Tus emociones son como niños, necesitan que les hagas caso

​A mí también me sorprendió cuando lo leí por primera vez, pero te aseguro que te ayuda a verlo todo más claro.

3 ENE 2022 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Tus emociones son como niños, necesitan que les hagas caso

Las emociones son maravillosas y es una suerte tenerlas porque te dan señales de lo que te está pasando, te dan energía, te ayudan a adaptarte a la situación que estás viviendo, son como un termómetro porque te muestran tu estado interno, te ayudan a pedir deseos, necesidades y te protegen del peligro para que tengas una larga vida, entre otras cosas.

Las emociones tienen una gran influencia en estas funciones del cerebro tan valoradas en nuestra sociedad como la memoria, la atención, el razonamiento y sobre todo en la toma de decisiones, porque no es lo mismo tomar una decisión desde la valentía que desde el miedo.

Si te das cuenta son una asignatura pendiente en las escuelas, seguro que tomaríamos mejores decisiones si escucháramos más a nuestras emociones. Realmente son increíbles porque te mantienen vivo, te dan el entusiasmo necesario para conseguir tus objetivos, en definitiva, te ayudan a vivir.

Como te digo, tus emociones son como niños, necesitan que les hagas caso, si te avergüenzas de sentirlas o no les haces caso, vuelven con más fuerza, como ellos, gritan más y llaman más tu atención hasta que te sacan de quicio.

La clave está en honrar tus emociones y tú me dirás: "qué quiere decir honrar mis emociones", pues debes sentirlas profundamente hasta que ya no sea necesario, solo así lo superas y solo así disminuyen su intensidad.

Te pongo un ejemplo, imagina que sientes celos hasta explotar, te propongo esta emoción porque la mayoría de las personas no reconoce sentir celos, dan cualquier excusa porque saben que no es bueno sentir celos, pero las emociones no son buenas ni malas, son las que son. Lo importante es no avergonzarse, piensa que esto le pasa cada día a la gente aunque no lo reconozca, haz el ejercicio y siente los celos, siente la emoción, ya sé que duele, pero te aseguro que en pocos días desaparecerá.

Pero si en lugar de sentirlos los tapas con acciones evasivas como trabajar en exceso llegando el primero y saliendo el último del trabajo, haces deporte como un loco hasta quedarte sin aliento, buscas cómplices para debilitar criticando y machacando al otro o te refugias en adicciones como el alcohol, drogas…esta emoción volverá, no se irá, al contrario, volverá con más fuerza y te dolerá mucho más.

La clave está en que entiendas su función y sobre todo no te agobies ni sientas vergüenza ni te culpabilices por sentir, todas las emociones son buenas, escúchalas y siéntelas con todas tus fuerzas, es temporal, las emociones no son tus enemigas, son tus aliadas porque te ayudan a vivir.

¿Te ves evitando sentir tus emociones?

Bibliografía recomendada

Ekman, P. (2008). Emotional Awareness: Overcoming the Obstacles to Psychological Balance and Compassion.

Ekman, P. (1957). "A methodological discussion of nonverbal behavior". Journal of Psychology. 43: 141–49.

PUBLICIDAD

Escrito por

Lola Valeri

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre ansiedad