Acceso centros Añade tu centro gratis

Tecnologías y niños, ¿una necesidad creada?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

En el mundo globalizado en que vivimos y totalmente dominado por la tecnología (ocio, trabajo, casa...) ¿es posible educar a nuestros hijos ajenos a ella?

31 ENE 2019 · Lectura: min.
Tecnologías y niños, ¿una necesidad creada?

Resulta llamativo, si tenemos en cuenta el contexto descrito, pensar en educar a nuestros hijos sin que tengan contacto con dispositivos multimedia y con la tecnología en general.

Hay tablets preparadas para los más peques de la casa, muy atrayentes, con vivos colores; móviles de juguete que simulan a los de "papá y mamá"; miniordenadores con sonidos varios que aparecen tras apretar diferentes botones. Pero ¿realmente son tan necesarios? ¿podemos escapar a las garras de la tecnología tan presente en nuestro día a día? ¿han llegado a crearnos una necesidad que realmente no existe?

¿Necesidad real o creada?

El experto neuropsicólogo Álvaro Bilbao explica que no es necesario que los niños comiencen a utilizar pronto estos dispositivos. Realmente están pensados para que su uso sea intuitivo y sencillo, si una persona mayor que no ha crecido en un mundo tecnológico sino que ha tenido que adaptarse a él, es capaz de navegar por internet cómo no va a serlo un bebé que crece rodeado de tecnología. Además, esto representa un peligro y es que el contenido de los vídeos, juegos y demás aplicaciones dirigidos a niños suele ser de rápida respuesta ante una interacción mínima, es decir, tocando un botón nos dan un premio de inmediato, que suele ser bastante llamativo con sonidos y luces de colores. Esto puede generar la creencia de que todas las necesidades de nuestros hijos serán satisfechas al momento y con un mínimo esfuerzo, lo que va en disminución de la tolerancia a la frustración.

En los talleres de "Escuela de Familia" que impartimos desde 27 Metas son continuas las dudas al respecto del uso de las tecnologías en los más pequeños. Así mismo, muchas veces aparece el argumento de que "la tecnología está presente en nuestras vidas queramos o no, móviles, televisión, internet…, es imposible mantener a los niños alejados de todo eso". Es más, he llegado a escuchar que no es bueno mantenerlos al margen ya que, cuando llegue el momento de utilizarlo, no sabrán hacerlo. Nada más lejos de la realidad, resulta un argumento para intentar autoconvencernos de nuestros hábitos y justificarlos, además de ayudar a nuestro cerebro a verlo como un tema inevitable contra el que no se puede hacer nada, ni siquiera intentarlo.

Es cierto que es muy difícil evitar que nuestros hijos estén en contacto con la tecnología, en casa podemos controlarlo más, las decisiones las tomamos nosotros. Pero desde el momento en que pasan tiempo con otras personas, quedan al cuidado de educadores en escuelas infantiles, de otros familiares… Todos estos escenarios escapan a nuestro control y no es raro ver a los abuelos cómo se divierten viendo a su nieto o nieta pasándolo genial con un vídeo de dibujitos. Pero sí podemos controlar parcialmente la exposición y el número de horas.

El tiempo sí importa

En un estudio realizado por el pediatra Peter Winterstein, sobre la influencia de las horas de exposición a la televisión en el rendimiento cognitivo de niños de 5 a 6 años los resultados son demoledores. La imagen habla por sí sola, dibujos de niños de la misma edad pero con 1 hora de exposición diaria a la televisión y otros con 3 horas o más. De acuerdo que 3 horas diarias de televisión es una sobreexposición brutal, pero desgraciadamente no es algo poco habitual, al menos en la población española. Según el estudio ANIBES de la Fundación Española de Nutrición, descontando las horas de uso de internet para los estudios, el 48.4% del total de participantes (niños y adolescentes españoles de 9 a 17 años) pasan más de 2 horas diarias delante de una pantalla.

untitled-526.jpg

Queda claro que algo no estamos haciendo bien dejando a los niños y niñas libre albedrío en el uso de móviles, tablets y ordenadores. Es importante establecer unas normas de común acuerdo en la unidad familiar desde el inicio. ¿Qué podemos hacer como padres, madres y educadores con la tecnología y nuestros peques?

  • Tiempo de exposición controlado, para los preescolares 15 minutos al día es más que suficiente, puede ser algo más en niños a partir de 4 años, en ningún caso más de 45 minutos.
  • No instaurarlo como un hábito, no hace falta que todos los días se vea la tele sí o sí, hay que tener "días libres", al igual que momentos para el aburrimiento.
  • Siempre con vigilancia parental, revisar el contenido, verlo con ellos para explicarles lo que sucede.
  • Contenidos adaptados a la edad.

De los consejos dados anteriormente, quizá los que más cueste seguir sean el de vigilar el contenido y verlo con ellos, ya que muchas veces darles la opción de ver televisión o jugar con el móvil nos sirve para poder realizar alguna tarea que con ellos no es posible (cocinar, por ejemplo). Junto con no tener miedo a los momentos para el aburrimiento porque es en estos momentos en los que aparece la imaginación, una estupenda herramienta que la tecnología está atrofiando. Es necesario que los niños y niñas aprendan a aburrirse para tener un "plan b" y contar con recursos para afrontar el aburrimiento. Es tentador darles la tablet y que se entretengan, porque además son las ocasiones en las que "no hay niño", momentos de calma para unos padres que a veces sienten que sus recursos educativos y lúdicos están agotados. Pero, pensemos a medio/largo plazo si ese momento de liberación para nosotros tendrá algún fruto positivo para nuestros hijos, en algunos casos será que sí, pero cuando se convierte en algo recurrente y habitual debemos empezar a desconfiar de su beneficio.

Enlaces de interés:

http://kinder-undjugendarzt.de/download/angesagte_beitraege/Medienkonsum_und_Passivrauchen_bei_Vorschulkindern_BS.pdf

https://www.fen.org.es/anibes/archivos/documentos/ANIBES_numero_13.pdf

Tamara Moreno (27 Metas)

Psicóloga

Escrito por

27 Metas - Psicología & Coaching

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología infantil