Acceso centros Añade tu centro gratis

Voy a dejar de fumar... Voy a hacerlo, ¿verdad?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Plantearse dejar de fumar puede tener varias intesidades, intentos, éxitos y fracasos. ¿Estamos preparados para cambiar una conducta como es fumar?

25 JUN 2019 · Lectura: min.
Voy a dejar de fumar... Voy a hacerlo, ¿verdad?

Una conversación cualquiera con uno de mis pacientes (en este caso mujer, 57 años):

- He decidido dejar de fumar

- Me parece bien -le indico yo. Es paciente afectada de esclerosis múltiple y, además, diagnosticada hace años de trastorno bipolar-. Para tu EM le vendrá bien. Para tu bipolar tendrás q avisar a la psiquiatra que dejas de fumar.

Me mira como si me hubiera salido una segunda cabeza al lado de la actual (mirada característica de algunos de mis pacientes cuando les indico algo que no les encaja, no les gusta, no lo esperan o creen que no está indicado para ellos).

- El día 1 de julio tengo visita con la unidad de tabaquismo. Vamos a ver si lo consigo…. A la psiquiatra, ¿para qué?

- Me parece una fecha perfecta para dejar de fumar, 1 de julio. Tienes que avisar a la psiquiatra por si debe ajustar tu medicación cuando hayas dejado de fumar. Ella tiene en cuenta todas estas cosas… Igual que la avisas cuando has recibido cortisona por tus brotes de EM.

Vuelve a mirarme como si me hubiera vuelto loca.

- El día 1 voy de visita… no quiere decir que deje de fumar.

- Es una bonita fecha – vuelvo a remarcar-. Está bien que tengas una fecha que puedas recordar.

- ¿Y qué hago yo sin fumar? A veces necesito tener algo entre los dedos…

- Unas llaves, un bolígrafo, una fruta, una pelota de goma antiestrés, a tu perrita, un trapo del polvo, un libro, el periódico…

Y otra vez esa mirada….

No sé que pensaréis vosotros, pero el éxito de esta intentona no creo que acabe consolidado.

Existen diferentes estudios sobre la motivación de fumar con el grado de dependencia a la nicotina. Este 2019 se han lanzado 2 estudios referenciados en la revista Elsevier. Uno publicado por responsables de diferentes servicios de neumología, encabezados por el profesor Granda-Orive. En dicho artículo se concluye que no hay relación entre dependencia a nicotina y la motivación de dejar de fumar, al menos con los instrumentos con que midieron ellos este índice.

El segundo estudio está realizado por el departamento de psicología clínica de la Univ. de Santiago de Compostela, con el profesor Elisardo Becoña. Intentaban encontrar diferencias entre personalidad y adicción al tabaco.

Según en palabras en la presentación de su estudio en redes sociales del propio E. Becoña "Los factores implicados en el abandono del consumo de tabaco y en el mantenimiento de la abstinencia son múltiples. En este estudio publicado en Personality an Individual Differences hemos analizado el papel del aburrimiento en el mantenimiento de la abstinencia". Parece que aliviar el aburrimiento es una de las razones por las que se mantiene el consumo de tabaco.

Bien es cierto que la problemática de mi paciente va más allá del mero aburrimiento. Tiene más motivos y factores que afrontar que no el simple aburrimiento. Pero es un fragmento esclarecedor que fundamenta, sin pretenderlo, el estudio de la Univ. de Santiago.

Buscando rutinas positivas, alejándose de las negativas

Me indicaréis, que por qué pienso que no llegará a buen puerto el planteamiento de dejar de fumar por parte de mi paciente. Encontrar alternativas de actividad en su vida, establecer rutinas "positivas" y mantenerlas es algo en lo que estamos trabajando, no sólo por su EM sino también por su trastorno bipolar. Es algo que le ayudará a mantenerse estable anímicamente y además ayudará en su rehabilitación física para la EM. Son fundamentales las rutinas.

Fumar es una de las rutinas "negativas" que tiene establecidas y que hay que cambiar. Hay múltiples estudios sobre EM que indican que hay mejor pronóstico de la enfermedad si se deja de fumar. Pero, por el contrario, tenemos en el fumar un elemento apaciguador en su enfermedad clínica (bipolar). Puede que sea efecto placebo, puede que sea dependencia… Aún hay estudios que están mirando qué relación hay entre el propio trastorno bipolar y la adicción a la nicotina.

El hecho es que si situamos en la rueda de cambio a mi paciente (modelo transteórico de Prochaska y Diclemente) apenas está en la fase de contemplación (considera y rechaza el cambio o la necesidad de cambio). Está más inducida por el entorno y los profesionales que la tratamos que no por ver la necesidad de dejar de fumar por y para beneficio propio. Ella misma en su comentario sobre que sólo es la primera visita a la unidad de tabaquismo ha puesto la primera piedra para avanzar, pero aún le quedan pasitos por realizar…

¿En qué fase os encontráis vosotros en dejar de fumar?

  • Precontemplación: son los otros y no uno mismo quién tiene la necesidad de cambio
  • Contemplación: vemos la necesidad de cambio pero no estamos seguros
  • Preparación: empezamos a hacer los primeros pasos para intentar cambiar
  • Acción: nos ponemos manos a la obra par realizar el cambio que queremos
  • Mantenimiento: mantenimiento en el tiempo del cambio operado
  • (Posible) recaída: volvemos a realizar el comportamiento que habíamos cambiado.

Dependiendo de en qué fase nos encontremos, sabremos si vamos a tener éxito. Y, si hemos conseguido el éxito, no nos sintamos culpables si recaemos… Nadie nos dijo que las cosas fueran fáciles, y menos dejar algo que creemos que nos ayuda y nos da "felicidad".

¿Hablamos?

Escrito por

Sandra Sánchez Linkedin

Psicóloga nº colegiado: 22173

Sandra Sánchez lleva más de 20 años haciendo formación de adultos (formación continua y reciclaje profesional). Está especializada en formación en atención al cliente y al paciente. Lleva más de 10 años en la Asociación de Esclerosis Múltiple del Baix Llobregat (donde lleva a cabo tanto terapias individuales como grupales) y miembro de Esclerosis Múltiple España.

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre ansiedad