Acceso centros Añade tu centro gratis

Thigh-gap, el último trastorno del físico entre los adolescentes

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Muchas adolescentes arrastradas por las imágenes de las modelos en ropa interior y por la competitividad social, quieren tener los muslos más separados. Este último grito se conoce como thigh-gap.

30 JUL 2013 · Lectura: min.
Algunas adolescentes acaban sufriendo trastornos alimentarios para conseguir su ideal de belleza. Foto de Guillermo de Ciria, Psicólogo.

Muchas adolescentes arrastradas por las imágenes de las modelos en ropa interior y por la competitividad social, quieren tener los muslos más separados. Este último grito se conoce como thigh-gap.

Para ello hacen dietas muy restrictivas y ejercicios absurdos. Hemos indagado en el tema ya que numerosos padres nos han comentado en la consulta de Clínica Garoz sus preocupaciones sobre cómo pueden afectar estas prácticas a sus hijos.

Los médicos afirman que la separación entre los muslos se deriva de la morfología propia de cada uno. Es cierto que con ejercicio y dieta se puede tonificar el cuerpo en general, pero no podemos cambiar nuestra constitución. Existen numerosos videos donde se promocionan métodos infalibles para conseguir esa separación, por lo que muchas chicas se obsesionan y frustran porque piensan que no se esfuerzan lo suficiente y que, por ello, no llegan a conseguirlo.

Este hecho puede conllevar problemas más graves como un trastorno de alimentación. Es muy fácil actualmente subir videos a Internet, el poco control que existe por parte de los padres y de las autoridades hace que jovencitas y niñas retroalimenten estas obsesiones.

Podemos ver niñas de incluso 8 ó 9 años escondidas en sus cuartos grabándose y comentando cómo a través de practicar ciertos ejercicios y dietas, pueden conseguir llegar a sus ideales de cuerpo. Los padres tienen la responsabilidad de trasmitir valores a sus hijos, explicándoles que el cuerpo no es algo que tengamos que modificar para un fin, sino que es un valor en sí mismo.

Hay que buscar un equilibrio entre el cuerpo y la mente donde el estar sanos nos proporciona una calidad de vida. ¿Somos conscientes del momento en que nuestras niñas/os se convierten en preadolescentes? ¿Sabemos reconocer las emociones que tienen?

Si no sabemos lo que sienten, si no sabemos lo que convive a su alrededor, lo que ven en Internet, quiénes son sus ídolos, sus amigos, etc. ¿Cómo pretendemos inculcarles valores?

La adolescencia es una etapa de muchos cambios donde los padres tenemos que estar alerta y aprender a saber trasmitir los valores que verdaderamente son importantes.

Escrito por

Clínica Garoz

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre bulimia