Acceso centros Añade tu centro gratis

Yo eso no, que engorda

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Es cierto que ser mujer y preadolescente es un factor de riesgo para desencadenar trastornos de la conducta alimentaria, pero no son los únicos.

1 OCT 2015 · Lectura: min.
Yo eso no, que engorda

Una de las frases más temidas por padres de hijas pre-adolescentes es "De eso no como que engorda".

Es cierto que ser mujer y preadolescente es un factor de riesgo para desencadenar trastornos de la conducta alimentaria, pero no son los únicos. Muchos de nosotros, en conversaciones distendidas, hablamos de "anorexia" y "bulimia" sin saber muy bien la diferencia, o nos alarmamos cuando nos dicen que la "obesidad" es un trastorno mental, incluso nos sorprendemos al saber que existe el "Trastorno por atracones" o la novedosa "drunkorexia". Parece que es un tema que, de cara al verano, todo el mundo comenta en la piscina o en las discotecas, y del que conviene tener claro los riesgos que entraña, ya que ha duplicado su incidencia en los últimos 10 años. En esta primera aproximación nos centraremos en dar unas breves nociones básicas de cada trastorno para, en futuros artículos, profundizar un poco más en cada uno.

La "Anorexia Nerviosa" es un rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando edad y talla, acompañado de un miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso (incluso estando en infra-peso). Normalmente esta enfermedad conlleva alteraciones en la propia percepción de la figura, exageración de la importancia del cuerpo en la autoevaluación y negación de los peligros del bajo peso. En mujeres adultas es frecuente la pérdida del periodo (amenorrea). La Anorexia Nerviosa puede ser de dos tipos:

  • Restrictiva: Dieta, ayuno y ejercicio. Este subtipo son más perfeccionistas, rígidos, hiperresponsables y con sentimientos de ineficacia.
  • Purgativa o Compulsiva: Recurren regularmente a atracones o purgas. Es más frecuente verlo y suele tener historia familiar de obesidad y/o sobrepeso previo al trastorno. Son muy impulsivos, frecuentes depresiones, más sensibles emocionalmente hablando y, a veces, conductas adictivas.

La "Bulimia Nerviosa" se caracteriza por la presencia de atracones recurrentes (ingesta de grandes cantidades de alimentos en un espacio reducido de tiempo, acompañado de la sensación de pérdida de control sobre la ingesta) seguido de conductas compensatorias inapropiadas y repetidas con el objetivo de no ganar peso. La Bulimia Nerviosa puede ser de dos tipos:

  • Purgativa: Provocación del vomito, uso de laxantes, diuréticos o enemas…
  • No purgativa: Ayuno, ejercicio físico intenso…

Como vemos, en ambas se pueden dar las mismas estrategias para conseguir la tan ansiada pérdida de peso. Una de las muchas diferencias es que la Anorexia Nerviosa siempre existe infrapeso, mientras que en la Bulimia Nerviosa es posible que exista normopeso. Por otro lado, la Bulimia Nerviosa es más frecuente, tiene mayor distorsión de la imagen, mas patrones alimentarios alterados y mayor riesgo de enfermedades mentales (depresión, obsesiones, intentos de autolesión, suicidio…)

Ambas son enfermedades de inicio insidioso (dieta restrictiva en la adolescencia) y de larga duración por regla general, con tratamientos prolongados que requieren de equipos multidisciplinares (enfermeras, psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales…).

La "Obesidad" supone una excesiva acumulación de tejido adiposo. Se consideran obesas a las personas cuyo Índice de Masa Corporal (peso en kg/ altura en m2) se sitúa entre 30 y 40. La obesidad mórbida establece el punto de corte un IMC superior a 40. Los problemas médicos derivados de esta enfermedad son múltiples y de alto riesgo en su mayoría (artrosis, apnea del sueño, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, hígado graso no alcohólico, problemas cardiovasculares, respiratorios, etc.), pero iguales o peores son las consecuencias psicológicas y sociales. La sociedad mira a las personas con obesidad y emiten un juicio de valor muy tajante "están gordos porque comen, que dejen de comer". La obesidad es una enfermedad que está provocada por algo más que una falta del control de los impulsos o una mera apetencia por los alimentos. Tiene graves consecuencias sobre la esfera socio-laboral de quien la padece, sobre su autoestima, su autoimagen, sus proyectos vitales, su personalidad y estilos de afrontamiento.

El "Trastorno por Atracones" es un trastorno que se encuentra a medio camino entre la Bulimia Nerviosa y la Obesidad. Consiste en la presencia de atracones recurrentes (habitual en el caso de la obesidad), frecuentemente por la noche, en ausencia de conductas compensatorias inapropiadas (en la Bulimia Nerviosa si las hay). Este trastorno es más frecuente que todos los anteriormente descritos, y tiene un fuerte componente emocional (falta del control de impulsos, altos niveles de ansiedad…).

La "Ebriorexia o Drunkorexia" es un trastorno de nueva aparición, consistente en dejar de comer, con el fin de compensar las calorías que aporta el alcohol, de tal forma que éste se convierte básicamente en la única fuente de calorías con las que se sustenta la persona. Además del consumo de bebidas alcohólicas, son frecuentes los atracones seguidos de purgas (provocación del vómito). Este trastorno es frecuente en mujeres de entre 18 y 30 años, aunque no exclusivamente. Tiene graves consecuencias entre las que se encuentran el deterioro neuronal, la pérdida de conciencia o distorsión de la realidad, conductas violentas, aislamiento social…

Todos estos trastornos son muy frecuentes en la sociedad occidental, y suponen un grave problema para la salud mental y física de quienes lo padecen. Por ello es importante seguir una dieta equilibrada, hacer ejercicio moderado y llevar una vida sana en todos los aspectos. Igual de importante es que, si detectamos cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados o tenemos sospecha de que nosotros mismos o alguien de nuestro entorno puede estar bajo el yugo de un trastorno de la conducta alimentaria, nos pongamos en manos de los especialistas para evitar el empeoramiento y la cronificación de los síntomas.

AQUIRA PSICÓLOGOS (Madrid)

Ana Gómez Mensayas

Ana Martín Hernández

Yo eso no, que engorda
Escrito por

Aquira Psicólogos

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre bulimia