Aceptar las críticas, una cuestión de autoconfianza

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

"El motivo de que las críticas nos afecten de tal manera es, al fin y al cabo, simple. Se trata de un problema de inseguridad." Descubre por qué es dificil aceptar las críticas y cómo aprend

7 oct 2013 · Lectura: min.
'Cuando uno no está a gusto consigo mismo, rechaza, se esconde o niega las críticas'- Blanca Ojeda Montes

No todos reaccionamos igual cuando nos critican. De hecho, según  lo publicado en un interesante artículo del País por  Ferrán Ramón, un 70% no encajará la crítica bien y se sentirá herido; otro 20% la rechazará negándola y solo un 10% reaccionará positivamente ante la crítica, la interiorizará y se planteará si debe cambiar algo al respecto.

El motivo de que las críticas nos afecten de tal manera es, al fin y al cabo, simple. Se trata de un problema de inseguridad. Blanca Ojeda Montes, psicóloga y especializada en el Modelo "Terapia Breve Estratégica" nos pone en aviso: “la falta de autoestima no es un problema en sí mismo, sino el efecto de otros problemas.” Así pues, un estado anímico y mental pobres nos llevan a tener una mala imagen personal y, cuando uno no está agusto consigo mismo, rechaza, se esconde o niega las críticas que le realizan los demás.

Qué estrategias seguir cuando uno no acepta las críticas

Pongamos que estamos atravesando un mal momento personal, no tenemos mucha confianza en nosotros mismos y estamos sintiendo presiones en nuestro entorno laboral.

Carlos Rodríguez Feixoo, psicólogo y piscoterapeuta, recuerda que “debemos tener en cuenta que él que critica, no critica a la persona, sino a la imagen que tiene de ella”. No hay que olvidar que todos podemos equivocarnos y que admitir un error o reconocer una alternativa mejor cuando nos la presentan no nos deja en mal lugar, sino que puede incluso resaltar nuestra capacidad de reflexión y nuestro perfeccionismo.

Trabajar en el presente y no irse al pasado

La psicóloga Blanca Ojeda apunta a las causas de la falta de autoestima cuando se le pregunta sobre cómo encajar correctamente las críticas: “pero eso no quiere decir irse al pasado, donde las cosas ya no tienen solución, sino trabajar en el presente, en las dificultades que la persona esté teniendo para lidiar con situaciones, así, cuando consiga gestionar su vida actual de modo eficaz, eficiente... la autoestima no tarda en llegar”.

Saber diferenciar los laboral de lo personal

Si se siguen los pasos que la psicóloga Ojeda comenta, en el momento en que la persona sepa gestionar sus problemas con seguridad en sí misma sabrá diferenciar lo que es personal de lo laboral y aprovechará sus límites para convertirlos en puntos fuertes. De lo contrario, cuando los compañeros de trabajo perciben que un compañero está inseguro, a la defensiva o que recoje las críticas con prepotencia, la reacción es evidentemente negativa, lo que no hace más que empeorar nuestra autoconfianza. Es entonces cuando uno piensa aquello de “ya sabía yo que mis compañeros no me soportan”.

¿Cómo se deben realizar las críticas cuando sabemos que nos estamos dirigiendo a una persona con falta de autoestima?

No debemos dejar de criticar una actitud o un trabajo mal hecho solo porque la persona esté pasando un momento de poca autoconfianza. Pero siempre debemos comunicar las críticas de una manera correcta y respetuosa. Sin rodeos ni condescendencia. “Dicho de un modo gráfico, -explica Blanca Ojeda- el paternalismo significaría empujar a la persona por un precipicio porque esa actitud confirmaría su percepción negativa de sí misma”. Además, ser demasiado indulgente con una persona con baja autoestima sería contraproducente para ella: “está el beneficio secundario -continua Ojeda-, es decir, si comportandose con una limitación la persona obtiene beneficios en el trato con sus compañeros, ¿qué motivos va a tener para cambiar?”, esta condescencia para con ellos les condena a ser personas “incapaces, insuficientes e inseguras”.

Cada crítica es sujetiva

Hemos de tener en cuenta que una crítica siempre estará influenciada por las creencias, estados emocionales y pautas de conducta de quien la realiza, por lo que nunca será totalmente objetiva. Así que siempre hay que relativizar y pensar que no hay mejor manera de aprender que pedir (y escuchar) la opinión de los demás.

Foto: Jesús Dávila García Psicología

psicólogos
Escrito por

Gerardo Santos

Deja tu comentario