Acceso centros Añade tu centro gratis

Sufrimiento en la familia y amigos de las víctimas de violencia de género

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La violencia de género en sus múltiples ámbitos: social, educacional... pero ¿qué ocurre con la violencia psicológica y la tela de araña que va tejiendo a su alrededor?

21 ABR 2015 · Lectura: min.
Sufrimiento en la familia y amigos de las víctimas de violencia de género

La violencia de género determina en la sociedad en la que vivimos una asociación de ideas, como son el maltrato, la violencia, agresividad, el binomio mujer-hombre, roles, estereotipos, cultura- biología, los celos, el poder, la sumisión, techo de cristal, desigualdad, etc.

Hay cantidad de nombres y sinónimos que tienes que saber, para poder estar a la orden del día en el significado y las consecuencias de la violencia de género. A veces pienso que el constructo "violencia de género" lo hemos querido hacer tan grande, con tantas aportaciones, que la población está empezando a minimizar el problema. La realidad de la violencia de género, vista como un problema cultural y social, todavía no está presente entre nosotros. Pero sólo la gente que está metida en barullo del asunto, como profesional, estudiante, implicado, víctima, etc. se preocupa por ello y es capaz de ver más allá de lo que se impone en el día a día.

Aunque comentes el tema con gente que deduces o que sabes que tiene una educación, se mantiene reticente al tema, a que le hables del patriarcado y que le hagas notar sus propias formas y maneras de afrontar sus actos.

Cuando hablo de gente, hablo de mujeres y hombres, porque tanto unos como otros defienden actos y pensamientos, que por verlos normales y cotidianos, no se esfuerzan en cambiarlos. Hablamos e intentamos llegar a los más pequeños con proyectos educativos igualitarios en colegios e institutos, y me parece bien, porque es la forma en que la siguiente generación será más tolerante hacia los cambios en igualdad, pero tampoco lo veo como una solución total a la desaparición de la desigualdad, simplemente porque esos niños, después de esas charlas, siguen las clases con sus profesores y se van a sus casas con su familia, con sus amigos, etc.; Y lo que has avanzado en una hora de charla o taller, lo retrocedes en cinco minutos con la gente que los rodea. Y no porque esta gente sea pro-violencia, sino porque ellos también ignoran en cierto modo su forma de actuar y sociabilizarse con los demás, porque no sólo hay que hacer proyectos educativos igualitarios a los más pequeños, sino que hay que hacer una reeducación social general, desde las leyes hasta los medios de comunicación, y explicar de forma sencilla y con ejemplos, las distintas formas en que se maltrata o se trata de una forma desigual a una mujer, por el simple hecho de serlo. Así evitaremos que el carnicero o el barrendero, o la peluquera o la abogada, no sepa en que momentos específicos está maltratando o está siendo maltratada a nivel público.

Como psicóloga, la violencia de género me lleva a un terreno más íntimo, la violencia que se da en pareja y que afecta a todo el círculo cercano tanto del maltratador como de la víctima.

Por supuesto que pienso que las grandes víctimas de estos sucesos son la mujer y los hijos, pero también lo extendería a la familia y amigos, como son los padres, hermanos, tíos, amigos, etc. que tengan algún vínculo afectivo tanto con la maltratada como con el maltratador. Pienso que las ayudas institucionales a las mujeres que lo padecen son escasas, por no decir muy escasas, y por eso entiendo que no se puedan alargar estas ayudas a los terceros que sufren esta problemática, porque lo primero es lo primero, y en este caso son las mujeres y los menores, tanto en el ámbito psicológico como educacional.

Pero está claro, que cuando una mujer comienza a empoderarse y verse alejada de este círculo vicioso violencia, en los mejores casos se apoya en su familia más directa y en amigos reecontrados. Y ¿quién ayuda a estas personas que actúan como colchón emocional?. ¡Ya lo digo yo!, ¡nadie! No se les ayuda a entender el ciclo de la violencia, su etiología, sus consecuencias y las pautas que deben seguir para ayudar de una forma óptima a la víctima. Y en este proceso, también ayudarse a reformular y reprocesar el trauma que nos ocasiona que maltraten a un ser querido para nosotros.

Los daños psicológicos provocados por violencia machista también hacen mella en el estado psicológico de los más allegados a esta mujer. De esta forma se va creando una red de personas involucradas y afectadas por la violencia de género, que terminan por crear una sociedad enferma psicológicamente.

Escrito por

Isabel Orozco García

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre violencia de género