Acceso centros Añade tu centro gratis

Sobre el fracaso en terapia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Qué es lo que hace que una terapia fracase? ¿Llevas años haciendo terapia y todas fracasan? Os dejamos algunas claves que vemos que influyen en la terapia.

28 NOV 2014 · Lectura: min.
Sobre el fracaso en terapia

Es el mayor temor de los pacientes en terapia. Perder salud, tiempo y dinero. Un miedo muy lícito. Cómo saber si la persona que tienes delante va a ser capaz de "curarte".

Hay que distinguir varios aspectos importantes que ayudan o entorpecen la terapia. Normalmente acudimos a los servicios sanitarios cuando el problema es ya demasiado grande y queremos una cura instantánea y prescriptiva que quite el dolor y sufrimiento de lo que nos pasa. Somo así, humanos, nunca aprendemos que si dejamos pasar el tiempo, una caries pequeñita se convertirá en una endodoncia, porque sabes que ir al dentista produce dolor, grima, malestar… Y no lo quieres ver. "Ya iré". Con la psicología pasa lo mismo. Nos sentimos tristes, doloridos, tenemos un miedo, un problema, que nos molesta un poco, pero irracionalmente pensamos que podemos con ello. "No, yo consumo cocaína pero la puedo dejar cuando quiero", "No, tengo un hijo que se porta mal, pero ya mejorará, son críos…", y otros razonamientos varios. Cada uno sabe cuál es la piedrecita de su zapato.

¿Cuál es el problema?

Que a diferencia del resto de la práctica sanitaria, los psicólogos no tenemos pastillas, ni nada prescriptivo que haga que al salir de la primera entrevista el paciente pueda pensar, "ya está! tengo la cura!", porque no funciona así. Se trata más de confiar, tanto en el terapeuta, como en nosotros mismos, esforzarnos, darnos una tregua y dejar de sabotearnos a nosotros mismos para mejorar.

Los que sí que funcionan así son los psiquiatras, de ahí su fama y su mayor afluencia de pacientes. La práctica médica siempre tiene más tirón, por la costumbre occidental de la prescripción médica, de la pastilla, de tomar algo para mejorar.

Tienen mayor fama de que las personas que acuden a un psiquiatra son más sanas que las que acuden a un psicólogo, cuando a mi gusto, los casos que llevan los psiquiatras siempre son más complicados o con peor pronóstico que los de los psicólogos. Lo que quiero decir con esto es que es una cosa cultural. Intentamos abrirnos camino en una sociedad médica, cuando por otro lado, siempre que tengo que decirle a alguien que no conozco en lo que trabajo (fuera de terapia), la contestación es la misma: Cuanta falta nos hacéis: en hospitales, colegios, empresas privadas, emergencias, parques infantiles…

Como comentaba antes, al no tener "la pastilla" de mano, la persona atendida solamente tiene como indicadores de éxito su propia intuición, primeras impresiones, y "a ver que noto" de aquí a la siguiente sesión. Muy complicado.

Además de todo esto, influye otro cosa importante que es: la esperanza del cambio, de la mejoría o de la "cura", que va decreciendo de psicólogo en psicólogo y que como el paciente falle en el primero, corre el riesgo de convertirse en carne de psicólogo para toda la vida, o a no animarse a volver a acudir a otro profesional, que por el paso del tiempo y los avances, si que le podría ayudar. Muy peligroso y triste.

Aquí entra en juego la famosa profecía autocumplida que tan bien se ve en los niños: si yo a un niño le mando mensajes de que es malo, no de que se está portando mal, lo que estoy haciendo en proyectar en el niño el pensamiento de "soy malo, toda la vida me lo han dicho, por tanto, soy malo". La analogía es clara: "No tengo esperanza en que usted me pueda ayudar", "no voy a cambiar nunca y nadie me puede ayudar", complicado el cambio si la persona se siente desmotivada totalmente por su recorrido, por el quemazón y la revictimización de tener que volver a contar su historia una y otra vez.

Por último, otro factor que influye en el nivel de recuperación en terapia es el tiempo, la urgencia. Es lo malo de la psicología. Como seguimos el modelo médico tradicional, pensamos que el psicólogo debe actuar de la misma forma, y desgraciadamente, el entramado neuronal no funciona así, es lento y doloroso en algunos casos.

Sin embargo parece que haya luz al final del túnel. Las nuevas tecnologías y los avances neurólogicos nos están aportando muchos avances que hacen que las terapias psicológicas mejoren, sean cada vez más rápidas y eficientes (Terapia Breve, EMDR…). Sigue habiendo un componente temporal importante, y lo peor, las terapias las imparten personas, y eso sí que no cambia, cometemos errores y aciertos, y a veces las personas se topan con profesionales que son cualquier cosa menos eso, profesionales.

Una buena manera de tener algo de seguridad de cara a encontrar a un psicólogo profesional con todas las letras es fijarse en garantías legales que pueda tener. Si está colegiado, si trabaja en un centro sanitario (muy importante porque llevaría implícito que esté colegiado y muchos otros requisitos), si pertenece a alguna asociación relacionada con lo que hace…

Como Psicóloga, simplemente me gustaría animar a las personas a que confíen en sus terapeutas, sé que es difícil, pero no puede funcionar de otra forma. No cometáis el error de caer en la profecía autocumplida, y en la exigencia del tiempo. Gracias a Dios cada vez nuestra profesión es más firme, más de hormigón, con un Código Deontológico claro y unos requisitos para ejercerla demasiado rígidos y duros (tema que está trayendo mucha cola ahora mismo).

Y sobre todo, ánimo, ánimo a vosotros, las personas que lo necesitáis, porque el cambio es posible, porque al sufrimiento psicológico hay que darle la misma importancia que al físico (muchas veces son interdependientes). Por una vida mejor.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Mensalu Psicología

Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal