Acceso centros Añade tu centro gratis

Ansiedad o Esquizofrenia? Ya no sé qué pensar, estoy en las últimas...

AndresCAndresC
editado 19 de January en Ansiedad

Hola a todos.


No sé si alguien se tomará la molestia de leer esto para luego hacer un comentario

al respecto, pero me ayudaría muchísimo, la verdad.


Ahora estoy en un momento de mi vida en el que pienso que realmente me he vuelto loco.


Nosé ni como comenzar. Creo que tardaré bastante en escribir esto, aunque el resultado final parezca corto.


Ahora mismo, mirando en retrospectiva, haciendo un análisis psicológico de toda mi vida, me he dado cuenta de que creo que nunca he estado muy cuerdo.


Ahora intentaré de forma cronológica, explicar de la forma más clara posible todo lo que me ha ido pasando, desde el primer problema que recuerdo, hasta el actual (obsesión con tener ESQUIZOFRENIA), para saber si tienen algún tipo de conexión con mi problema actual.


Antes de nada, mi edad: 20 años


-         2008


Tenía tan solo 8 años. Unos amigos/conocidos de la familia me preguntaron si quería salir con ellos a dar una vuelta. Les dije que no.


Razón: Pensaba que me iban a secuestrar, o algo así.


-         2013 o finales de 2012


-         Consigo mi primera consola e inicio una vida sedentaria. Me podría pasar hasta meses sin salir de casa, sobre todo en verano. Solo quería jugar, jugar y más jugar. Cuando no podría jugar, simplemente no hacía nada


-         Primer contacto con el Trastorno Obsesivo Compulsivo. (Cabe decir que todo lo que digo

es autodiagnóstico.).


Antes de dormir, no podría parar de pensar en que me dejé la puerta de la nevera o de

la entrada abierta, así que siempre que se me venía a la cabeza eso salía a revisar.


Actualmente muy rara vez me ocurre.


Otro caso:


Cuando había un objeto cerca de la mesa/mueble en el que estaba la televisión tenía que quitarlo sí o sí, aunque no interfiriese en la televisión.


Actualmente ya no me pasa. Esto duró muy poco.


Otro caso:


Antes de dormir, se me venían imágenes mentales de yo asfixiando a un familiar con la almohada mientras estaba durmiendo. Me aterrorizaba mucho el hecho de que se me fuera la cabeza y llegara a ese punto, e incluso me daban ganas de hacerlo. En una ocasión, cuando dormía (dormíamos los 2 en la misma habitación) se me ocurrió para calmar esa ansiedad ponerle la almohada durante 1 segundo en la cara. Después de hacer eso, es como que desaparecieron todas esas imágenes e ideas de mi cabeza. Nunca tuve nada personal con ese familiar, es más, lo amo.


No me volvieron a aparecer imágenes así hasta años después.


Otro caso:


Cuando la gente me dejaba la casa sola y decidía masturbarme, iba a revisar la casa por si me habían gastado una broma y se habían escondido para espiarme o que habían puesto cámaras. No estaba firmemente convencido de que así fuera, pero no podía evitar pensar en ello. Con el paso de los años se me fue esta idea.


-         2014


Aquí comenzó mi primera gran obsesión y depresión. No es mi intención ofender a nadie con lo que voy a decir a continuación. Aunque parezca una tontería, me obsesioné con la posibilidad de ser homosexual. De un día para otro, sin motivo, no paraba de repetir en mi cabeza “No soy gay”. Estuve varios meses sufriendo una ansiedad horrible, con náuseas y lloros, suplicando ayuda a Dios.


Se me fue con el paso del tiempo, pero duró casi un año.


-         2015


Vuelven las imágenes mentales y la ansiedad desencadenada por ello, pero esta vez mucho más fuertes, y relacionadas con asesinatos y familia. Me dio esto después de leer por internet a alguien que le pasaba eso. Ni de broma volví a hacer la prueba del 1 segundo. Me tranquilicé después de investigar por internet de que había más gente a la que le ocurría, pero después me obsesioné con la esquizofrenia al leer un comentario por internet de que era eso lo que le pasaba a la gente como yo.


Ahí es cuando descubrí esa enfermedad y me puse a investigar obsesivamente sobre ella. Vídeos, artículos, foros… llegó un punto que me sabía de memoria todos los síntomas, pero hubo uno en especial que me obsesionó de verdad: las alucinaciones.


Todo lo que veía, oía, tenía que grabarlo con el móvil para asegurarme de que no era una alucinación. Una vez me obsesione con que los silbidos que oía de la gente eran alucinaciones.

Tantísimo me obsesioné con ello que incluso llegaba a escuchar silbidos incluso cuando no los había.


Pasó el tiempo, y la obsesión de la esquizofrenia se me fue, aunque esta fue la que me dejó más marcado, de tal manera que incluso meses y años después me seguía preguntando si algunas cosas eran alucinaciones, pero no de forma tan obsesiva.


Otra obsesión del mismo año:


Cuando estaba en el instituto, de un segundo para otro me dio un ataque de ansiedad (nadie lo notó) y cuando me hablaba la gente me empezaba a sonrojar, a poner nervioso, a sudar, e incluso a llegar a sentir de que me daban espasmos en el cuello. Se me cortaba la respiración.... A partir de ahí desarrollé una ansiedad social, que hasta hoy día sigue perdurando.


Otra obsesión, del mismo año.


Una de las tantas veces que me masturbé usando el teléfono móvil, se me ocurrió la idea de que es posible que me hayan grabado mientras estaba en el acto por la cámara de mi móvil, un hacker. La obsesión evolucionó a tal punto que llegué a pensar en que me hice viral, que toda la gente de internet y de la calle me conocía por ello. Incluso en el instituto, cuando había un grupo de gente

mirando un vídeo desde un mismo teléfono, pensaba que estaban mirando “mi vídeo”. También pensé en que mi familia y amigos lo sabían y que me ocultaba la verdad. Muchas veces muchos comentarios los malinterpretaba y pensaba que se referían a lo del "vídeo". Llegué a pensar también que los amigos que me invitaban a sus casas lo hacían para reírse de mí, y ponían cámaras ocultas.


Nunca me lo llegué a creer al 100%, solo eran un bombardeo de ideas que iban acompañadas de dudas, pero que aún así me hacían sentir fatal. La obsesión al cabo de un tiempo desapareció totalmente. 


·        2016


Nuevo año, nuevos problemas.


Comencé a tener problemas familiares muy fuertes con alguien en concreto. Un día hablé

mal de él a sus espaldas y resulta que él estaba detrás de la puerta escuchando. Días después me lo echó en cara en una discusión muy fuerte. Me dejó tan traumatizado que hasta a día de hoy me afecta. Ya no podía hablar mal de él con nadie porque pensaba que me estaba escuchando, en cualquier parte, aunque fuera en la casa de un amigo. Se me cortaba la respiración y sentía taquicardia cuando un amigo intentaba hablar sobre ello conmigo. Hoy en día me sigue afectando, no con él (ya no lo veo más), sino con otros familiares, aunque no me hayan hecho nada, siento que no puedo hablar de ellos a sus espaldas con alguien más porque siento que se van a enterar de ello, ya sea porque me hayan hackeado el móvil o idioteces así. Esto tampoco me lo creo al

100%, pero estos pensamientos me bombardean y me da mucha ansiedad y taquicardia cuando surge un tema así con alguien más.


Otros casos:


Se me venían a la cabeza ideas extrañas acompañadas de ansiedad y que no duraban mucho, como por ejemplo que mi madre me envenenaba la comida, que mi familia hablaba mal de mí a mis espaldas o que se reían de mí. Evidentemente jamás estuve firmemente convencido de estas ideas, siempre estaba el "y si ?"., y desaparecían a los pocos días. Jamás me quitaban el sueño.


Otro caso:


Un amigo me dejó un móvil porque el mío se me había roto. Era un muy buen amigo y muy buena persona, pero no sé por qué me entró la idea "y si me lo ha dado hackeado para espiarme"?. Esta idea no duró ni 2 días. Le dí las gracias y acepté el regalo, y cuando lo usaba no volví a pensar en ello.


Otro caso:


En mi habitación había un agujero en la pared, así que se me ocurrió la posibilidad de que hubiera una cámara allí escondida. Después de revisar el agujero no volví a pensar en ello.

Comentarios

  • AndresCAndresC
    editado 19 de January

    ... continuo aqui por falta de espacio...


    ·        2017

    Este no fue un mal año, pero seguían habiendo obsesiones y baja autoestima.


    Me obsesioné con que la gente me juzgaba y me miraba mal por la calle por mi acné

    grave.


    También una vez cuando estaba con mi hermana en la misma habitación, ella usaba el teléfono

    móvil, y la cámara de su móvil apuntaba hacia a mí. Entonces se me ocurrió con un ataque de ansiedad que si me estaba grabando. Como había confianza fui y se lo pregunté, haciendo parecer que incluso se lo decía de broma. La obsesión al rato se fue.


    ·        2018


    Las ideas e imágenes mentales extrañas volvían.


    Cuando se me acercaba mi profesora, tenía miedo de que se me escapase un puñetazo hacia ella, así sin sentido y sin motivo. Tenía una ansiedad brutal. Al acabar el curso me cambié de colegio, y no me volvió a pasar más casos así.


    ·        2019


    Cuando no entendía algunas cosas, se me pasaba por la cabeza de que tenía retraso

    mental. Esta obsesión todavía está presente, pero va disminuyendo.


    Otro caso:


    Hace unos meses vi un vídeo normal, en YouTube, donde había una persona narrando una historia poniendo imágenes y tal, lo típico, hasta que de repente puso un efecto de risas, y no sé, en ese momento, aunque yo sabía en el fondo que no era así, sentí que se estaban riendo de mí... Yo sabía que era imposible y estaba totalmente consciente de ello, pero aún así sentí esa incomodidad y no pude evitar quitar el vídeo.


    Aunque tuve problemas con el bullying, aclaro que no me dejó traumatizado ni nada parecido, estoy seguro.


    Después de esto me pasó un par de veces y ya está.


    Poco tiempo después me obsesioné con la idea de que cuando la gente en un vídeo de YouTube miracaba a la cámara, en realidad me estaban mirando a mí. Yo sé que en el fondo en el fondo eso no es verdad, pero es como si mi cerebro así lo sintiera. Se me corta la respiración y se me acelera el pulso muchísimo cuando

    pienso en esto.


    Cuando miraba una película, sentía una incomodidad, como que algo me iba a pasar. Todavía no sé como explicarlo, pero me daba mucha ansiedad.


    Un día mientras estaba durmiendo (antes me tomé un café bastante fuerte porque necesitaba estudiar) tenía miedo de que me diera un ataque cardíaco, o que de la nada empezara a escuchar voces. Me levanté de la cama y me fui corriendo al baño, casi a vomitar.


    Una vez, cuando estaba en mi centro de estudios fui al baño. Al salir me dio un ataque de ansiedad por la idea de que las chicas me estaban mirando y juzgando, así que volví a entrar en el baño y esperé a que se fueran.


    Luego no sé ni como, pensando en todo esto que me ocurrió este ultimo año, volví a pensar en que tengo esquizofrenia... pero esta vez poniéndome de verdad en el lugar de un esquizofrénico, pensando en que se ríen de mí, en que casi todo de lo que siento y oigo son alucinaciones...


    Hace poco, escuché el sonido del teclado de donde está mi ordenador. Se me ocurrió que podía haber sido mi hermana, pero poco después pensé en que podía haber sido una alucinación, así que fui a preguntárselo. Cuando me dijo que no había sido ella, casi me da un paro cardíaco... me intento consolar pensando en que ha sido otro ruído parecido y que me había hecho pensar en que había sido el teclado...

    También esta misma noche, justo antes de dormirme, estando en trance, escuché una voz que sonaba casi al lado y muy real que decía "No, no". Era de un hombre, parecida a la de un familiar, así que al despertar, es decir, hoy, fui a preguntarle que si había sido él el que había dicho eso. También me dijo que no. Intento consolarme pensando que estaba soñando, que había sido un vecino, pero no puedo más, no se cuánto va a aguantar mi cabeza, definitivamente creo que se me ha ido la cabeza, del todo...

  • PizzpirettaPizzpiretta

    Hola, la verdad que acabo de leer todo tu post y me he sentido muy identificada.


    No soy médico ni nadie para dar un diagnóstico, sólo una persona a la que le pasaba de niña casi exactamente lo mismo que a ti.


    No estés preocupado porque creo que muchas de las cosas que piensas es normal pensarlas.

    Lo de temer hacer daño a alguien, me parece muy normal. Creo que eres muy consciente de la capacidad de matar de un ser humano.

    Es posible, ocurre a diario, sólo que tú y yo y la gente ansiosa, somos más conscientes de esa posibilidad. Tenemos miedo de nosotros mismos,de nuestras reacciones.

    Me parece más sensata una persona que tiene miedo a hacer daño a otras que una persona que no lo tiene pero tiene ataques de rabia, por ejemplo.


    Respecto a ser espiado, también de niña creía lo mismo.

    Creo que también es normal temer eso y más hoy en día porque todos somos susceptibles de serlo. No sé si lo vistw, pero hay una foto por Internet del creador de Facebook en el que se ve cómo la cámara de su ordenador está tapada.

    Que sepas que si eres espiado tienes la razón de tu parte en un juicio.

    Me gustaría decirte que esas cosas no pasan, pero pasan, muchas personas ,sobre todo mujeres, son chantajeadas con vídeos que sus parejas graban en secreto y muchas de esas personas llegan a suicidarse.

    Tapa las cámaras mientras estás en la intimidad contigo mismo, te dará tranquilidad.

    Y si alguien te llegase a grabar y ridiculizar por algo sexual, échale huevos y denuncia. La gente te apoyaría a ti.


    Envenenamiento y secuestro?

    Me pasaba lo primero. Temor a ser envenenada por un familiar en concreto, porque era bastante consciente de que estaba hasta los huevos de la situación familiar.

    Lo segundo no, sí que temía agresión por parte de unos vecinos mayores.

    Sabes qué? Que en este caso (el del envenenamiento y la agresión) venía por culpa de mi familia. Siempre hablaban mal de esos vecinos, siempre ponían noticias de sucesos donde alguien mataba a alguien, siempre contaban con pelos y señales cómo había muerto alguien. Era horrible. Viendo todo eso crees que posibilidad y probabilidad es lo mismo, y no lo es.


    Lo de ver un video en YouTube y sentirme incómoda jamás me pasó, pero a mi YouTube me pilló con 20 años ya y esos miedos superados.


    Creo que nuestro problema es la ansiedad. Una ansiedad enorme.

    A mi me empezó con 6 años y mi ambiente familiar nunca me ayudó, lo que hizo que empeorase.

    Pero según creces te das cuentas que esos pensamientos a veces son irracionales. Tú mismo te estás dando cuenta ya.


    Analiza la situación tú mismo, eres quien mejor se conoce, quien mejor conoce su ambiente familiar... No culpes a nadie, porque quizás quien te crió tuvo unas experiencias jodidas también, pero entiende de dónde vienes y de qué ambiente (en mi caso de una familia que siempre habla de desgracias, con creencias supersticiosas y religiosas).


    Sí puedes, ve a un psicólogo. Te ayudará a desahogarte y a comprender que ciertos pensamientos son normales.


    Ah! Y que te pillen hablando mal de alguien es una putada, a todos nos ha pasado.

Accede o Regístrate para comentar.
Nuevo hilo

Categorías