Acceso centros Añade tu centro gratis

Siento que nadie entiende mi depresión

“Si estás atravesando un mal momento… intenta seguir caminando. Lo malo es el momento, no tú” (anónimo).

1 JUN 2018 · Lectura: min.
Siento que nadie entiende mi depresión

Los pacientes con depresión suelen verbalizar esta queja durante las primeras sesiones.

Las personas que sufren depresión, suelen sentirse incomprendidas, lo que dificulta su mejoría y amplifica el sentimiento de soledad.

Sin embargo, esta queja no siempre es acertada, y lo que el paciente vivencia como falta de "empatía", en realidad es consecuencia de un entorno que ha intentado ayudar a su ser querido (sin éxito) y se siente frustrado e impotente.

man-2734073_1920-300x225.jpg

Debido a la frecuencia con la que nos encontramos esta dificultad, creemos conveniente aportar una serie de pautas que guíen la conducta del grupo de apoyo del paciente:

  • Reprochar:

    Esta actitud es habitual; sucede cuando el ser querido ha intentado por todos los medios ayudar al deprimido y este no ha respondido como se esperaba. Si no se comprende el dolor emocional por el que atraviesa la persona, es mejor "callar" y respetar, que criticar o regañar al que sufre. Frases como: "es que si no haces nada, normal que te sientas mal"; "pues vives muy bien, no entiendo que estés deprimido"; "yo ya no sé cómo ayudarte", etc. Refuerzan varios pensamientos que el propio deprimido ya ha elaborado en su cabeza: "nadie me entiende", "estoy solo" y "no merezco que me ayuden", intensificándo los sentimientos de culpa y soledad.
  • Reforzar sus pensamientos:

    En ocasiones, y con toda la buena intención, los amigos y familiares tratan de escuchar y estar disponibles para el deprimido, sobrepasando la línea del "apoyo", para situarse, sin quererlo, en el bando del "obstáculo". Permitir el desahogo emocional es conveniente, pero si no se regula con asertividad y empatía, haremos que la persona "no abandone el bucle en el que está sumergido". Para hablar de su problemática, tendrá al profesional. Es preferible que sus seres queridos se dirijan al deprimido de la siguiente forma: "creo que es mejor que hablemos de otras cosas… considero que no es bueno para tu ánimo concentrarte tanto en aquello que te hace daño…".
  • Trivializar su discurso:

    Si cada vez que la persona explica cómo se siente, su interlocutor emite juicios del tipo: "pero no es para tanto, tienes que pensar en positivo, deberías verlo como…", lo único que va a conseguir es "alejarse" del deprimido. La depresión no se cura de un día para otro, como cuando uno tiene una infección de garganta y se toma antibióticos. Es un proceso, en el que la presión por la mejoría deriva en el resultado contrario. Tampoco ayuda utilizar frases hechas: "después de la tormenta siempre llega la calma", "¡anímate, que no es para tanto!", "no hay mal que dure cien años", etc.
  • Desautorizar a los profesionales:

    Parece increíble que en pleno siglo XXI, los profesionales de la salud mental (psicólogos y psiquiatras), todavía tengamos que "luchar" contra el estigma social que iguala a psicólogos y psiquiatras con "personas con las que desahogarse". Nuestra experiencia nos indica que este prejuicio es perjudicial cuando la persona por fin da el paso de animarse a consultar con un especialista. Comentarios como: "pero no necesitas ir al psicólogo, tú lo que necesitas es venirte conmigo un par de días: hablamos, hacemos deporte y…", lo único que hacen es prolongar el malestar del deprimido, que retrasa la intervención psicológica que tanto necesita. Afortunadamente, nuestra experiencia nos indica que, tras finalizar la terapia, los pacientes son conscientes del beneficio obtenido, y no sólo se desahogan, sino que progresan en base a conocimientos científicos aplicados dentro y fuera de consulta.
Como grupo de apoyo, debemos ser conscientes de que el paciente es el primero al que le gustaría encontrarse bien anímicamente, regresando al funcionamiento biopsicosocial previo. Que no se levante, no implica que sea un vago; cuando no te atiende, no significa que te ignorare a propósito; si no sigue tus consejos, quizás no son los adecuados y necesita ayuda profesional.
  • ¿Te encuentras sientes identificado?, ponte en contacto con nosotros, queremos ayudarte.
"Si estás atravesando un mal momento… sigue caminando. Lo malo es el momento, no tú"
Escrito por

Psica Gabinete de Psicología

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre depresión