Acceso centros Añade tu centro gratis

El conflicto, aprende a gestionarlo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El conflicto es inherente a la naturaleza humana, surge ante cualquier cambio y ante la lucha por la supervivencia, tanto a nivel individual, grupal u organizacional.

8 MAR 2016 · Lectura: min.
El conflicto, aprende a gestionarlo

Los cambios llevan a nuestra sociedad al progreso, pero a la vez son fuente de conflictos.

Podemos definir el conflicto como la tensión o diferencias que generan perturbaciones cognitivas y/o emocionales, afectando a la dinámica de nuestras vidas, alterando el orden y a los distintos proyectos que podamos desarrollar. Surgen también los conflictos como un factor de renovación y cambio. El conflicto es una oportunidad de crecimiento.

Cambio equivale a crisis, a conflicto y siempre es entendido como algo negativo. Un conflicto siempre es sinónimo de problemas. Aparece como un generador de tensión.

Todo se inicia cuando una de las partes percibe que la otra parte le entorpece o pretende hacerlo, y surge en contextos entre personas, grupos y organizaciones y ante diferencias de actividades, recursos compartidos y actividades interdependientes.

Hemos de detectar cuáles son las limitaciones principales que nos impiden el pleno desarrollo. Cómo nos pueden afectar los conflictos en el desarrollo de nuestras actividades. Nos estamos refiriendo a lograr la satisfacción de las necesidades al conseguir la superación de los obstáculos que se presentan, sin la intención de alcanzar una victoria de ganar/perder, sino de ganar/ganar.

Los conflictos nos afectan retrasando nuestra toma de decisiones, limitando resultados, afectando en las relaciones, proyectando una imagen negativa de nosotros mismos, de nuestro entorno y en definitiva, de nuestra propia vida.

La importancia del conflicto radica no en evitarlos, sino en el modo en que los gestionamos y en el uso constructivo que le damos. Es decir, aprovechar aquello que es útil para nosotros y usar la energía del conflicto para obtener soluciones creativas.

Una vida sin conflicto es estar privado de las oportunidades de desarrollar nuestras habilidades y destrezas, de evolucionar y desarrollarnos. Una sociedad sin conflictos permanecería estancada. El conflicto surge como algo inherente al ser humano, generador de dinamismo y cambio.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Mª Pilar Pérez Mora - Psicologa

Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal