MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

¡Socorro, me caso! Cómo luchar contra la gamofobia, el miedo al matrimonio

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Casarse implica un compromiso decisivo en nuestras vidas, así como diversos deberes que se asumen desde el momento del “sí quiero”. Para algunos, se trata de responsabilidades demasiado impo

2 oct 2013 · Lectura: min.
Izqda: Julia Roberts en la pelicula Novia a la fuga. Dcha: Sarah Jessika Parker en Sexo en Nueva York

Casarse implica un compromiso decisivo en nuestras vidas, así como diversos deberes que se asumen desde el momento del “sí quiero". Para algunos, se trata de responsabilidades demasiado importantes. En los últimos años ha descendido con fuerza el número de matrimonios en España, siendo 2011 el año con menos nupcias desde que se tienen datos (163.338). Además, cada vez nos casamos más tarde (nueve años más tarde que en los años setenta). Quizá la razón sea la crisis, pues casarse es caro, pero también hay que apuntar un cambio de tendencia entre los jóvenes, que cada vez son más reacios al compromiso para toda la vida.

La gamofobia o el miedo al matrimonio

La gamofobia se define como el miedo incontrolado e irracional al matrimonio. La sexóloga y experta en Terapia de Pareja y Mediación Familiar Blanca Isabel Soria Arranz nos explica a quién afecta más este trastorno: “Tradicionalmente la gamofobia se atribuye con más frecuencia en hombres que en mujeres, dado que socialmente hay mayor permisividad al hecho de que ellos tengan varias parejas eventuales". Aun así, no se trata de un problema que solo afecte a los hombres. La doctora Soria explica que cada vez más hay mujeres que “detestan el rol tradicional al que se somete a la mujer casada y esto les genera gamofobia, así que boicotean a todas sus parejas de un modo inconsciente".

Algunos de los temores más frecuentes entre los que van a casarse y les asalta el miedo, sobre todo entre la juventud, radican en la imposibilidad de vivir ciertas experiencias por verse atado a una pareja tradicional. Hay otros que no desean unirse a una sola pareja porque les encanta la seducción, les hace sentir vivos y renovados, apunta la dra. Soria. “Pero quizá la causa que más subyace en el temor al matrimonio es el miedo al fracaso". Un miedo que puede provenir de la infancia o la juventud, si la persona sufrió frecuentes conflictos entre sus padres. Un temor que se ve acrecentado si los padres tuvieron una acentuada relación de desigualdad que el hijo/a vivió como indigna e injusta, cosa que le hace temer repetir roles en su posible matrimonio en el presente.

“Emociones expresadas, emociones superadas"

4 consejos para superar el miedo al matrimonio:

  1. Si crees que sufres este temor no pases por alto nombrar tus miedos, conocerlos y hablar de ellos con otras personas casadas.
  2. Después plantea si has escogido a la pareja adecuada para casarte, sin olvidar que todos tenemos virtudes y defectos.
  3. Haz una imagen mental de cómo quieres que sea tu matrimonio, pero teniendo en cuenta que no existe la armonía completa en ninguna pareja.
  4. Las tres principales causas de divorcio están relacionadas con el dinero, la religión y los niños, así que dar respuestas a estas cuestiones con la pareja antes de casarse puede ser un buen método de prevención de futuras discusiones.

Las soluciones a este problema, a este temor al matrimonio, pasan por aprender a hacerle frente al miedo. Es necesario ser consciente del problema y de sus posibles causas y, una vez asumido el temor al matrimonio, hay que intentar hacer frente al miedo utilizando nuevas estrategias, ya que evitarlo no resuelve el problema. La comunicación en la pareja debe ser directa y sincera en casos como éste. “Emociones expresadas, emociones superadas", afirma la dra. Soria como una máxima a seguir para relajar la magnitud de temores como la gamofobia.

Al fin y al cabo todo es una cuestión de confianza en uno mismo: “El miedo es una emoción que aparece cuando se percibe una situación de amenaza y peligro. Cuando el miedo surge ante experiencias placenteras y que aportan felicidad -explica la doctora-, estamos ante un miedo irracional que puede causar mucha insatisfacción y frustración si no se intenta afrontar y combatir desde un reconocimiento positivo de las capacidades y dificultades que uno posee. Valorarse más uno mismo fortalecerá la seguridad en las acciones y decisiones que se tomen".

psicólogos
Escrito por

Gerardo Santos

Deja tu comentario
Comentarios 2
  • KAROL FUENTES

    Actualmente vivo esta situación. Mi novio de 45 años con quien tengo 8 meses, me ha confesado su enorme temor al matrimonio y sobre todo a las mujeres ya que se vuelven controladoras. Yo sin embargo creo y me gustaría casarme un día no muy lejano.

  • ana

    ¡Me siento completamente desesperada ante esta situación! Para empezar tengo que decir que soy mamá soltera de un nene de 5 años y mi pareja es papá soltero de un adolescente de 14 años. Los amo con toda mi alma a mis tres hombres como yo les digo pero cada vez que mi pareja me propone casamiento siento una presión en mi pecho, y me quiero poner a llorar a gritos porque no me quiero casar. Es como que la palabra ya me da miedo me siento re mal porque sé que mi pareja me ama o eso creo porque sino no me lo hubiese propuesto, ¿no? Y yo a él también lo amo pero cuando llega el momento de decir sí no puedo ni respirar porque siento que el corazón se me quiere salir del pecho e inmediatamente intento cambiar de tema. Algunas veces pienso que estoy loca y me angustia estar así.