Trabajar la parentalidad, prevenir la depresión postparto

Las terapias centradas en la parentalidad en el período perinatal están destinadas a la tríada padres-bebé, en ellas se abordan las fantasías y las ansiedades ante el nuevo rol de padres.

2 OCT 2015 · Lectura: min.
Trabajar la parentalidad, prevenir la depresión postparto

Trabajar la parentalidad, prevenir la depresión postparto

El pasado 17 de septiembre con motivo de la inauguración del curso académico de la SEP, tuvimos ocasión de escuchar a la psicoanalista suiza Nathalie Nanzer que estuvo en Barcelona para presentar su libro, recientemente publicado, La depresión postparto (Ed. Octaedro) ; una excelente obra sobre el cúmulo de emociones, ansiedades, inquietudes y preocupaciones más o menos inconscientes que se movilizan en la madre ante su nuevo rol.

En la conferencia, la doctora Nanzer, del Hospital Universitario de Ginebra, nos habló de su trabajo con mujeres que habían sufrido Depresión Postparto. A lo largo de años de actividad clínica, descubrió que las terapias padres-niño ayudaban tanto a los niños, a superar los trastornos funcionales que presentaban, como a sus padres a salir de la depresión en la que estaban sumidos desde el parto.

De esta manera, cuenta Nanzer, surgieron las terapias centradas en la parentalidad en el período perinatal. Unas terapias, destinadas a la tríada padres-bebé en las que se abordan las fantasías, los temores, los sentimientos, las ansiedades y las expectativas alrededor del nuevo rol de padres de la joven pareja.

El trabajo se centra en las representaciones mentales que la pareja de progenitores tiene sobre sí mismos y sobre el propio bebé, en tanto padres, representaciones que han sido construidas, en base a las experiencias que ambos tuvieron como hijos y la idea que pudieron hacerse de sus propios padres, que es a lo primero a lo que una pareja joven recurre ante las ansiedades e inseguridades que les despierta su flamante maternidad y paternidad.

La terapia trata de higienizar al máximo la relación padres-niño que empieza a funcionar desde el momento mismo de la concepción, para tratar de descontaminarla de esas construcciones con el objetivo de que los padres puedan relacionarse lo mejor posible con el bebé, al que todavía apenas conocen pero al que ya han ido inevitablemente proyectando expectativas, deseos y temores.

Las terapias centradas en la parentalidad nos parecen un recurso interesantísimo, de un incalculable valor para la salud de la incipiente familia, que puede darse en cualquier momento de la relación padres/hijos, pero que obviamente cobra toda su potencia preventiva cuando se realizan alrededor de la etapa perinatal.

Creemos que tienen un gran futuro y un enorme camino por recorrer en nuestra sociedad actual. Se trata de acompañar a los padres en el apasionante e inquietante viaje que han iniciado, ayudarles a enfrentarse a sus propios miedos y experiencias como hijos para que puedan encontrarse a sí mismos como padres, hacer su propio camino, dejando atrás prejuicios y roles preconcebidos que les permita aceptarse a sí mismos y al hijo que acaban de concebir.

Escrito por

Alfonso Salmerón Muñoz

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre depresión