Acceso centros Añade tu centro gratis

Una menor holandesa se suicida con la autorización de sus padres

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Noa Pothoven, de 17 años, decidió poner fin a su vida con la autorización paterna tras años de sufrir las consecuencias psicológicas de tres abusos sexuales.

6 JUN 2019 · Lectura: min.
Una menor holandesa se suicida con la autorización de sus padres

La holandesa Noa Pothoven, de 17 años, ha decidido acabar con su vida tras no poder lidiar con las consecuencias psicológicas de abusos sexuales que sufrió cuando era niña.

La joven había padecido hasta tres casos de violencia sexual: sufrió abusos con 11 y 12 años y, con 14, fue violada por dos hombres, según publica el diario holandés 'Gelderlander'. Esto le provocó serias consecuencias psicológicas, como estrés postraumático, depresión y anorexia. La joven solicitó eutanasia pero le fue denegada, por lo que decidió dejar de comer y beber, lo que ha terminado provocando su muerte.

Adiós en redes sociales

Noa Pothoven es conocida en los Países Bajos por haber escrito una autobiografía que se titula "Winnen of leren" ('Ganar o aprender'), donde reconoce que fue víctima de abusos sexuales y agresiones cuando era más pequeña. La holandesa incluso se despidió de sus seguidores en la red social Instagram anunciando que había decidido poner fin a su vida: "No me voy a andar con rodeos: voy a estar muerta como mucho en diez días. Tras años de lucha, la mía ha terminado. Por fin voy a ser liberada de mi sufrimiento porque es insoportable. No me intentéis convencer de que esto no es bueno. Es una decisión bien considerada y definitiva", escribió en la citada red social.

Pothoven solicitó en diciembre de 2018 la eutanasia pero le fue denegada por ser demasiado joven. Según la ley holandesa, la eutanasia puede solicitarse a partir de los 16 años pero los padres han de estar informados si el solicitante es menor de edad. Esto no ocurrió según el citado periódico holandés ya que la joven ocultó los abusos "por vergüenza y miedo" y se acercó a una clínica de La Haya para solicitar la eutanasia.

Ante la negativa, decidió tomar la decisión de dejar de comer y beber y terminó falleciendo rodeada de de sus padres, amigos y sus seres queridos. Su padre y su madre, así como el equipo médico, acordaron no obligarla a ser alimentada.

No superó los problemas psicológicos derivados de los abusos

En los últimos años de su vida, había sido ingresada en hasta tres instituciones de atención a menores. Su madre denunció que su hija debía estar en un centro psiquiátrico pero que debido a las largas listas de espera, no fue posible. La joven había escrito en su libro que su vida no tenía ningún significado tras no poder superar los problemas psicológicos desde que sufrió los abusos. 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

Últimos artículos sobre Actualidad