Ten paciencia y sé feliz

¿Qué es la gratificación aplazada y cómo se relaciona con el éxito y el autocontrol?

17 NOV 2014 · Última modificación: 29 OCT 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Qué es la gratificación aplazada?

Hace unos 40 años, un psicólogo llamado Walter Mischel realizó un famoso experimento: escogió a un grupo de niños de 4 años que, de forma individual, tenían que permanecer sentados en frente de un pastel. La instrucción que se les daba era "Si esperas 15 minutos, en vez de un pastel, tendrás dos". Los resultados fueron que dos de cada tres niños sucumbían a la tortura de permanecer inmóviles sin comerse el pastel y perdían la lucha contra sus impulsos. A los 15 años de esto, Mischel volvió a estudiar a estos niños cuando ya iban a la universidad y concluyó que aquellos que habían esperado pacientemente tenían mejores notas, expectativas laborales y mayor autocontrol.

¿En qué consiste la gratificación aplazada?

Con este experimento, este famoso psicólogo acuñó un concepto llamado "demora de la gratificación" o "gratificación aplazada", que denota la capacidad de una persona para esperar con el fin de obtener algo que desea. ¿Y si hoy repitiéramos este experimento? Seguramente, Mischel descubriría que las probabilidades de encontrar a un niño, adolescente o adulto capaz de esperar más de 5 minutos antes de tomar una decisión, razonada o no, son las mismas que las de encontrar una pareja que dure más de un mes, un político comprometido con sus votantes y no consigo mismo o un trabajo indefinido: muy pocas.

Nuestra resistencia a la frustración se hace cada vez más pequeña y nuestra capacidad para controlar los impulsos en ocasiones, y dependiendo de cada persona, puede llegar a tender a 0. Pensamos, cada vez más, en la pareja, amistades, logros, etc. como algo preparado para consumir rápido. Por el camino, hemos perdido paciencia y reflexión.

Vivimos deprisa, queremos tenerlo todo "ahora", no queremos esperar. Consumimos la vida rápidamente, sin darnos apenas tiempo a disfrutar de cada bocado. Pensando siempre en todas las cosas que queremos conseguir y en lo felices que seremos y lo satisfechos que nos sentiremos cuando nos hayamos comido todos los pasteles del plato. Pero siempre tenemos la sensación de que no hay suficientes pasteles que llenen nuestro estómago, o que los pasteles que nos comimos no eran tan buenos como esperábamos.

¿En qué consiste la gratificación aplazada?

Años después, un nuevo grupo de investigadores dieron una vuelta de tuerca al experimento: antes de sentar al niño frente a la tentación, le hacían hablar con un adulto. Había dos tipos de adultos en el experimento: unos representaban la confianza, prometían al niño cosas que, pasados los 15 minutos, le daban. Los otros eran lo contrario, prometían un montón de pasteles después del primero pero, tras la espera, siempre tenían las manos vacías: mentían.

¿Qué conclusión sacamos? La clave es la esperanza. Si un niño (o un adulto) vive en un medio en el que las promesas se cumplen, esperará para conseguir la recompensa porque sabe que la paciencia tiene un objetivo. En cambio, si vive rodeado de personas en las que no confía, el niño (y el adulto) se comerá el pastel que tiene delante sin pensar, ni por un momento, en el futuro.

PUBLICIDAD

Escrito por

Psinergia Madrid

Ver perfil

Bibliografía

  • Twito, L (2019). The Motivational Aspect of Children’s Delayed Gratification: Values and Decision Making in Middle Childhood. Frontiers in Psychology.  https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.01649
  • APA , (2018). Can the Kids Wait? Today's Youngsters May Be Able to Delay Gratification Longer Than Those of the 1960's. American Psychological Association. https://www.apa.org/news/press/releases/2018/06/delay-gratification

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal