ganas de levantarse o hacer nada, o con ideas suicidas. Pero ¿solo estos aspectos caracterizan la depresión? Recogemos las palabras del psicólogo Maitê Hammoud para aclarar nuestras dudas.

Existen varios tipos de depresión, y esta, a su vez, puede variar en el grado, la intensidad y la duración. Es muy importante conocer los síntomas para poder identificarlos; de este modo, podremos buscar un tratamiento y desarrollar mecanismos para prevenirla.

En la depresión se da una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. Puede estar causada por factores internos o externos, pero con independencia del motivo que la originó, siempre puede influir uno u otro.

Normalmente los factores internos están asociados a cambios hormonales o de neurotransmisores, y los externos pueden deberse a varios motivos, pero suelen estar relacionados con pérdidas (el fallecimiento de un ser querido, el final de una relación, la pérdida del empleo o de nuestro estatus social) o un ritmo de vida muy estresante.

Síntomas de la depresión

Los síntomas de la enfermedad, que deben ser tenidos en cuenta como señales de alerta, son los siguientes:

  • Afectivos: llanto, melancolía, sentimientos de vacío, aburrimiento, irritabilidad, baja autoestima, aislamiento…
  • Cognitivos: problemas de atención, concentración y memoria, pesimismo, falta de flexibilidad, arrepentimiento y culpa, ideas suicidas, pensamientos de muerte…
  • Motoras: mutismo, disminución del tono de voz, caminar en círculos…
  • Somáticos: alteraciones de los patrones de sueño (insomnio o dormir en exceso), cambios de los patrones alimentarios (pérdida o aumento del apetito, que se asocia a la pérdida o incremento de peso), irritabilidad, disminución de la libido, vulnerabilidad a la enfermedad…

Tipos de depresión

Como hemos mencionado anteriormente, existen varios tipos de depresión, cada uno de ellos con sus características específicas:

  • Distimia. La persona siente fatiga, que puede ser leve o fuerte, todo lo ve como un sacrificio o un problema; muestra desesperanza o pesimismo y su libido puede haberse reducido.
  • Depresión atípica. Aparecen síntomas contrarios a la depresión común. Los pacientes sienten una mayor necesidad de dormir, comer o tener relaciones íntimas.
  • Depresión disfórica premenstrual. En este caso, los sujetos se vuelven muy irritables, sufren cambios en el apetito o en el humor. Estos síntomas pueden reducirse con vitaminas o ejercicio físico.
  • Depresión posparto. La duración de esta depresión es de entre seis meses y un año e implica pérdidas significativas durante la lactancia y la formación del vínculo con el bebé.
  • Depresión psicótica. Está asociada a la psicosis y sus síntomas, por lo que los pacientes pueden sufrir alucinaciones con contenido depresivo, culpa, delirios de soledad…
  • Depresión mayor. Es la más conocida y se caracteriza por su gran duración (20 semanas o más). Las personas que la padecen sienten un intenso sentimiento de apatía, así como ausencia de sueño y falta de apetito.
  • Depresión secundaria. Aparece como consecuencia de otra enfermedad, ya sea como resultado de ella o durante el trascurso de la misma.
  • Depresión agitada. Se trata de un síntoma de inquietud con humor depresivo. Normalmente causa insomnio.
  • Depresión estacional. Está asociada a la presencia de la luz solar; por ello, es frecuente en Europa.

Tratamiento de la depresión

Para el tratamiento de cualquier tipo de depresión es fundamental tanto el control psiquiátrico como el psicológico. El apoyo del médico es indispensable para regular los aspectos orgánicos y favorecer directamente la recuperación y disminución de los síntomas biológicos (sueño, apetito, disposición, etc.). El tratamiento psicológico posibilitará el fortalecimiento emocional, la búsqueda de nuevas perspectivas y el alivio del dolor sentimental.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre depresión