Diferencias entre amor y el enamoramiento, ¿cuestión de química?

Analizamos la magia que envuelve el amor intentando responder a tres cuestiones: ¿es lo mismo amor y enamoramiento?, ¿es el corazón el órgano de las emociones? ¿Es el amor sólo química?

4 MAR 2017 · Última modificación: 15 FEB 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Cuál es la diferencia entre el amor y el enamoramiento?

¿Por qué sentimos lo que sentimos? ¿Por qué no nos podemos quitar de la cabeza a esa persona que acabamos de conocer? ¿Cómo surge el enamoramiento?

Estas reacciones, que hemos escuchado más de una vez, son completamente normales en el amor y, además, han sido demostradas científicamente. La antropología, la neurobiología, la química e incluso la psicología y la psiquiatría explican por qué sentimos lo que sentimos y cómo evoluciona el amor. De esta forma se puede hablar tanto de síntomas de enamoramiento como las diferentes fases del amor que podemos sentir. 

"Comenzamos a amar cuando dejamos de estar enamorados."

Erich Fromm

Vamos a analizar científicamente toda esa "magia" que envuelve el enamoramiento en la psicología intentando, brevemente, responder a tres cuestiones: ¿es lo mismo amor y enamoramiento?, ¿es el corazón el órgano de las emociones, o es el cerebro? y ¿es el amor sólo química?

¿Qué es el enamoramiento?

La definición del enamoramiento según el diccionario se expone como aquellos sentimientos fuertes de amor o atracción por alguien o algo, de una manera irrazonable y que no acostumbran a durar demasiado. De este modo estar enamorado o el enamoramiento en sí no tiene mucha duración. Lo que determina el enamoramiento en la psicología no sólo es du corta durada sino también los síntomas de amor que acostumbran a asimilarse a un pensamiento obsesivo

Cuando decimos que alguien está enamorado, muchas veces pensamos que esto tiene una relación directa con el amor. Pero a pesar que el enamoramiento y el amor puedan padecer lo mismo, la realidad es que son dos sentimientos completamente diferentes. Podríamos decir que el enamoramiento es una de las fases del amor que sucede al principio y que debe desaparecer con el transcurso y la evolución de la relación. 

Síntomas del enamoramiento

Existen unos indicios de enamoramiento muy definidos que pueden indicar que estas en  estas primeras fases del amor. Según la psicología del amor, el enamoramiento tiene los siguientes síntomas:

1. Idealismo

En el enamoramiento, tu amante es la persona perfecta para ti en todos los sentidos. Tanto es así que a pesar de que veas los defectos del otro, es muy probable que los justifiques hacia una buena actitud. 

2. Nerviosismo

Al enamorarse las personas se sienten inquietas y nerviosas cada vez que tienen que interactuar con el amado o esperan algo de ellos (como un mensaje). De esta forma, uno de los síntomas del enamoramiento es esta intranquilidad que surge por el deseo de ser correspondido. 

3. Coqueteas

Cuando una persona está enamorado no puede dejar de intentar dar su mejor versión de si misma. Tanto es así que es muy posible que te veas a ti mismo teniendo ciertas actitudes que jamás te hubieras imaginado. 

4. Sientes demasiado

Uno de los síntomas de estar enamorado más detectables es precisamente la rapidez en la que avanzan todos tus sentimientos. De esta forma, sientes que realmente esta es la persona de tu vida, un pensamiento que no tiene por qué ser la realidad. En el enamoramiento en los hombres y mujeres suele ser similar en este síntoma. 

5. No eres tú mismo

Durante el enamoramiento las personas pueden experimentar cierta extrañeza en la mayoría de actitudes que llevan a cabo. Tanto es así que en la mayoría de ocasiones estas se verán a sí mismas comportándose de una manera muy diferente a lo que esperan de sí mismas.

6. La lujuria domina la relación

Durante el enamoramiento, las personas sienten que la lujuria domina la relación en muchos sentidos. Tanto es así que normalmente al enamorarse la relación se centra muchísimo en el sexo.

7. Te parece todo perfecto

En muchas ocasiones las personas enamoradas suelen pensar que todo lo que está sucediendo en la relación (a pesar de que esta no sea de amor) es completamente perfecto. De esta forma, incluso se reinterpretaran ciertas historias para imaginar que realmente existe ese amor ideal

Si estás experimentando todos estos síntomas del enamoramiento, es muy probable que estés en esta fase del amor. 

Síntomas del enamoramiento

¿Por qué se relaciona el enamoramiento con el corazón?

Desde la Edada Antigüa, concretamente en la cultura egipcia, se han encontrado escritos y documentos que partían de la idea de que la sede del alma en el cuerpo residía en el corazón. Este órgano, asociado a la vida y a la muerte (incluso a los valores y al estilo de vida en expresiones como "hombres de corazón puro"), se consideraba el eje del intelecto humano y de sus emociones, conociéndose en la historia de la filosofía, psicología y neurología a esta teoría como cardiocentrismo.

La otra postura, la que mantiene que es el cerebro el órgano de nuestro intelecto, psique o alma, (aunque son conceptos distintos se utilizan como sinónimos en muchas ocasiones) se denomina cefalocentrismo, y es postulada por primera vez en la historia por Alcmeón de Crotona e Hipócrates (IV-V a.C), padres de la actual medicina y origen del famoso "juramento hipocrático" que realizan los médicos. Nadie duda hoy de que las alteraciones encefálicas y neurológicas pueden producir, según la gravedad y localización de las mismas, diferentes alteraciones mentales y comportamentales, por lo que está más que demostrado científicamente que es el cerebro la sede del intelecto. Sin embargo, fuera de los círculos científicos y académicos, a nivel popular, muchas personas funcionan con una creencia dualista de que una cosa es el intelecto, "lo intelectual", "lo racional", y esto se encuentra en el cerebro, y otra cosa es "lo emocional", "lo pasional" y esto, como se siente con el corazón, pues…se encuentra en él.

Incluso Pascal, matemático, físico, filósofo cristiano y escritor francés de mediados del siglo XX, escribió la frase que ha pasado a la historia "el corazón tiene razones que la razón no comprende". ¿De dónde deriva esta idea?

Fue Platón, base indiscutible de la filosofía occidental y con más influencia en el cristianismo de lo que mucha gente piensa, quien hablaba no de un alma, sino de tres, alma racional, alma irascible y alma concupiscible.

En el mito del carro alado, Platón representa el alma racional con la metáfora del auriga (persona que conduce un carro tirado por dos caballos o biga). Es la parte más excelente del alma, se identifica con la razón, el conocimiento y la realización del bien y la justicia. Es un principio divino y dotado de inmortalidad. La sitúa en la cabeza (el cerebro).

En ese mismo mito representa el alma irascible con la metáfora del caballo bueno y dócil a las instrucciones del auriga. En el alma irascible se encuentra la voluntad, el valor y la fortaleza. La sitúa en el pecho (el corazón).

Platón representa el alma concupiscible con la metáfora del caballo malo, poco dócil y que dirige al carro hacia el mundo sensible. Es la parte del alma humana más relacionada con el cuerpo, los placeres sensibles y los apetitos o deseos (deseos sexuales, apetitos por la comida, etc.). A diferencia del alma racional, ésta es mortal. La sitúa en el abdomen y bajo vientre.

Así, nuestra cultura, tremendamente influenciada por Platón y el Cristianismo, ha llegado hasta nuestros días con este dualismo cerebro-corazón, favorecido sin duda porque:

Las emociones las sentimos en el corazón (que no es lo mismo que sentirlas por el corazón). Al corazón llegan órdenes del cerebro de neurotransmisores y hormonas que regulan su funcionamiento y lo preparan para la pertinente acción desencadenada por la emoción. Nosotros no sentimos el cerebro, pero sí los latidos del corazón, lo que nos hace asociar a éste órgano con las emociones, pero de nuevo repito que el corazón las sufre, no las provoca.

Los procesos voluntarios y racionales sí los ubicamos en el cerebro (como atender, memorizar, comprender) y han dado lugar a expresiones como "cabeza de chorlito", "no tiene dos dedos de frente" o "la cabeza sólo le sirve para llevar sombreros", pero los procesos emocionales son involuntarios, inconscientes e instintivos, se pueden escapar de nuestro control (como el caballo indómito del mito de Platón), si no se aprenden a controlar (es lo que se llama inteligencia emocional) por lo que los hemos centrifugado del cerebro, favoreciendo su caída en el corazón. Lo que sí se sabe hoy es que se desarrollan en el cerebro, pero en áreas subcorticales como el sistema límbico, llamado también el cerebro emocional.

Dejamos así, más o menos clara, la idea de que la sede del amor es el cerebro y no el corazón, aunque podemos reconocer que existen algunas posturas minoritarias dentro del panorama científico actual que mantienen aún ideas cardiocentristas.

Diferencias entre el amor y el enamoramiento

¿Es lo mismo enamoramiento y el amor?

Vamos ahora a responder a la segunda pregunta, sobre si es lo mismo enamoramiento y amor, y lo vamos a hacer partiendo nuevamente de la teoría de platón y el mito del carro alado, y de la diferencia entre emoción y sentimiento, pues, aunque usamos estos dos términos como sinónimos, no lo son.

Emoción: Sin entrar en excesivos tecnicismos podemos decir que es una reacción psicofisiológica producida de forma instintiva por un estímulo. Es algo impulsivo, intenso y poco duradero en el tiempo que sentimos como "un latigazo" y que parece que se escapa a nuestro control. Ejemplo de emociones son la alegría, la tristeza, el miedo, la ira, el asco y el asombro, como se reflejaban en la película "Del Revés (Inside Out)". Así, cuando una persona con aracnofobia ve una imagen de una araña por la televisión, siente una emoción de miedo, o asco, o ambas, por mucho que racionalmente sepa que no es real.

Sentimiento: Resumiéndolo mucho sería una emoción más un un pensamiento. Es decir, se trata de la toma de consciencia de forma racional de una emoción que se repite en el tiempo. Conlleva por tanto procesos psicológicos superiores, es menos intensa que la emoción, pero es más duradera y estable en el tiempo. Implica no sólo al cerebro emocional (sistema límbico), sino que establece conexiones con la corteza cerebral y procesos como la atención (córtex prefrontal) y la memoria (córtex fronto-orbital y temporal). Siempre que explicaba esta diferencia a mis alumnos de 4º ESO, les decía, "vuestros padres os quieren, son conscientes de ello y os podrían dar razones del porqué de ese sentimiento, os quieren incluso cuando la armáis y ese día se cabrean fuertemente con vosotros, ese día tienen una emoción de rabia, que sabéis que se les pasará, pero no por eso dejan de quereros, aunque os riñan". La rabia sería una emoción, el amor parental un sentimiento.

Si entendemos esa diferencia es fácil establecer la relación entre emoción y alma concupiscible y sentimiento y alma irascible. Así, hay personas que establecen la diferencia entre pasión (emoción) y amor (sentimiento)

De esta forma llegamos a la diferencia entre enamoramiento y amor, entendiendo por el primero una emoción, una pasión que, neurológicamente anula nuestro raciocinio (se producen desconexiones o inhibiciones del córtex frontal) y que hacen que idealicemos a la persona que tenemos frente a nosotros mientras una montaña rusa emocional o mariposas en el estómago se apoderan de nosotros. Así, esta situación que muchos estudios sitúan como preludio del amor, tiene fecha de caducidad, pues biológicamente estamos preparados para responder a las novedades y adaptarnos a los estímulos y entornos estables, siendo entre seis meses y un año el término medio del enamoramiento.

Diferencias entre el amor y el enamoramiento

No hay una sola diferencia entre amor y enamoramiento, la realidad es que estas dos emociones son muy distintas entre si, a pesar de que forman parte del mismo proceso.

1. Elección frente emociones

Cuando alguien ama a una persona, lo hace de manera consciente. En cambio al enamorarse de la persona, es una reacción completamente emocional. De esta forma, la diferencia entre amor y enamoramiento más común es precisamente esta elección entre tener control ante estas emociones. 

2. Inmediatez vs gradual

Al enamorarse de alguien, este sentimiento se hace de una manera completamente instantánea. Tanto es así que en muchos casos, el enamoramiento puede irse de la misma forma en la que ha llegado: es decir, de manera inmediata. En cambio, uno de los síntomas del amor más positivos es que este es completamente gradual y se va trabajando con el tiempo y el esfuerzo de los dos integrantes en una relación. 

3. Desafiante vs fácil

Muchas personas creen que el amor debe ser algo fácil sin complicaciones, sin embargo en la psicología del amor nos encontramos una realidad muy diferente a lo que las creencias populares suponen. El amor es un vínculo que debemos trabajar y que en muchas ocasiones será desafiante. 

4. Sacrificio vs apoyo

Las personas enamoradas no se sacrifican por su amado ya que saben, aunque sea muy en el fondo, que su relación quizá no sea duradera. Por ello, cuando alguien esta en otras fases del amor, puede plantearse sacrificar algo por la otra persona. 

5. Asociación vs porpiedad

En las etapas del enamoramiento la posesión y los celos están muy presentes. Es por ello, que la difrencia entre enamoramiento y amor más visible es posiblemente la idea que en esta fase más avanzada, las personas realmente se sienten que su vínculo es más una asociación que una posesión. 

Estas son las principales diferencias entre el enamoramiento y el amor. Tanto es así que en muchas ocasiones en nuestro día a día podemos llegar a confundir estos dos sentimientos. La realdad es que para poder amar realmente a alguien y dejar atrás el enamoramiento, es vital tanto tener una buena autoestima como elegir bien a la persona que estará a nuestro lado. En estos casos, quizá la ayuda de un psicólogo profesional puede ser esencial para vivir con autenticidad tanto el enamoramiento como el amor. 

¿Qué pasa cuando se acaba el enamoramiento?

En el mejor de los casos, llega el amor, como decía Erich Fromm. Si hemos pasado de idealizar a esa persona, y de que nos idealicen, para conocernos realmente y aceptarnos como somos, si tenemos claro un proyecto por encima de las fluctuaciones emocionales (como en el ejemplo del amor parental que antes describí), si sabemos que va a haber días buenos y otros no tanto, si somos conscientes de eso, entonces hemos dado paso al amor, y éste, no tiene fecha de caducidad biológica, pues depende más de factores psicológicos, sociales, económicos o culturales que de neurotransmisores. Así, el amor, como sentimiento que es, conlleva como os decía emoción más el pensamiento. En cierta ocasión conocí a un cura que me decía "lo peor que puede hacer una pareja es casarse enamorados, con amor sí, pero no enamorados, pues cuando se caigan de la burra de idealizarse, ya veremos…"

Química del amor y del enamoramiento

¿Cuál es entonces la química del amor, o del enamoramiento, o de ambos?

Podemos decir que los neurocientíficos están estudiando el cerebro para tener una mejor comprensión de cómo la red neuronal del amor puede facilitar a los médicos, psicólogos y otros terapeutas, nuevos tratamientos para las personas que sufren de trastornos como adicción al amor, deprivación amorosa, amor no correspondido, etc.

Química del enamoramiento

En el enamoramiento o el amor apasionado diferentes neurotransmisores y hormonas entran en acción:

  • Dopamina

La dopamina ayuda a controlar el centro de placer cerebral y regula la forma en la cual respondemos emocionalmente. La dopamina es la responsable de la sensación de euforia.

  • Noradrenalina

La noradrenalina ayuda a controlar las emociones y el estrés. Cuando se libera en la sangre de los amantes pueden ver estrellas, causa latidos acelerados y palmas sudorosas. Por esta razón, y para aumentar esa sensación provocada por la adrenaliana, los enamorados hacen "cosas arriesgadas", como subri a la montaña rusa, pasear en moto o en coche a velocidad o ir a ver juntos películas de terror, atribuyendo la sensación producida por los picos de noradrenalina a la persona con la que estamos.

  • Serotonina

La serotonina ayuda a regular la temperatura corporal, el estado de ánimo y el dolor. Sus niveles son bajos al inicio de una relación, es por eso que uno tal vez se obsesione con alguien o tenga una pérdida de apetito, cambios en la temperatura.

  • Feniletilamina

La feniletilamina: Es una anfetamina natural y puede causar los mismos efectos estimuladores que la conocida droga. Contribuye a esa sensación de "estar en el cielo" que aparece cuando hay atracción, y da la energía necesaria para mantenerse en pie día y noche con un nuevo amor.

Química del amor

En el amor parece que el estallido de sustancias químicas del enamoramiento tiende apagarse con el tiempo, pero dos hormonas liberadas por el sistema nervioso sirven para unir a las almas gemelas.

  • Oxitocina

La oxitocina, "la hormona del amor", está involucrada en el apego o vínculo parental, el comportamiento sexual y la unión. Sus niveles se elevan con los besos o abrazos, esta hormona juega un papel importante en las relaciones sexuales, el parto y la lactancia.

  • Vasopresina

La vasopresina, hormona que, entre otros efectos, se cree que fomenta la fidelidad. Estudios con ratones de campo masculinos altamente promiscuos, reveló que cuando se les suministro una dosis de vasopresina extra, se tornaron en compañeros fieles.

La Dra. Theresa Crenshaw, autora de "La alquimia del amor y la lujuria", dice: "La testosterona quiere irse de ronda, la vasopresina quiere quedarse en casa". También describe la vasopresina como la atenuadora del deseo sexual del hombre. La vasopresina refuerza la inclinación protectora del padre hacia su pareja y el bebé promovida por la testosterona, disminuye su agresividad, le vuelve más razonable. Al promover el pensamiento más racional y menos caprichoso, esta hormona induce un papel sensible paternal, proporcionando estabilidad así como actitud de vigilancia.

Con el tiempo, niveles altos de oxitocina y vasopresina pueden interferir con los niveles de la dopamina y la norepinefrina, lo cual puede explicar por qué la sensación de apego crece mientras que la locura apasionada del amor decae.

¿Podemos decir entonces que el amor es sólo química?, pues no, no es sólo química. Sí podemos decir que los factores químicos juegan un papel muy importante en las primeras fases (amor a primera vista), pero a medida que nos movemos al polo del amor ya que entran en juego más factores psicológicos, sociales y culturales. Incluso en las primeras fases hay patrones o concepciones culturales a cerca de la belleza. Pensemos que en un espacio de menos de veinte años el "ideal" de belleza para las jóvenes occidentales ha pasado de ser "el metrosexual" imberbe, al barbudo "hipster", y estos determinantes estéticos juegan ya su papel en el "amor a primera vista" Se puede decir entonces que, en el amor la química es necesaria, pero no suficiente.

PUBLICIDAD

Escrito por

Consulta Psicológica Dr. Alfredo E. Ramos Tresguerres

Ver perfil

Bibliografía

  • PC, (2014). Love Versus Infatuation. Psych Central. https://psychcentral.com/lib/love-versus-infatuation#1
  • Aron, C (2015). 7 Differences Between Love and Being in Love. Psych2go. https://psych2go.net/7-differences-between-love-and-being-in-love/
  • Langeslag, S. J., Muris, P., & Franken, I. H. (2013). Measuring romantic love: psychometric properties of the infatuation and attachment scales. Journal of sex research, 50 (8), 739-747. 
  • Aron, A., Fisher, H., Mashek, D. J., Strong, G., Li, H., & Brown, L. L. (2005). Reward, motivation, and emotion systems associated with early-stage intense romantic love. Journal of neurophysiology.   

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias de pareja