MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Sobrevivir a los ataques de pánico

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

​Se estima que un 10% de la población ha experimentado ataques de pánico alguna vez. ¿Pero qué es realmente un ataque de pánico?

22 sep 2015 · Lectura: min.
Sobrevivir a los ataques de pánico

Se estima que un 10% de la población ha experimentado ataques de pánico alguna vez. ¿Pero qué es realmente un ataque de pánico?

Un ataque de pánico consiste en un periodo de intenso miedo, aprensión, terror o malestar que va acompañado frecuentemente de una sensación de peligro o catástrofe inminente y de un impulso a escapar.

Síntomas

En este período, cuatro o más de los siguientes trece síntomas aparecen de repente y alcanzan su máximo en 10 minutos o menos:

  • Palpitaciones o ritmo cardíaco acelerado
  • Sudoración
  • Temblores o sacudidas
  • Sensaciones de falta de aire o ahogo
  • Sensación de atragantamiento
  • Dolor o malestar en el pecho
  • Náusea o malestar abdominal
  • Sensación de mareo, de inestabilidad o de desmayo
  • Sensación de irrealidad o de extrañeza y distanciamiento de uno mismo
  • Miedo a perder el control o a volverse loco
  • Miedo a morir
  • Entumecimiento o sensaciones de hormigueo
  • Ráfagas de calor o escalofríos

¿Sabías que…? La mayoría de los ataques de pánico suelen durar menos de 30 minutos pero pueden llegar a durar 1 o 2 horas.

Normalmente después de un ataque de pánico solemos preocuparnos por si volverá a parecer esta sensación y si nos volverá a ocurrir. Nos asustamos y cualquier pequeño cambio físico o sensación nos hace pensar que es el inicio de otro ataque de pánico. La verdad es que puede llegar a asustar mucho.

Por esto y otras muchas cosas, apúntate estos consejos iniciales:

  • Hay que aceptarlo. Es difícil porque no queremos sentirnos así, ni nos gusta, probablemente nos ha alejado de nuestra anterior vida y de algunas personas pero a pesar de que es desagradable, lo tienes, así que de momento acéptalo igual que lo haría un diabético que tiene que vivir con la diabetes.
  • Respira. Probablemente estás hiperventilando, así que coloca tu mano en el abdomen e inspira por la nariz durante 3 segundos aproximadamente, haz una pequeña pausa y saca el aire por la nariz o la boca durante 3 segundos. Si puedes, busca un lugar cómodo y tranquilo en el que estirarte o ponte música relajante y sigue respirando.
  • Fíjate, el pánico no es constante. Puede que al inicio tengas la sensación de que es constante pero realmente no lo es ni siempre está al máximo nivel.
  • Pide ayuda. Un buen psicólogo te ayudará a controlar el pánico, a recuperarte y a reconocer las situaciones de tensión y estrés de tu vida y el modo en cómo las afrontas. Te ayudará a encontrar tus propias soluciones y te acompañará en el proceso.

Como bien dice Bev Aisbett (2005) en su libro "Convivir con el pánico y mejorar la autoestima", lo más importante es contar con alguien con quien hablar que comprende perfectamente cómo te sientes, y que te pueda ayudar de forma activa para que puedas reincorporarte a la vida normal.

No estás sola/o, puedes vencerlo.

Escrito por

Vitalis Institut Psicoteràpia Barcelona

Deja tu comentario