Acceso centros Añade tu centro gratis

Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El Trastorno de Ansiedad Generalizada se define como una ansiedad y preocupación excesiva y constante, que altera significativamente la calidad de vida de la persona.

10 MAY 2016 · Lectura: min.
Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

Criterios de diagnóstico

Según las clasificaciones internacionales del DSM-IV el Trastorno por Ansiedad Generalizada se entiende como:

Ansiedad y preocupaciones excesivas (anticipación aprensiva), que se produce durante más días de los que ha estado ausente, durante un mínimo de seis meses, en relación con diversos sucesos o actividades (criterio A).

Esta "anticipación aprensiva" significa cuando uno prevee que algo malo y perjudicial va a pasar, sobretodo a miembros importantes para esa persona. Esta constante aprensión es muy característico y significativo de este trastorno, ya que se vive con mucha angustia.

Las personas diagnosticadas con este trastorno les resulta muy difícil controlar su estado interno (criterio B) y éste no está relacionado con un hecho específico, cómo en las fobias, si no que es un estado general (Criterio D).

Pueden presentar uno o varios síntomas: inquietud, impaciencia, dificultad en concentrarse, irritabilidad, tensión muscular, alteraciones del sueño, etc. (Criterio C).

Varios estudios han sacado a la luz que entre un 7% y un 9% de la población europea sufre este trastorno, datos muy importantes a tener en cuenta.

Cómo afecta a la vida de la persona

Dejando los criterios de diagnóstico a un lado y centrándonos en la vivencia personal, el Trastorno de Ansiedad Generalizada afecta gravemente la calidad de vida de las persona, resultando muy invalidante. Se convierte en una manera de afrontar la vida, de la cual la persona está atrapada y no consigue salir.

La angustia es constante, desde que se levanta hasta que se acuesta. Cualquier acontecimiento representa un peligro potencial para su integridad. La ansiedad les mantiene en un estado de alerta constante, como si tuvieran la certeza que en cada esquina hubiera un peligro acechando.

Se observa cómo la persona se siente incapaz de hacer frente a los acontecimientos estresantes, cómo si sintiera que los hechos le ocurren sin que ella pueda hacer nada al respecto. Esta sensación de vulnerabilidad sobrepasa los recursos existentes y deviene en la creencia de no tener desarrolladas las herramientas personales para hacer frente a lo que pudiera pasar.

¿Por qué no buscan ayuda psicológica?

Uno de los hechos más comentado por la gente que sufre este trastorno es acostumbrarse a vivir así. Este es un trastorno que va incidiendo poco a poco, incrementando el grado de ansiedad en pequeñas dosis. A diferencia de otros trastornos que conllevan cambios bruscos, éste se caracteriza por ser gradual. Les dejo una pequeña metáfora que lo escenifica muy bien:

Si pones una rana el una olla con agua hirviendo, la rana en seguida notará el peligro y saltará en seguida. En cambio, si la pones en una olla con agua a temperatura ambiente y vas incrementando poco a poco su temperatura, la rana no reacciona y se va acomodando a la temperatura hasta que finalmente muere.

Así, cómo en el cuento de la rana en la olla, uno no se da cuenta que está llegando a un límite difícil de sobrellevar.

Una terapia psicológica encarada a solventar estos síntomas es vital para su resolución, así como aprender de dónde viene y nuevas maneras de interactuar con los hechos estresantes de su vida.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Nuria Arrebola - Psicóloga

Deja tu comentario

últimos artículos sobre ansiedad