MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Mi marido tiene dudas de si me quiere como pareja

Realizada por maria. 14 ago 2015 1 respuesta  · Terapias de pareja

Hola; he de organizar bien los datos para exponer correctamente mi situación, espero hacerme entender correctamente.

Primera parte: En agosto del 2014, estuve dos semanas haciendo jornadas en mi trabajo de unas 11 horas ininterrumpidas (mi trabajo requiere mucha atención y organización, y lo paso ante un monitor). Después de este periodo de horas extras, nos íbamos de vacaciones, mi sorpresa fue, que justo al día siguiente de mi último día de trabajo, durante mi primer día de vacaciones, me empezaron a dar una especie de mareos, que nunca me llevaban a perder la consciencia, pero, me incomodaban muchísimo, no era capaz de centrarme; a esta dolencia no le presté excesiva atención, y nos fuimos de viaje, una vez en destino, al día siguiente, empecé a sentir sensaciones extrañas, como de agobio, continuaba con mis mareos, y decidimos ir a un hospital, me dijeron que todo estaba bien, y que todo podría ser a causa de estrés acumulado. Volvimos de vacaciones, y empezó el colegio de mis niños, y con ello, los deberes, actividades extraescolares,… y por supuesto, mi trabajo laboral, que como mínimo es de ocho horas diarias; los mareos persistían y se añadió, palpitaciones, angustia, pérdida de sueño, pocas ganas de continuar…

En noviembre, aproximadamente, ante una crisis de ansiedad en mi trabajo, era incapaz de centrarme, con lo necesaria que es la concentración en mi trabajo, tuve que dejar de trabajar, e irme a casa, y decidí ir al médico de cabecera, le expliqué la situación, le indiqué que estaba viendo la vida desde un prisma distinto, todo muy cuesta arriba y complicado, y me indicó, que queremos ser super mujeres, y finalmente nos cargamos demasiado, y terminamos cayendo, me mandó unas pastillas y me dijo, que si volvía a sufrir una crisis semejante a la vivida, que me tomase una, y que si llegaba a necesitar tomar tres pastillas (es decir, llegaba a sufrir tres crisis más) que volviese y que valorábamos. La doctora me dijo, que debía salir a la calle, no llevar todo, y compartir tareas.

Me refugié en ayudar a mis niños, con sus estudios, me cargué se positivismo, y me costó mucho, pero en semana santa de este año, ya lo tenía casi superado. Perdí los mareos, volvía a tener ilusión, etc.

Segunda parte: A finales de mayo, después de unos meses notando que mi marido (con quien llevo casada 13 años), está susceptible en muchas conversaciones, y me reprocha a menudo, le pregunto, qué es lo que ocurre, que últimamente no pasa si una, me dice que ha perdido la conexión que teníamos, me quedé rota, no me lo esperaba. Me dijo entre lágrimas, que necesitaba organizar su cabeza, que no me quería decir más, que por favor no le preguntase más, que no me quería hacer daño, le indiqué que yo acababa de salir de un agujero y lo había conseguido, que no se preocupase, que lo conseguiría, no le gustó saber que no había contado con él en ese mal trago, le expliqué que lo tuvo que ver él, pues mi actitud y aptitud estaba muy hundida, y que si no fui pesada indicándole mis sensaciones, fue para no preocuparle.

Con el paso de los días, yo al no entender, inevitablemente le seguía preguntado, y después de bastantes conversaciones (sin gritar, de forma civilizada la mayoría), la conclusión de todas ellas es que se ha dado cuenta de que no le hago caso, que tomo mis decisiones sin contar con él, que cuando me habla no le escucho (el ejemplo más claro, es que me pidió que no le preguntase, y yo seguí preguntando), que me ha dado todo lo que podía para tenerme feliz, y por el camino dejó de lado actividades, que necesita intimidad, que necesita tratar con personas que no tengo por qué conocer yo y contar con mi confianza, que es feliz con los niños, pero no lo es conmigo, que nunca me ha sido infiel, y que me quiere y desea.

Le digo, que para que pueda centrarse, estoy dispuesta a irme de casa, darle tiempo, me indica, que NO, que quiere hacerlo conmigo al lado, que se hunde si me voy. Yo también he dejado cosas de lado, pero no se lo digo, porque lo hice con todo mi amor, elegí mi marido y mis hijos, elegí mi familia, yo he vivido momentos de estrés y cansancio pero nunca los achaqué a mi marido; yo he perdido amistades por falta de comunicación aunque sea por tfno.; hace tiempo que no sé qué es intimidad, tampoco la he pedido, me gusta y apetece contar con mi marido en toda faceta de mi vida; me dice que no le escucho, y que no le hago caso. En ocasiones pueda ser que sí, pero, siempre estoy abierta a compartir puntos de vista, y cada uno tiene su criterio, y creo que no tienen porqué coincidir, con todo eso, en muuuuchas ocasiones he seguido sus consejos, o he hecho lo que me ha dicho, pues, confío en él y en sus claras ideas, aunque él crea que no es así.

Desde que estamos en esta situación, su móvil es casi intocable, y cuando lo deja a la vista, borra los chat que no quiere mantener a la vista, este hecho no lo sé porque le haya cogido el móvil y lo ojease (nunca le miré el móvil), lo sé pues, hace poco fui al médico, ya que llevo con insomnio desde que estamos en esta situación, y al contar la situación a la doctora, le indico que soy conocedora del por qué sufro de insomnio, y es porque, mi marido se va de casa a tirar la basura o a dar un paseo, por la noche, y vuelve tarde, ha llegado a volver a las 03:00 de la madrugada (esto viene ocurriendo desde que estamos en esta situación, nunca antes lo hizo), y no soy capaz de dormir hasta que está en casa y después de su llegada ya no duermo y paso la noche recordando cada palabra de mi marido. Le indiqué que se va por la noche, para tener tiempo de intimidad, de desconexión (que es lo que él me dijo), me insinuó algo así como ¿tanto tiempo?, y me hizo dudar, de verdad, estoy hecha un lío, y esa noche, en su salida, le vi conectado al whatsapp, y cuando llegó, me armé de valor y le dije, que creo que la sinceridad, da confianza, y la confianza da libertad y que si es sincero conmigo, no tendría inconveniente en mostrarme el whatsapp, se molestó muchísimo y me dijo, que si ese era el espacio que le quería dar, le dije, que necesito volver a tener la confianza que tenía antes (antes jamás dudé). Me mostró el móvil, y no había chats guardados desde hacía tiempo. Le dije, que no entendía porque los había borrado, me dijo que no quiere mantenerlos en el móvil.

Yo confío en él, y deseo seguir con él, le quiero, estoy orgullosa de él, y él lo sabe, seguimos conviviendo, pero, no quiere que le pregunte cómo se encuentra, si ha cambiado su situación con respecto a mí, él no se acerca a mí de modus propio, no me acaricia, no me besa, soy yo, quien se acerca, y le da besos (que él SI corresponde, pero no a varios), soy yo quien le hace caricias, y le abraza (pero no me abraza, le tengo que colocar yo los brazos a mi alrededor), esto es muy doloroso.

No me deja ayudarle, pues dice que no quiere que yo haga nada, me pide paciencia, pero, paciencia. ¿cómo? Le dije, que tengo la impresión de que se ha creado un muro, que puesto que no me deja que le ayude, ha de romperlo él solo, pero que si no se acerca a mí, es complicado, me dice que antes veía todo lo positivo y ahora ve todo lo negativo, aunque sabe que de mi boca no pueden salir malas intenciones, ve que yo sin querer no le sigo, no le hago caso. Le he explicado, que todo en la vida tiene su positivo y su negativo, si te empeñas en ver lo negativo, siempre va a ser negativo, que me tiene al lado, que tan solo tiene que estirar el brazo, y que yo estoy que me deshago porque me toque, que la felicidad la tiene en casa, no solo con los niños, sino conmigo también, que es él el que no quiere verla, no quiere sentirla.

Su trato conmigo en casa, tiene altibajos, hay momentos en los que le siento cerca, hay otros en los que, está demasiado lejos. Recientemente, me volvió a decir que no es feliz. No sé si debo marcharme, aunque sean unos días, no sé qué hacer. Ya no le pregunto cómo se ve en nuestra relación, ya no le intento ayudar a salir de ese bache, el entra y sale de casa cuando lo necesita, le hablo o intento hablarle como si no pasase nada, le hago cosquillitas por la noche, que le gustan mucho, le acompaño, aunque hay veces que me contesta brusco porque mis palabras se las lleva al lado negativo, o me muestra, un: cuantas veces te he dicho…

Mientras tanto, he empezado a correr un poco, aunque no me gusta, pero, necesito sentirme bien conmigo misma.

Tercera parte: última oportunidad; le pregunté si ha valorado el que sienta que tiene formado un muro, me dice no que tiene ningún muro, que me quiere, y yo siempre contaré con él, pero no sabe si me quiere como pareja, pensé que terminaría en ese momento, pero me dijo, que vamos a dejar pasar un poco más de tiempo, que le perciba, y que si siento que algo no le apetece, que le deje, que no insista.

Dice que tenemos realidades distintas, y creo que es cierto, pero porque yo veo todo de forma positiva, y él se lo lleva a la negativa, por ejemplo, llevo unos días diciéndole, que por la noche, podíamos dar un paseo, pues creo que es bueno que hablemos y nos acerquemos, y él lo que me dice es, que si yo sé que por la noche sale a dar un paseo para desconectar, que le quiero quitar ese tiempo, le indico, que es compatible, que salimos a dar un paseo y después él que salga solo, me dice que siempre tengo justificaciones para todo y no le gustan mis justificaciones (pero, no son justificaciones, es que yo también necesito hacerme entender y expresarme).

Me dice que es muy complicado conmigo, que le es difícil explicarse para que me entere, que vuelvo a sacar el tema y no le dejo hueco, cuando, a diario, cuando mis días transcurren: salgo de trabajar, voy a por los niños, los llevo a casa, mi marido está descansando en la cama, y yo voy a acompañarle el tiempo que le queda de descanso, y después, él suele salir de casa a hacer recados y yo me voy con los niños al parque, y así se pasan las tardes; lo que le pido, es un intervalo de tiempo para hablar, para intentar conectar, pero, él cree que le estoy quitando su tiempo de soledad.

Le he propuesto el irnos un fin de semana solos, me dice que ya veremos. Me lo ha dejado muy claro, el problema es, que no le hago caso, que cuando necesito ayuda cuento con él, pero también cuento con mis padres y finalmente es a ellos a quien hago caso (cosa que no sé cómo decirle que no es así , que quien sabe todo de mí es él, y por ello, es de quien más hago caso, pues a mis padres no les cuento mis problemas, necesidades,...), y él se ve en segundo plano, me dice que es como si se estuviese viendo desde fuera y siente que no tiene las riendas de su vida y necesita cogerlas, que se ha cansado de hacer todo de forma que yo me sienta feliz y ya no quiere seguir así (yo también he modificado mi vida y cuando se lo digo, me dice que no estamos hablando de mí).

Yo le quiero, deseo, amo, y siempre le he visto como parte de mi persona, siempre fuimos uno, y yo jamás le limité, ni él me limitó a mí, tanto él como yo, fuimos dejando de lado actividades. Los niños tan pequeños, mi trabajo, la casa, el cole... me han tenido muy absorbida, pero es cierto, que cuando pasé el bache este invierno pasado, algo ocurrió en mi cabeza, un cambio, que me ha dado otra visión, y me hizo ver que las cosas las hago yo complicadas, que no hay nada tan difícil, que la vida se ha de llevar poquito a poco y así se anda largo, y se va disfrutando por el camino de todo lo que se acontece, y empecé a respirar con libertad, con exactamente mis mismas tareas, mi misma familia, mi mismo trabajo, una sensación de tranquilidad me quedó, por poco tiempo, pues a las semanas, mi marido me plantea la situación que tenemos ahora.

Él dice que yo no tengo el problema, que el problema es él y que necesita tiempo y que necesita que yo sea natural, y con mi naturalidad, él verá y valorará, si realmente cumplo las expectativas que él necesita para ser feliz (le dejo espacio, le hago caso,...) y que verá finalmente qué camino coge y lo hablará conmigo.

Le he explicado, que yo intento vivir con él con naturalidad, pero inevitablemente, esa naturalidad se ve truncada, pues no le siento cerca, y apenas pasamos tiempo juntos, y eso me limita a mí, que ha de tener en cuenta que sacar conclusiones cuando la situación no es real, es complicado, que tal vez, si él se acercase a mí, ambos nos podríamos dejar llevar con más facilidad.

Espero haberme explicado con claridad para que se vea la situación. ¿Podéis ayudarme? ¿Podéis ayudarnos?

Me da mucha pena, pues, hemos sido un equipo siempre, y algo ha ocurrido en la cabeza de mi marido, que ha hecho que todo se tambalee. Agradezco unas palabras.

ayuda , actitud , agobio , amistades

Mejor respuesta

Hola amiga,
Lamento la situación que describes ya que te supone dolor y dudas, y las dudas llevan a la ansiedad, a huir del presente en busca de algo que nos dé seguridad sobre el mundo en el que vivimos. Y justo él, que es parte importante en ese mundo de seguridad, es quien se aleja...
Creo que adolece de una falta de diferenciación. Este concepto se refiere a la capacidad de ser uno mismo en presencia de los allegados. Cuando formamos una familia, con frecuencia los límites se desvancen, y la sensación de ser uno mismo se pierde en favor de ese Nosotros que se crea. Ello no es malo (más bien, necesario para llevar la familia adelante al mnos durante un tiempo), pero sí hay mmentos en que el Yo individual reclama su espacio. No es ncesariamente un espacio físico, es una capacidad psicológica de permitirse el derecho a sentir, decidir y actuar por uno mismo, y sólo puede aprenderse al lado de las personas que amamos.
La situación que a ti te queda es complicada puesto que no eres tú quien tiene la ncesidad. Sólo decirte que trates d hacer lo mismo buscando tu propio espacio, no yendo a sondearle, ni preguntarle, tratando de encontrar tu camino personal. Sólo puede buscarte aquel que nota que te has ido. Desde el respeto a su ncesidad y a las tuyas, y con honestidad. A esto me refiero con ser franca con lo q desearias, pero que entendiendo q estar ahi te hiere, vas a replegarte, no vas a buscarle y que cuando sepa que quiere te lo haga saber. Que de momento estàs ahí para lo que ncesite. A vces no actuar es la acertada actuación. Y si, las cosas no cambian y no te sientes feliz en la relación, tú también tienes la capacidad de ponerle fin. A vces las cosas cambian y nos empeñamos en que vuelvan a ser como antes, pero cmo antes nunca seran porque esto sucedió y dejó su huella. Igual que con tus crisis de ansiedad que te dieron un prisma mejor del mundo, esta crisis en la pareja puede ser una oportunidad para el crecimiento de la misma, y de cada uno, sea cual sea el desenlace.
Suerte y un abrazo

¿Te ha resultado útil?

No

¡Gracias por tu valoración!

Preguntas similares

Ver todas las consultas
Dudas sobre si quiero a mi pareja

12 respuestas, última respuesta el 11 Abril 2014

De repente siento dudas sobre si quiero o no a mi pareja

4 respuestas, última respuesta el 01 Diciembre 2016

Dudas lo que quiero y siento con mi pareja

7 respuestas, última respuesta el 17 Febrero 2014

Pensamientos y dudas sobre si quiero a mi novio

1 respuesta, última respuesta el 15 Marzo 2017

No sé si quiero a mi marido

2 respuestas, última respuesta el 06 Noviembre 2018

Tengo dudas de si quiero o no a mi novia

1 respuesta, última respuesta el 13 Marzo 2018

Miedo y ansiedad, no sé si quiero a mi pareja

2 respuestas, última respuesta el 30 Septiembre 2016

Mi pareja no sabe si quiere seguir conmigo

1 respuesta, última respuesta el 12 Julio 2016

No sé si quiero o no a mi pareja

1 respuesta, última respuesta el 19 Febrero 2019