MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Trauma: como vivir si has sufrido algo que no puedes olvidar

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Sin embargo, no hablamos de una herida cualquiera: es una herida emocional que permanece y se cronifica.

28 jun 2017 · Lectura: min.
Trauma: como vivir si has sufrido algo que no puedes olvidar

La propia palabra que lo define ya es en si misma esclarecedora: no es de extrañar, pues su origen griego está en el significado "herida".

Sin embargo, no hablamos de una herida cualquiera: es una herida emocional que permanece y se cronifica. Generalmente, esa herida viene producida por haber vivido algún acontecimiento muy desagradable, aunque también puede ocurrir que no es necesario que sea uno mismo quien lo viva: podemos sufrir las consecuencias de esa herida simplemente al ver como a otra persona, real o ficticia, le ocurría algo muy desagradable.

A la hora de valorarlo, y sobre todo de tratarlo, tenemos que ver el trauma como un conjunto de síntomas y respuestas que la persona realiza, en situaciones concretas. Resumiendo, sabemos que sufrimos un trauma y tenemos un problema por ello cuando:

  • A) Has vivido una situación límite y/o sobrecogedora, o has sido testigo de ella.
  • B) Posterior a ello, experimentas malestar psicológico intenso en numerosas y variadas formas (ansiedad, insomnio, pesadillas, intranquilidad, tensión, problemas de concentración, depresión...)
  • C) Haces esfuerzos muy costosos para evitar o suprimir ese malestar psicológico (esto puede llevarte a no dormir para no soñar, a no salir a la calle para evitar sentirte inseguro, o a mantenerte hiperactivo para no dejar que la mente te recuerde cosas desagradables).

Es a ese conjunto de A, B y C lo que solemos llamar como trauma, aunque realmente el trauma tan sólo correspondería a la primera parte, es decir, el acontecimiento traumático. Lo demás corresponde a lo que conocemos como respuesta al trauma, y es algo perfectamente normal.

¿Estás diciendo que experimentar malestar intenso y hacer esfuerzos para no sentirlo es normal?

Sí, estoy diciendo que, dado el episodio traumático ocurrido, es normal que cualquier persona en la misma situación, que lo haya vivido tal y como uno lo ha vivido, desarrolle ese malestar intenso e intente por todos los medios deshacerse de ello. Eso es, en gran parte, inevitable.

Y digo en gran parte porque hay cosas que se pueden evitar, y cosas que no. Suele ser una mala inversión dedicar tu esfuerzo a reducir o eliminar cualquier recuerdo o malestar relacionado con el trauma; para que eso funcionase tendríamos que cambiar el pasado, y eso no es posible: la solución al trauma comienza de hecho en este punto.

No podemos cambiar lo que ocurrió, y tampoco podemos cambiar (a corto plazo) la manera en que nos afecta: pero sí que podemos cambiar lo que nosotros hacemos con ello.

¿Cómo se hace eso?

Existen procedimientos psicológicos de probada eficacia científica que tienen éxito duradero, y permiten que la persona que acude a terapia vea poco a poco sus avances.

Si una persona ha pasado por una situación traumática y su vida está deteriorada, el tratamiento debe enfocarse en ayudar a que la persona recupere su vida, y el centro de su atención no sea el malestar: cuando la persona empieza a contactar de nuevo con su vida y centra toda su atención en las cosas que le importan (sus relaciones sociales, su trabajo, sus aficiones, su familia o su pareja), todo el malestar causado por el trauma es mucho más llevadero, y poco a poco empezará a importar menos.

En otras palabras: la persona estará ocupada viviendo su vida en el presente, dejando de vivir en el pasado de su trauma o en el futuro de su miedo.

Como siempre, ¡gracias por leer mi blog!

Escrito por

Clínica Psicología José Olid

Deja tu comentario