Acceso centros Añade tu centro gratis

La terapia de la caja de arena: ¿en qué consiste?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La terapia de la caja de arena permite dejar volar la imaginación mientras se dibuja una escena con figuras. Puede ayudar a los psicólogos a profundizar en el origen de un problema.

25 JUL 2017 · Última modificación: 24 OCT 2019 · Lectura: min.
La terapia de la caja de arena: ¿en qué consiste?

La caja de arena es una técnica de trabajo en psicología que permite ser conscientes de sentimientos o miedos que se encuentran escondidos y ayuda a superarlos de manera natural. Aunque se aplica a todo tipo de pacientes, la terapia de caja de arena para niños es especialmente útil ya que, por su nivel de desarrollo, tienen más problemas para expresar sus sentimientos y preocupaciones.

Origen de la técnica de la caja de arena

Está técnica terapéutica con arena, llamada también por su nombre original sandplay, fue creada por la psicóloga suiza Dora M. Kalff en los años 50 y sigue la teoría analítica de Carl Jung y la experiencia en terapia infantil de Margarita Lowenfeld.

El germen de la terapia con caja de arena lo encontramos en lo que parecía un sencillo juego infantil protagonizado por los hijos del escritor e historiador británico Herbert George Wells, que se percató de que sus pequeños representaban sus problemas con las figuras con las que jugaban. La psiquiatra infantil Margarita Lowenfeld aplicó este juego en sus terapias para ayudar a los menores a exponer sus problemas. La experiencia de este método y la influencia de la teoría analítica de Carl Jung fueron determinantes para que Dora M. Kalff decidiera emplear esta técnica como psicoterapia para ayudar a superar trastornos emocionales a través del inconsciente.

Esta autora volcó sus estudios, conocimientos y experiencia con la técnica de la caja de arena en el libro Sandplay: A psychotherapeutic approach to the psyche en el que ofrece una guía de esta terapia ideal para médicos, psicólogos y estudiantes. La obra muestra una serie de casos reales mediante los cuales Kalff explica cómo la caja de arena transforma y sana la psique.

¿Cómo se hace la terapia de la caja de arena?

Antes de desarrollar en qué consiste la terapia de la caja de arena, es importante explicar que el elemento fundamental para desarrollar la técnica es una caja, preferiblemente de madera o plástico, de 57x72x7 que contiene en su interior arena y un conjunto de figuras con las que jugar y representar escenas. La caja debe ser de color azul y la cantidad de arena tiene que permitir tanto excavar y hundir las piezas como crear montañas. En cuanto a las figuritas deben ser variadas y poder representar un amplio abanico de historias.

“Las figuras que pueden elegir, deben ofrecer de la manera más completa posible, una muestra representativa de todos los seres animados e inanimados que podemos encontrar en el mundo externo así como en el mundo imaginativo interno...” Dora M. Kalff.

Entre las figuritas para trabajar puede haber como mínimo:

  • Personas: una familia, personajes de diferentes razas, edades y formas de vida entre las que se pueden incluir abuelos, niños, bebés, una mujer embarazada... También se deben incluir algunas profesiones como soldados, médicos, profesores, indios, piratas y por qué no, algún superhéroe.
  • Edificios: al menos una casa, castillos, puentes, muros, escuelas o farolas.
  • Objetos cotidianos: muebles de todo tipo, platos, utensilios de cocina.
  • Coches y medios de transporte: aviones, bicicleta, coche de policía, ambulancia, etc.
  • Naturaleza: árboles, plantas, un volcán, piedras, animales de granja, domésticos y salvajes como perros y gatos pero también tiburones, leones, pájaros o insectos. Figuras variadas que representen alimentos o bebidas.
  • Elementos de fantasía: dinosaurios, monstruos, fantasmas, ángeles, vampiros...

Todas las figuras tienen que estar expuestas a la vista y el paciente debe cogerlas de manera espontánea. Para mayor comodidad se puede comprar o elaborar a medida un mueble o soporte para que estén ordenadas y bien visibles.

Con todas estas figuras tan diversas, jugando y colocándolas en diferentes escenas sobre la caja de arena, el paciente irá representando de forma inconsciente una simbología que después tendrá que interpretar el especialista.

Terapia con caja de arena

Pasos del método

  1. Preparar la caja aplanando la arena y asegurándose de que todo esté en orden.
  2. Presentar el juego al paciente indicándole que tiene plena libertad para colocar las figuras que quiera dentro de la caja de arena y que puede crear las historias que desee, moviendo la arena, creando montones o esparciéndola por toda la caja. Podrá cavar, remover la arena, sacarla, mojarla con agua, aplastarla… pero en silencio en todo momento.
  3. El profesional solo mira y observa, no dirige la escena ni juzga lo que va viendo. La interpretación de la caja de arena se hará posteriormente tras escuchar al paciente. Al final del proceso, el profesional puede tomar fotografías para analizarlas después con todo detalle.

La terapia de la caja de arena para niños

La caja de arena para niños es una terapia ideal porque todavía no son capaces de expresar con exactitud lo que les ocurre y, por eso, es utilizado a menudo en contextos escolares. El juego en la caja de arena permite a los niños elegir personajes, crear escenarios y roles y colocar las piezas de una forma determinada. Todo ello les lleva a hacer una representación simbólica de su realidad interna sin casi darse cuenta.

Las escenas que van tomando forma en la caja de arena son comparables a las imágenes simbólicas que se desarrollan en los sueños. Otro beneficio de esta técnica infantil con arena es que se trata de una actividad en la que participan todos los sentidos. Por una lado, se aplica la vista para elegir las figuras y las manos para cogerlas y colocarlas pero también se utiliza la mente, la imaginación y el raciocinio. Se obtiene así un contacto muy profundo con el interior del niño.

Además, lo bueno de la terapia con caja de arena para niños es que la abstracción generada en el paciente con respecto a lo que le rodea le permite desarrollar la escena con libertad, creatividad y calma, sin inhibiciones ni temores que le frenen. Y así lo hacen los pequeños, que se encuentran completamente sumergidos en el juego y se olvidan de todo lo demás.

Interpretaciones de la caja de arena

Los resultados de esta terapia con caja de arena puede ser muy variados y admiten múltiples interpretaciones por lo que hay que tener en cuenta infinidad de posibilidades antes de llegar a conclusiones. Así, en un artículo publicado por ADEPAC, la Asociación de Psicología Analítica de Colombia con el consentimiento y supervisión del terapeuta de sandplay Martin Kalff, hijo de Dora M. Kalff, se reúnen diversas consideraciones en la aplicación de esta terapia con arena.

Por un lado, en el artículo, se incide que en la interpretación de la terapia de la caja de arena debe tenerse en cuenta el contexto externo del paciente así como su historia clínica, ya que la misma escena en dos personas distintas tendrán significados diferentes. Por otro lado, añaden estos (entre otros) aspectos:

  • El terapeuta tiene que analizar minuciosamente tanto las miradas, gestos de desaprobación, tristeza o sonidos que emite el paciente al realizar las escenas y colocar cada figurita y si las pone rápido o lentamente. Cualquier reacción emocional es importante y todo debe quedar registrado.
  • Es relevante cómo se utiliza el espacio, es decir la caja, si los elementos están amontonados o si quedan sitios vacíos. Con esto se evaluará el balance interno del paciente. En ocasiones las personalidades tímidas e introvertidas ocupan solo una pequeña porción de la caja disponible.
  • Los colores predominantes en la configuración de los escenarios de la caja de arena también tienen un significado. Por ejemplo, el uso de muchos colores pueden señalar vida mientras que la ausencia de color puede indicar retraimiento al interior.
  • Hay que observar qué figuras se colocan y cómo se relacionan entre ellas, si siguen un determinado orden o si están de forma caótica. Si hay alguna en soledad o enterrada en la arena puede dar pistas de cómo se siente el paciente respecto al mundo que le rodea.
  • Es importante también detectar el movimiento. Si personas o animales van hacia un muro, o se presenta un río que no tiene salida, por ejemplo, puede simbolizar las emociones bloqueadas. También si se muestran luchas o escenas de violencia.
  • La terapia de la caja de arena no debe entenderse como algo aislado y debe formar parte de un proceso. Cada creación tiene que relacionarse con las escenas anteriores y las posteriores para ir valorando si ha habido una evolución en el paciente.

terapia con arena

Qué consigue esta técnica

Con la terapia de la caja de arena el psicólogo consigue que el paciente deje libre la mente, los problemas, y profundice en su inconsciente. Es ahí cuando el terapeuta consigue analizar el trasfondo buscando en sus recuerdos la existencia de traumas infantiles, problemas o miedos que pudieran condicionar sus trastornos actuales.

Pero la representación no solo le da una visión del inconsciente por medio de la lectura de la escena de la caja (esquema no verbal), sino que además puede valorar cómo establece las relaciones entre las figuras de su representación (psique) por medio del estudio del simbolismo y del presimbolismo presentes en la mente del paciente adulto o niño. Tras la representación, suele intentarse un acercamiento con el paciente para hablar de lo que ha creado, siempre que este quiera, sin forzarse, con total libertad.

Muchos expertos indican que la ventaja de esta técnica de la caja de arena es que con él se pueden tratar problemas como adicciones, psicosis, fobias, situaciones de riesgo, ansiedad, depresión, soledad, abandono o tristeza, pero afirman que no siempre da buenos resultados ni se puede emplear para el tratamiento de cualquier trastorno emocional.

Por ello mismo, algunos profesionales apuntan que esta terapia con arena resulta útil cuando existan problemas de autoestima, déficit de atención, duelo, acoso escolar, violencia de género o psicológica, maltrato, problemas de conducta, traumas infantiles, abusos, etc.

Lo que parece quedar claro, y es en lo que coinciden los expertos, es que la terapia de la caja de arena te acerca al inconsciente de una persona y, por tanto, se puede evaluar o rastrear el origen del problema que presenta. Una vez llegados a este punto, debe ser el propio psicólogo el que valore si la caja de arena es por sí solo el mejor modo de tratar ese problema o si es necesario el apoyo de otros métodos terapéuticos.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

Kalff, D.M, (1985) Sand-play. Sigo Press,U.S.

Schaefer, CH.E. (2010) Play Therapy for Preschool Children, APA

Campo, A.J. y Ribera C. (1989) El juego y los niños y el diagnóstico: La hora de juego. Paidós Psicometría y Psicodiagnóstico. Barcelona- Buenos Aires.

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapia cognitivo-conductual