Acceso centros Añade tu centro gratis

Sospecho que tiene/ tengo Anorexia o Bulimia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los trastornos alimentarios son cada vez más frecuentes, pero siguen estando muy encubiertos a nivel social.

5 NOV 2017 · Lectura: min.
Sospecho que tiene/ tengo Anorexia o Bulimia

Las personas que los sufren se ven gordas aunque no lo estén; son distorsiones perceptivas. Los estados emocionales pueden hacer que el cerebro modifique la información que recibimos de los canales visuales y la transforme. A parte de los más conocidos, como la Anorexia, la Bulimia y el trastorno por atracón, dentro de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) cada vez se detectan más patologías: Adicción a los carbohidratos, la Alcohorexia, el Síndrome de alimentación nocturna, la desnutrición crónica, la Diabulimia, la Edorexia, la Fagofobia, la Hiperfagia, la Ortorexia, la Pica y la Megarexia, entre otros. ¿Por qué muchos de ellos no se conocen? ¿Cómo es que seguimos viendo modelos esqueléticas en las pasarelas y anuncios?¿Será porque seguimos relacionando un cuerpo "perfecto" con un estado de felicidad?

Sea por lo que sea, es importante conocer esta problemática para poder detectar e intervenir cuanto antes. Los factores psicológicos suponen tanto el desencadenante, como los factores de mantenimiento de los trastornos de conducta alimentaria (TCA). Un bajo autoconcepto, la predisposición a analizar los hechos de forma negativa, sentir la falta de apoyo de familia y amigos, la falta de recursos emocionales y cognitivos para resolver conflictos… todos ellos conducen fácilmente a un TCA. Por esto es fundamental incidir en ellos para poder llevar a cabo una correcta rehabilitación. Cada vez más se están encontrando relaciones entre una familia disfuncional y los TCA. Normalmente suele pasar en adolescentes (mayoritariamente chicas, aunque cada vez hay más casos en chicos), de clase social media o media – alta, con baja autoestima, nivel de autoexigencia alto, con sobrevaloración de la importancia del físico y, normalmente, con miedo a madurar. Esto suele venir acompañado de factores familiares como sobrepeso o problemas alimentarios de los padres, conflictos familiares, críticas hacia el comportamiento o el físico del hijo/a y dietas en la familia.

A partir de aquí suele darse algún desencadenante, como algún comentario desagradable de los compañeros respecto al físico, la ruptura con la pareja o un conflicto en casa, que lleva a la persona a iniciar una dieta, empezar a estudiar las calorías que tienen los alimentos, hacer ejercicio físico, etc. Por desgracia, muchas páginas web denominadas "pro-ana"(promotoras de la anorexia como método de adelgazamiento) y"pro-mia" (promotoras de la bulimia como método de adelgazamiento) suelen llevar a estas personas a reforzar las ideas de lo bueno es estar delgado, los tópicos basados en el físico, etc. pero lo peor es que dan muchas herramientas de cómo engañar a los padres con la comida, cómo mentir… fomentando comportamientos completamente insanos y que refuerzan el trastorno.

Quien las lee termina por seguir los consejos y por adoptar la forma de pensar que en ellos se describe. Además, las personas con TCA, llegan a un punto donde sólo se sienten comprendidas por las chicas que escriben en este tipo de blogs, con lo cual aún se aíslan más de su entorno social real. ¿Qué síntomas deberían llamarnos la atención?

Por desgracia, en sus fases iniciales, suele pasar bastantes desapercibido. Aun así, algunas señales de alerta pueden ser: - Rápida disminución de peso (en el caso de la anorexia; no es tan rápido en la bulimia).

  • Preocupación excesiva por el físico.
  • Utilización de dietas restrictivas sin control médico.
  • Aumentar excesivamente el ejercicio físico que se realiza.
  • Pesarse muy a menudo.
  • Especial interés por la comida y su contenido calórico.
  • Sentimiento de culpabilidad después de las comidas.
  • Comportamiento alimentario extraño (a nivel de horarios, de alimentos, etc.)
  • Levantarse de la mesa justo después de las comidas.
  • Poner excusas cuando se dan comidas familiares o con amigos.
  • Excesivo desprecio a las personas con sobrepeso.
  • Menstruaciones irregulares o desaparición de la regla (amenorrea).
  • Consumo de laxantes o diuréticos.
  • Intentar esconder el cuerpo o llevar ropa excesivamente ancha.
  • Estado irritable y con cambios de humor.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Disminución de los encuentros con amigos y, en general, de las relaciones sociales.
  • Alteración de la sensación de saciedad y plenitud antes de las comidas
  • Abundancia de trampas y mentiras.

Normalmente comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, ya que existe la falsa creencia de que engordan. A continuación rechaza las grasas, las proteínas e incluso los líquidos, llevando a casos de deshidratación extrema. Es PRIMORDIAL consultar con una persona experta y profesional para que dirija y oriente el tratamiento. Sin un buen psicólogo y un equipo de profesionales es prácticamente imposible salir de estadios avanzados de los TCA. Es un trastorno donde las recaídas son muy frecuentes y probables.

Escrito por

Centre SOM

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Natalia Estefania Taborda

    Tengo 45 años a los 18 me diagnosticaron anorexia nerviosa. Antes cualquier comentario como por ej:"estas más rellenita" o alguna situación frustante recargo. Sigo bajo tratamientos psicológicos y con psiquiatra, ya no mas nutricionistas porque no cumplo las pautas. Mido 1,68 y peso 53 kg lo que para los demás es demascado poco. Estos años fueron y son duros. historias clinicas coinciden en que el rechazo hacia mi cuerpo es consecuencia de reiterados abusos durante la infancia.

últimos artículos sobre bulimia