Talasofobia o miedo al mar: ¿Cómo superar el temor a las profundidades del océano?

¿Sabes qué es la talasofobia? ¿No sabes cómo se llama tenerle miedo al mar? Descubre el por qué de esta fobia al agua y cómo afrontarla a través de la psicología.

8 AGO 2018 · Última modificación: 4 FEB 2022 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Qué es la talasofobia?

La talasofobia es un temor irracional al mar y a las profundidades del océano. Este miedo al mar está catalogado de específico y afecta a algunas personas a las que puede llegar a causar ansiedad, sensación de peligro y malestar.

En determinados casos, la talasofobia o fobia al mar y a los océanos está asociada a sucesos traumáticos que acaban dejando huella y se manifiestan en este temor. Pero antes de adentrarnos en las causas, los síntomas y el tratamiento para superarla veamos de dónde viene la aparentemente extraña palabra que le da nombre.

Miedo al mar: ¿Cómo se llama?

Muchas personas no saben que el nombre de la fobia al mar es Talasofobia. La Talasofobia, o thalassophobia, proviene del griego y está compuesta por la unión de dos conceptos “thalassa” que significa mar y “phobos”, que alude a los miedos y las fobias. Así pues, no se trata de un concepto nuevo, ya que afecta a las civilizaciones desde hace varios siglos.

Pongamos dos ejemplos del miedo al mar: en la Edad Media la fobia al mar y oceános abiertos era un miedo natural, tanto como el temor al hambre o a las epidemias, y en la dinastía china Ming se dio por completo la espalda al mar ante el desconocimiento de los peligros que escondía. Ya hace más de 100 años, a principios del siglo XX, que el médico y profesor francés Emmanuel Régis incluyó la talasofobia en su Tratado de Psiquiatría en el que desgranaba todos los tipos de miedos existentes, entre ellos el temor a los elementos como el aire, el fuego, la tierra o el mar.

¿Qué es la talasofobia?

Así pues, concretando sobre qué es la talasofobia, la talasofobia es un miedo infundado a las profundidades del océano. El miedo al mar no es a ahogarse, sino a no saber qué hay en él, a no ver qué hay debajo, a desconocer la inmensidad de este entorno y a no saber qué nos encontraremos nadando o si sumergimos los pies o las manos. Estos son los temores más comunes entre los talasofóbicos:

  • Miedo a que aparezca un animal marino como un tiburón, una ballena o un pulpo o a ser atacados por un cocodrilo, una piraña, etc. Por ello, las personas que sufren de talasofobia sienten un miedo a las profundidades marinas. 
  • Terror al pensar que algún ente desconocido nos arrastre de los pies hasta las profundidades del mar o el océano.
  • Miedo a que se forme un remolino o un gran agujero marino que nos succione desde abajo sin poder hacer nada para evitarlo.
  • Pavor a que debajo de nosotros haya elementos varados, barcos hundidos o grandes estructuras antiguas que puedan rozarnos los pies. 
  • Miedo a las profundidades marinas, ya que se desconoce lo que hay en el fondo del mar u océano. La fobia al fondo del mar es una de las más comunes dentro de la talasofobia. 
  • Miedo al agua profunda, aunque no sea en un océano o en el amr.

Síntomas de la talasofobia

Principalmente, el miedo al mar comparte muchos de los síntomas que se sienten al tener otra fobia. Este miedo al océano o al agua del mar suele ir acompañado de las siguientes señales.

  • Síntomas físicos: Los síntomas físicos de la talasofobia aparecen cuando las personas que lo padecen se exponen a grandes masas de aguas y se traducen leves mareos, taquicardias, sensación de falta de aire, sudoración, tensión muscular, temblores, sequedad en la boca y dificultad para pensar con claridad.
  • Pérdida de control: Generalmente, las personas que padecen este miedo al fondo del mar son plenamente conscientes de la irracionalidad de sus miedos, pero sienten una gran pérdida de control, estado de alerta y una clara sensación de peligro.
  • Evitación de actividades relacionadas con el agua: Además, este estado de ansiedad o malestar que va de la mano de la talastofobia o fobia al mar implica renunciar a hacer determinadas actividades. Las personas que sufren de fobia al mar no solo no sumergen ninguna parte de su cuerpo en aguas abiertas, sino que pueden sentir alarma también si ven el mar de lejos, se montan en un barco o ven en una fotografía situaciones que les trasladan a un potencial peligro marino.
  • Sentimientos de ansiedad: Uno de los síntomas más evidentes de la fobia al mar son precisamente los sentimientos de ansiedad. Las personas que sienten miedo al océano o al mar suelen sufrir ataques de pánico cuando están en una situación donde deben afrontar esta situación. 
  • Ganas de escapar: En muchas ocasiones las personas que sufren de esta fobia a las profundidades del mar o al agua del mar suelen experimentar una gran aversión cuando están cerca de este. Algo que se traduce en ganas de escapar y de evitar cualquier situación que esté relacionada con este ambiente. 

La Sociedad Española de Psiquiatría y el Royal College of Psychiatrists de Reino Unido en un informe sobre ansiedad, pánico y fobias confirma que, como respuesta a estos temores, las personas que sufren de miedo al mar tienden a evitar las situaciones que les causan ansiedad. Pero, según este informe, esto solo hace que el miedo empeore. Por lo tanto, es importante acudir a un especialista en salud mental si se sufre de ello.

Test talasofobia

Si bien no existe una prueba o un test de talasofobia formar para diagnosticar el extremo miedo al agua profunda o al mar, existen una serie de señales que pueden ayudarnos a identificar esta problemática:  

  • Tu miedo a las aguas profundas es persistente, excesivo e irrazonable
  • Sientes este miedo cada vez que estás expuesto a aguas profundas o abiertas.
  • Te das cuenta de que tu miedo es desproporcionado con respecto a los peligros reales.
  • Evitas el océano u otras aguas o las soportas con un miedo intenso
  • Tu miedo a las grandes masas de agua interfiere con tu funcionamiento normal
  • Este temor ha estado presente durante seis meses o más
  • Este miedo no está relacionado a otro trastorno como el trastorno de ansiedad generalizada o el trastorno de estrés postraumático

Si te identificas con muchos de estas situaciones es probable que estés en un caso de talasofobia

Causas de la talasofobia

Principales causas de la fobia al mar

Múltiples pueden ser las causas de este miedo al océano y otros miedos irracionales. Si no hay un desencadenante claro, es posible que sea la suma de varios elementos lo que ha llevado a desarrollar la fobia al mar: desde los factores genéticos a experiencias negativas en el océano en el pasado. De hecho, la causa más común es la consecuencia de un suceso traumático.

De este modo, hay personas que, tras sobrevivir a naufragios, accidentes en barco, ataques de escualos o incluso maremotos, desarrollan talasofobia. El accidente provoca en la persona que lo sufre un trauma y, a consecuencia de ello, esta puede padecer estrés postraumático, siendo, por tanto, la talasofobia una consecuencia directa de ese hecho dramático. Por lo tanto las principales causas de la fobia al agua o el miedo al mar son principalmente las siguientes. 

  • Genética: Una de las causas de las fobias es precisamente la genética. Esto es debido a que nuestros antepasados eran más cautelosos con el mar debido a que así tenían más probabilidades de sobrevivir y transmitir los genes a sus descendientes. 
  • Experiencias pasadas: En algunos casos la talasofobia o la fobia al fondo del mar o el miedo al mar es debido a ciertas experiencias o traumas que se han vivido. Estos malos momentos alrededor del agua pueden llevar a hacer que las personas acaben desarrollando la talasofobia.
  • Educación: Otra de las causas de las fobias más comunes es precisamente la educación que se percibe de los padres o de los adultos más influyentes de la infancia. Cuando los niños ven a los demás teniendo miedo al mar pueden llegar a desarrollar las mismas fobias durante la etapa adulta.

¿Por qué tengo fobia a las profundidades del mar?

Otras fobias al agua

La talasofobia no es el único miedo al agua. Existen muchas otras fobias que afectan a las personas cuando entran en contacto con este elemento. Destacamos algunas de ellas.

  • Acuafobia o hidrofobia: Es el miedo irracional al agua en general y a todo contacto con ella. Las personas que la sufren pueden desarrollar evitación a cualquier contacto con este líquido, incluso en una bañera en casa.
  • Batofobia: En este caso lo que genera el terror es la sensación de profundidad y abismo y puede darse tanto en el océano como en un lago, en la piscina o en lugares en los que no hay presencia de agua como un largo túnel. Las diferencias entre talasofobia y batofobia son que la primera es solo en el mar u océano mientras que la segunda puede darse también en otros ambientes.
  • Potamofobia: Se trata de una fobia específica poco conocida, pero que consiste en el pavor irracional a los ríos, manantiales, cascadas y otras corrientes de agua.
  • Cimofobia: Muy relacionada con la talasofobia y la batofobia, la cimofobia es el miedo a las olas y a los movimientos ondulatorios del mar.
  • Ablutofobia: El acto que provoca temor en este caso es el agua del aseo diario. Se trata de un miedo racional que, como otros, puede tener origen en un trauma personal.

En muchos casos en que se desarrolla una fobia al mar, al océano o cualquier fobia al agua para poderla afrontar se deberá trabajar en el origen del miedo al mar. De esta forma, puede ser de ayuda la asistencia a un psicólogo profesional

¿Cómo afrontar la talasofobia?

¿Cómo afrontar la fobia al mar?

Existen una serie de consejos que podemos seguir para intentar superar la talasofobia. Según los psicólogos podemos llegar a superar la fobia al agua a través de los siguientes consejos. 

  1. Usar estrategias de relajación: En el momento de empezar a sentir los síntomas de la fobia al agua es vital intentar relajar tanto la mente y el cuerpo. Por ello, las técnicas de relajación pueden ser muy efectivas para poder afrontar la talasofobia. 
  2. Visualización: Puedes usar la mente y la imaginación a tu favor para intentar superar el miedo al mar o la fobia al agua. En los instantes donde aparecen los primeros síntomas del miedo deberás intentar visualizarte a ti mismo/a superando la misma fobia. 
  3. Autoexposición: Para tratar de superar tanto el miedo al mar, al océano o a el agua, será esencial intentar exponserse ante el temor. Comienza poco a poco e intenta utilizar ciertas técnicas para afrontar la talasofobia. 
  4. Habla con tu círculo: Que los demás comprendan tu temor al mar es esencial para racionalizar estos miedos irracionales. De esta forma, al compartir la talasofobia con los demás podrás comprender el por qué surge este temor en ti. 
  5. Autoconocimiento: A veces trabajar con nosotros mismos nos permite conocer el por qué de ciertas actitudes que tenemos en nuestra vida. Por este motivo, podemos superar la fobia al agua conociéndonos a nosotros mismos. 

¿Cómo superar la fobia a las profundidades del mar?

El tratamiento para superar la talasofobia es similar al que recibiríamos para tratar otras fobias más habituales como la aracnofobia o la claustrofobia. Lo recomendable cuando detecta este temor al mar es que el paciente acuda al psicólogo y que este le diagnostique y comience una serie de sesiones de terapia cognitivo-conductual para modificar el comportamiento y sustituir los pensamientos negativos que nos produce el miedo por otros pensamientos nuevos.

En algunos casos, puede ser necesario combinar la terapia con tratamientos farmacológicos, como ansiolíticos. La exposición vigilada y controlada con el profesional forma parte del proceso por el cual el experto en salud mental trata de que el paciente reduzca ese temor y supere su fobia al mar.

En el caso de sucesos traumáticos, así como en aquellos otros en los que el paciente tiene que superar un duelo por sucesos parecidos a los anteriormente descritos (porque ha perdido a algún familiar en un accidente acuático o víctima de un ataque animal en el mar), hay que tratar el miedo al mar en conjunción con el estrés postraumático. Será, por tanto, el psicólogo el que defina cuál es la mejor estrategia que hay que seguir para que el paciente controle su inquietud, sea insensible a ese recuerdo y supere su fobia.

En definitiva, buscar soluciones terapéuticas es la mejor alternativa para que el miedo al mar no condicione su existencia y pueda recuperar su estabilidad emocional y, por ende, su vida con total naturalidad. Si crees que puedes sufrir talasofobia, no dudes en ponerte en contacto con algunos de nuestros psicólogos especialistas en fobias, seguro que podrán ayudarte.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

  • Régis, Emmanuel (1909) Tratado de psiquiatría. Ed. Saturnino Calleja. Madrid.
  • ASEAN Journal of Psychiatry, Vol. 15 (2), (July - December 2014): Prevalence And Factors Associated With Phobias Among Women p. 140-145
  • Antony M.M., Craske M.G., y Barlow D.H. (2006). Mastering your fears and phobias: Client workbook. Oxford University Press. Londres
  • Bence, S (2018). What Is Thalassophobia? Very Well Mind. https://www.verywellhealth.com/thalassophobia-5093770#treatment
  • Anderson, S (2020). What Is Thalassophobia And How Can You Cope with It?. Better Help. https://www.betterhelp.com/advice/phobias/what-is-thalassophobia-and-how-can-you-cope-with-it/  

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 1
  • Alfredo Quina

    Personalmente,me parece que adquirí talasofobia por ver la película "tiburon". Cuando era un preadolescente,actualmentr no puedo ver imágrnes,fotos o videos mostrando fondos o animales marinos en su habitad,cuando pasa algun video en la TV. Lo cambio inmediatanente.¿que puedo hacer???

últimos artículos sobre fobias