¿Cómo dejar a mi pareja?

Dejar a alguien es un paso duro y difícil que a veces nos vemos obligados a dar y muchas veces dudamos de si lo hemos hecho bien. Hoy explico cuál es la mejor manera de enfrentarse a ello.

17 ABR 2018 · Lectura: min.
¿Cómo dejar a mi pareja?

Partimos de la base que dejar a alguien es una tarea dura y difícil. Cuando la persona que tienes a tu lado te trata bien, te quiere y no ha habido problemas graves entre vosotros este paso es más difícil aún, porque sientes que no quieres hacerle daño pero tampoco quieres seguir en una relación que por tu parte ves que no funciona.

Son muchos los motivos que te pueden llevar a tomar esa decisión, algunos pueden depender de la otra persona (por ejemplo, ha descuidado las atenciones hacia ti, se ha enfocado demasiado en los hijos y se ha olvidado de la relación de pareja, pasa mucho tiempo con los amigos y poco contigo, etc) y otros pueden depender exclusivamente de cómo te sientes tú. Quizás ya no sientes amor, la relación se ha desgastado y apagado demasiado o tus intereses han cambiado.

En función de lo que esté sucediendo hay que valorar las posibles actuaciones, ya que lo que no es justo para nadie es andar dejando y volviendo con la pareja. Eso os hará daño a los dos y dañará más aún la relación que tenéis.

Así que lo primero de todo es valorar si tienes claro o no la decisión. Si crees que la relación aún se puede salvar porque hay cosas que si tu pareja cambiara volverías a tener ilusión, quizás es momento de plantearlas (evidentemente no aspectos de su personalidad, no se trata de cambiar a la persona, sino cosas que antes fueran diferentes y que se haya producido una modificación que a ti no te agrade). No postergues esta conversación, explícale como te sientes, que estás al límite pero que consideras que si se cambiaran ciertos aspectos aún se podría hacer algo por mantener la relación. Matiza y clarifica todo aquello que necesites que cambie y deja que la otra persona exprese sus peticiones y valore si lo que le pides lo puede intentar cumplir. Si tu pareja no puede hacer ese esfuerzo, entonces es momento de plantear la ruptura y si lo intentáis pero no lográis una mejora, podéis intentar una terapia de pareja y si ésta no funciona, plantear la ruptura sentimental.

Una vez tienes claro que quieres romper,

¿Cuáles son los pasos a seguir para romper la relación de pareja?

  1. Hazlo cuanto antes: Comunícaselo lo más pronto que puedas. Hay personas que tienden a "dar señales" de que la cosa no anda bien. Esas señales lo único que harán será alargar la agonía y empeorar vuestra relación. Una ruptura que podría ser amistosa se puede nublar y teñir si se empieza a discutir, estar frío/a y distante o hacer cosas que sabes que le van a doler para que se decepcione.
  2. Hazlo tú y no esperes que sea él/ella quien te deje: A veces la gente deja de preocuparse por la relación o incluso la sabotean para que sea la otra persona quien tome la decisión. Sé valiente y si tú no quieres estar en la relación, enfréntate a ello en lugar de esperar que sea la otra persona quien lo haga. Te puedes sorprender del nivel de aguante de tu pareja y el desgaste emocional que podéis tener ambos no traerá nada bueno.
  3. Hazlo en persona: No hagas lo que no te gustaría que hicieran contigo. ¿a que tú agradecerías que la persona con la que has compartido tu vida diera la cara y te dijera lo que piensa y siente a la cara? Pues haz lo propio. Queda con él/ella y enfréntate a la decisión de tú a tú.
  4. Busca el momento y lugar adecuados: El momento perfecto no existe, pero intenta decírselo en un lugar privado o solitario, cuando no tengáis prisa y sobre todo cuando no estén los niños delante. Busca el momento para vosotros dos donde podáis hablar largo y tendido y podáis expresar vuestras emociones sin vergüenza o miedo.
  5. Sé sincero/a pero hazlo con tacto y escucha a la otra persona: Exprésale lo que te sucede, lo que te ha llevado a tomar esa decisión y que es una decisión firme pero dura para ti. Evita culpabilizarle de todo y escucha la opinión que tenga la otra persona o las dudas que te muestre. Di lo que te ocurre pero tampoco entres en grandes detalles. Los detalles importan cuando se busca resolver pero en este caso la decisión está tomada, por lo que una explicación general es mejor para que no se sienta peor de lo que ya se debe sentir.
  6. Evita generar una discusión en esa conversación: El objetivo es comunicar tu decisión, no entrar en debate de quien tiene la culpa de la ruptura o quien se ha equivocado más. Si ves que la cosa se encamina hacia la discusión, comunícale que le ves nervioso/a y que quizás necesita un tiempo para procesar lo que está pasando. Proponle retomar la conversación cuando se haya calmado y pide que sea él/ella quien te diga cuándo puede hablar.
  7. Haz de la despedida algo amistoso pero que no dé pie a confusión: Quizás tú quieres mantener la amistad con tu ex-pareja y se lo puedes proponer, pero tienes que respetar que la otra persona necesite un tiempo para poder superar el duelo y plantearse si quiere una amistad o no contigo (y tendrás que respetar su decisión). Además, recuerda que tú tienes clara la ruptura pero la otra persona quizás no, así que evita las despedidas con besos o incluso con relaciones sexuales que pueden anular todo lo que le has dicho verbalmente y hacerse falsas ilusiones o generar una relación tóxica.
  8. Distánciate durante un tiempo: Avísale de que vas a distanciarte de él/ella para permitirle que se recomponga lo más pronto posible y que sea él/ella quien te avise cuando haya pasado un tiempo prudencial si quiere seguir teniendo una amistad. El contacto telefónico o presencial puede dar pie a confusiones, así que evita esos problemas y márcale si es necesario. Si tenéis propiedades o hijos en común, es importante tramitar lo antes posible la separación y el acuerdo entre ambos. Si lo tienes claro, cuanto antes se haga todo, mucho mejor.

Pero sobre todo, recuerda que lo más importante es tener clara la decisión y si no la tienes, intenta antes de nada agotar todos los cartuchos. Piensa en perjudicarle lo menos posible y actúa en base a lo que crees que necesita la otra persona, al fin y al cabo ha sido y quizás seguirá siendo alguien muy importante en tu vida.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918
Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Sandra Breit

    Hice todo eso y no se va de mi casa....no se que mas hacer

últimos artículos sobre terapias de pareja